miércoles, 3 de junio de 2020

Los periodistas españoles regresarán al Congreso de los Diputados a partir del 10 de junio

MADRID.- Los medios de comunicación regresarán al Congreso de los Diputados en España a partir del próximo 10 de junio para cubrir el pleno de esa jornada, después de casi tres meses sin poder acceder a las instalaciones de la Cámara Baja desde que se decretó el estado de alarma el pasado 15 de marzo por la pandemia de coronavirus.

Según han informado los servicios de prensa del Congreso, por el momento en esta primera etapa de desescalada los periodistas solo podrán asistir a los plenos.
Además, se establece un número máximo de 30 informadores, uno por medio de comunicación acreditado y dos en el caso de las televisiones.
No podrán entrar cámaras de televisión al edificio de Congreso aunque sí podrán estar instaladas en el exterior, en la zona de los leones.
En todo caso, se garantizará la distancia interpersonal de al menos dos metros en los espacios de trabajo y en las zonas comunes, se deberá utilizar mascarilla y se limitarán los desplazamientos en el interior de los edificios.
Se evitarán las actividades que conlleven riesgo de aglomeración, respetando el aforo máximo permitido y manteniendo el número limitado de personal de la Cámara en turno presencial.

jueves, 21 de mayo de 2020

La Vanguardia, diario digital líder por sexto mes consecutivo


BARCELONA.- Por sexto mes consecutivo La Vanguardia es el diario digital más leído en España, según Comscore, el medidor recomendado consensuado por todos los medios del sector en España. Este abril de 2020 ha sido un mes clave para medir la confianza de los lectores en una cabecera que ha estado al pie del cañón para contar todo lo relacionado con el coronavirus.

Casi 26,5 millones de lectores y lectoras entraron durante el mes de abril en LaVanguardia.com procedentes de todas las regiones de España. El top 3 lo completan El Mundo y El País con 26,09 y 26 millones de visitantes únicos respectivamente. 

Por lo que respecta al ranking en Catalunya, la diferencia es todavía más abultada, liderando la clasificación con 5 millones de visitantes únicos frente a los 3,8 y 3,5 millones de El País y El Mundo respectivamente y muy alejados de otros medios catalanes como El Nacional o el Ara que se quedan en 2,3 y 1,2 millones de visitantes únicos respectivamente.

La edición digital del diario del Grupo Godó es también líder en los dispositivos móviles, ha generado en todos sus soportes casi 600 millones de páginas vistas y es también la cabecera a la que los lectores dedican un mayor tiempo cada vez que la visitan (un 50% por encima de los competidores directos), dejando claro que la calidad y el rigor son la característica más premiada por sus lectores.

La información minuto a minuto, las piezas de nuestros redactores sobre el coronavirus, la difusión en redes y buscadores, sumado al trabajo del resto de secciones, han sido la clave para entender este éxito que empieza a dibujar una nueva normalidad en el panorama de los medios en España.

Este abril ha sido un mes en el que además se da la circunstancia que, tras 139 años de historia, todo el contenido publicado se ha realizado desde casa debido al confinamiento que estamos viviendo en estos días de alerta sanitaria.



[Fuente: Comscore, datos MMX Multi-plataforma y Mobile Metrix de abril 2020]

viernes, 8 de mayo de 2020

El periódico impreso, un producto seguro


GINEBRA.- La Organización Mundial de la Salud (OMS) considera que el riesgo de transmisión del Covid-19 por el papel impreso es "infinitamente insignificante", por lo que la acción de coger un periódico para leerlo u hojearlo por una o varias personas, ya sea en casa o en un establecimiento público, es segura y no es causa de contagio.

En una nota que recoge los pronunciamientos al respecto hechos tanto por la OMS como por los principales institutos científicos y por virólogos de referencia internacional, la Asociación de Medios de Información (AMI) recuerda que "nunca se ha documentado la transmisión del Covid-19 a través de papel de periódico ni tampoco por su uso compartido".
"Las primeras investigaciones científicas sobre la transmisión del virus a través de superficies sugieren que las porosas tienen menor potencia y durabilidad", señala el comunicado de AMI, que también subraya el hecho de que "los periódicos son aún más estériles debido a la tinta y el proceso de impresión".
Además, los editores, así como la cadena logística que permite la llegada de los periódicos a su destino final, han adoptado "las precauciones de seguridad necesarias en las plantas de impresión, el proceso de distribución, los quioscos y las entregas a domicilio", según informa la AMI.
La OMS considera que "la probabilidad de que una persona infectada contamine productos comerciales es baja y el riesgo de contraer el virus por un paquete que se ha movido, viajado y expuesto a diferentes condiciones y temperaturas es bajo".
En esa línea, no sólo la OMS tacha de "infinitamente insignificante" el riesgo de contagiarse porque una o varias personas consuman el periódico. También las investigaciones científicas llevadas a cabo por las universidades de Brochum y Greifswald, en Alemania, han conducido al mismo resultado: el papel, al ser poroso, es una de las superficies más resistentes y su exposición a la contaminación es prácticamente "ínfima".
"Los periódicos son bastante estériles debido a la forma en que se imprimen y al proceso de producción por el que pasan", sostiene por su parte el virólogo noruego George Lomonossof, uno de los mayores expertos en el virus, que trabaja en una vacuna en el Centro de Investigación Microbiótica John Innes.
La Asociación Internacional de Medios de Información (INMA), por su lado, ha recordado que "nuca ha habido un incidente documentado en el que el virus Covid-19 haya sido transmitido por un periódico, revista, carta impresa o paquete impreso, según los principales médicos y científicos del mundo", entre los que cita, además de los pertenecientes a la OMS, a la revista científica Journal of Hospital Infection, al National Institute of Allergy and Infectious Diseases de Estados Unidos y al John Innes Center.
The New York Times, en un artículo firmado por su editora de Salud, Tara Parker-Pope, que cita a expertos de referencia, destacó que "el riesgo de infectarse por manipular el correo o los paquetes es extremadamente bajo y, en este momento, sólo teórico. No hay casos documentados de alguien que haya enfermado por abrir un paquete o leer un periódico".
La supervivencia de los virus en los objetos no depende sólo de la cantidad de patógenos, sino también de factores como la calidad de la superficie, la temperatura, la humedad y la radiación solar. Más allá de la opinión de los expertos, la AMI recalca en su nota que el proceso de impresión de los periódicos está automatizado y que la distribución de la prensa se lleva a cabo "con las más estrictas medidas de seguridad".

jueves, 7 de mayo de 2020

'The New York Times' registra aumento récord de suscriptores digitales


NUEVA YORK.- The New York Times registró un aumento récord de suscriptores digitales en el primer trimestre del año y duplicó su número de lectores en línea en marzo, en medio de la reducción de publicidad provocada por la pandemia de coronavirus.

En su reporte trimestral de este miércoles, el reputado diario estadounidense informó que ganó 587.000 nuevos suscriptores digitales alcanzando los 5 millones. Sumando a sus suscriptores en prensa escrita, el diario tiene 5,8 millones de usuarios que pagan por consumir sus contenidos.
El beneficio neto del trimestre registró un aumento de 9% con 32,8 millones de dólares y los ingresos totales crecieron un 1% sumando 444 millones de dólares, debido a que el incremento en suscripción digital y otros ingresos se compensaron con la reducción de la publicidad y el aumento de los costos.
El presidente y director ejecutivo de New York Times Co., Mark Thompson, dijo que el periódico se comprometía a mantener su cobertura durante la pandemia de coronavirus.
"El New York Times se compromete a ofrecer las noticias más fiables y una orientación útil sobre el coronavirus y sus consecuencias", dijo Thompson en una declaración.
"Hoy en día, a pesar de muchos obstáculos que enfrenta nuestra redacción, creemos que estamos haciendo justamente eso", agregó el ejecutivo.
La relativa salud del Times contrasta con el golpe generalizado que viven muchas publicaciones de prestigio, en especial los periódicos que dependen de la publicidad casi exclusivamente.
El New York Times dijo que está aumentando el número de trabajadores en su sala de redacción durante la crisis, en momentos en que se han perdido unos 36.000 empleos en la industria de noticias en Estados Unidos, según el mismo diario.
Thompson señaló que el periódico se ha mantenido a flote debido a su cambio a la dependencia de ingresos por suscriptores en lugar de publicidad.
"El modelo de negocio del Times, con su creciente enfoque a la suscripción digital y la disminución de la dependencia de la publicidad, está muy bien posicionado para capear esta tormenta y salir adelante en un mundo post-pandémico", aseguró.

El Papa reza por quienes trabajan en los medios de comunicación

 
CIUDAD DEL VATICANO.- Este 6 de mayo, en la Misa en la Casa Santa Marta, el Santo Padre pidió por todos aquellos que trabajan en los medios de comunicación que en este tiempo de pandemia han trabajado y arriesgado mucho. En su homilía, el Pontífice invitó a acoger la luz de Cristo y a dejarnos iluminar por su luz, para vencer lo que nos tiene atados a la oscuridad: los vicios, la soberbia y el espíritu de mundanidad.
 

En la Misa matutina celebrada – y transmitida en vivo – en la Capilla de la Casa Santa Marta, este miércoles de la IV Semana de Pascua, el Papa Francisco pidió por todos aquellos que trabajan en los medios de comunicación:

“Oremos hoy por los hombres y mujeres que trabajan en los medios de comunicación. En este tiempo de pandemia arriesgan mucho y el trabajo es mucho. Que el Señor los ayude en este trabajo de transmitir, siempre, la verdad”.

“Que la luz de Jesús ilumine nuestra oscuridad”

En su homilía, el Papa Francisco comentando el Evangelio del día (Jn 12, 44-50), recuerda que Jesús se presenta como la luz, la luz que ha venido al mundo y no ha venido a condenar, sino a salvarlo. De aquí deriva la misión de Jesús que es iluminar: Él es la luz del mundo. La misión de los apóstoles también es llevar esta luz, la luz de Jesús, porque el mundo está en la oscuridad. 
El drama de la luz de Jesús, señaló el Papa, es que fue rechazado: su pueblo no lo acogió, amaron más las tinieblas que la luz, son esclavos de las tinieblas. Y este también es nuestro drama, porque el pecado nos hace vivir en la oscuridad y no nos gusta ver la luz porque nos hace ver las cosas como son, nos hace ver la verdad. Precisamente la luz de Jesús nos hace ver la libertad, y la verdad.
San Pablo tuvo esta experiencia del paso de la oscuridad a la luz. Con el bautismo Pablo recuperó la luz: "Tuvo esta experiencia del paso de las tinieblas, en la que estaba, a la luz. También es nuestro pasaje, que lo recibimos sacramentalmente en el bautismo: por eso el bautismo fue llamado, en los primeros siglos, ‘iluminación’, porque te daba luz" y por eso en el bautismo se da una vela encendida a los padres porque el niño, la niña, es iluminado: "Jesús trae la luz".
Esta experiencia es la experiencia de la conversión, que no es otra cosa que pasar de la oscuridad a la luz. Pero, el Papa se pregunta: ¿Qué es lo que nos ciega? Lo que nos enceguece, afirmó el Pontífice, es el pecado, el pecado no tolera la luz. Los vicios, el espíritu mundano, el orgullo. Nos llevan a asociarnos con otros en el mal; hay mafias espirituales que permanecen en la oscuridad. 
No es fácil vivir en la luz porque nos hace ver cosas malas que no queremos ver: pecados. Jesús no vino a condenar sino a salvar: debemos dejarnos iluminar en nuestra oscuridad diaria. El Señor nos salva, pero nos pide que veamos nuestra oscuridad. El Señor es bueno, es gentil, no debemos temer la luz de Jesús.
Estas tres cosas – observó el Papa – te empujan a asociarte con otros "para permanecer a salvo en la oscuridad". A menudo hablamos de las mafias: es esto. Pero hay mafias espirituales, hay mafias domésticas": es una "búsqueda de alguien más para cubrirse y permanecer en la oscuridad". 
No es fácil vivir en la luz. La luz nos hace ver tantas cosas feas dentro de nosotros que no queremos ver: vicios, pecados... Pensamos en nuestros vicios, pensamos en nuestro orgullo, pensamos en nuestro espíritu mundano: estas cosas nos ciegan, nos alejan de la luz de Jesús".
Pero si pensamos en estas cosas – añadió el Papa – "no encontraremos un muro, no: encontraremos una salida", porque el propio Jesús dice que Él es la luz: "No he venido al mundo para condenar al mundo, sino para salvarlo". El mismo Jesús, la luz, dice: "Ten valor: déjate iluminar, déjate ver por lo que tienes dentro, porque soy yo quien te lleva adelante, quien te salva. No te condeno. Yo te salvo". 
Es "el Señor que nos salva de la oscuridad que tenemos dentro, de la oscuridad de la vida cotidiana, de la vida social, de la vida política, de la vida nacional e internacional... tanta oscuridad" y "el Señor nos salva". Pero nos pide que los veamos primero; que tengamos el coraje de ver nuestra oscuridad para que la luz del Señor entre y nos salve. No tememos al Señor – concluyó el Papa – es muy bueno, es amable, está cerca de nosotros. Ha venido a salvarnos. No tengamos miedo de la luz de Jesús".

miércoles, 6 de mayo de 2020

Adiós a Ana Alba, periodista de raza y apasionada / Marta López *

Cuando el pasado fin de semana vimos que Ana Alba solo contestaba con emoticonos a nuestros mensajes de ánimo tras su última hospitalización, supimos que el final estaba muy cerca. Ella, que nunca había ahorrado explicaciones sobre su estado de salud, solo era capaz de enviarnos ahora un corazón rojo. El cáncer contra el que luchó con gran coraje durante tres años iba a ganar una partida que intuímos difícil desde el principio pero que jugó sin rendirse jamás. 

Sin perder la sonrisa ni la esperanza de que los médicos encontrarían una solución. Ni en los últimos meses, cuando los estragos de la enfermedad le hacían la vida tan difícil, renunció a su sueño de volver a su Jerusalén querida, ciudad en la que fue corresponsal para EL PERIÓDICO en los últimos 9 años.

Ana se ha ido demasiado pronto, a los 48 años, pero nos deja a todos los que la hemos conocido una huella imborrable. A sus compañeros en Israel, su segunda familia que tanto la cuidó en sus idas y venidas de los últimos años, cuando se acercaba a Barcelona para sus sesiones de quimioterapia y al día siguiente volvía a coger un avión para plantarse en Jerusalén. 

En esta redacción, nos quedará el recuerdo de sus crónicas, escritas siempre desde el rigor y una gran sensibilidad, y de su profunda humanidad y humildad. Porque Ana ha sido siempre una enorme periodista y una humilde persona, algo que es difícil de casar en esta profesión que tanto amaba y a la que con tanta devoción se entregó. ¡Cuántas crónicas nos ha escrito desde la cama del hospital cuando no podía ni con su alma!

Apasionada de la profesión

Era una apasionada del oficio. No lo concebía sin pasión. Una devoción que solo competía por la que sentía por sus sobrinas,  Aitana y Daniela, de las que siempre estuvo muy cerca pese a vivir muy separadas. Recordaba perfectamente que ‘radió’ su primera crónica a los 9 años, la tarde del 23 de febrero de 1981, cuando su abuela le abrió la puerta de su casa y le soltó: "Abuela, la Guardia Civil ha entrado en el Congreso de los Diputados. Han disparado al techo, han dicho todos al suelo. Los diputados se han escondido debajo de los asientos y creo que la Guardia Civil y una parte del Ejército quieren dar un golpe de Estado". 

Lo había oído decir a los padres de dos amigas en la puerta del colegio y puso la antena. Era una niña y apuntaba ya maneras.

Ana tuvo claro que lo suyo era el periodismo internacional. Tanto que en el año 1997 se plantó en Bosnia-Herzegovina como periodista ‘freelance’, interesada en cubrir las heridas y los traumas que había dejado la guerra en ese país. Empezó a trabajar para del diario 'Avui'. 

Vivió tres años en Sarajevo. Aprendió serbocroata. Hoy la lloran allí también grandes amigos, a los que siempre trató de dar voz cuando el mundo se olvidaba de ellos. Luego vino Kosovo y otras guerras y conflictos, siempre moviéndose en zonas del mundo difíciles con la misma premisa: las personas en el centro de la noticia. "Personas que nos abren sus casas, sus corazones, comparten con nosotros momentos íntimos a menudo en situaciones de gran sufrimiento y horror. Personas por las que debemos sentir gran respeto y empatía", decía.

Corresponsal impecable

En Israel ha sido una corresponsal impecable para este periódico, trabajando durante nueve años en ese terreno minado con el mismo rigor, seriedad y profesionalidad que el primer día. Mientras vio ir y venir a compañeros cansados de dar siempre vueltas a un conflicto interminable, Ana nunca quiso marcharse de allí. Creía que había demasiadas injusticias todavía por contar. 

"¿Cómo voy a abandonar ahora a mis palestinos?", decía con una media sonrisa. Imposible olvidar un paseo con ella por la Ciudad Vieja de Jerusalén durante un bello atardecer y la pasión con la que, desde un profundo conocimiento, se prodigaba en detalles y anécdotas en cada rincón, pese a haberlo explicado un millón de veces a cada visitante que con su inmensa generosidad acogía.

Afortunadamente, el reconocimiento a su labor profesional lo tuvo en vida. A diario, con las muestras de respeto y admiración de sus compañeros y con los dos merecidos premios que recibió en el último año. El pasado mes de mayo fue la segunda finalista del Premio Cirilo Rodríguez y en marzo fue galardonada el premio Julio Anguita Parrado

Pocas veces se la vio tan feliz como en Segovia, donde recibió el primero con un discurso espléndido en defensa del periodismo, un periodismo de "historias que se trabajan como una filigrana, de historias que se cuecen lentamente" , el periodismo que tanto le gustaba y tanto practicó.

Vídeo de los compañeros

La pandemia actual obligó a aplazar la entrega del segundo en Córdoba, prevista el pasado 7 de abril. Hubo una entrega virtual y compañeros de profesión y de vida le grabaron un vídeo entrañable. Inmensamente agradecida, nunca pensó que ella podría ser merecedora de esos galardones que lucen como galones los grandes de la profesión. Su alegría nos hizo inmensamente felices.

Ana se va también sin ver el estreno de su última gran obra, el documental  'Condenadas enGaza’, ya prácticamente acabado y realizado junto con la también periodista y amiga Beatriz Lecumberri. Un documental que se adentra en la situación de las mujeres de las franja de Gaza que sufren cáncer y que debido al bloqueo israelí ni pueden viajar ni pueden recibir el tratamiento. Para Ana, ese era el auténtico drama y no el suyo. Por eso ya muy enferma, dedicó a estas mujeres sus últimos esfuerzos. ¡Qué grandeza la tuya, queridísima Ana!


(*) Periodista



Querida Ana, que en paz descanses / Gervasio Sánchez *

Eras la mejor. Créeme. Eras imbatible cuando te encaramabas a la vida. Actuaste con una gran fortaleza mental y nos diste grandes lecciones de pundonor y dignidad, hasta que te quedaste sin fuerzas, a todas las personas que te seguimos queriendo.

El día que te visité supe nada más verte que tú sabías que ibas a morir después de tres años de combate diario contra un cáncer mortífero. Grabé media hora de nuestra conversación sin que te dieses cuenta o eso me pareció. Quería que tu dulce voz me sirviera de sonajero para relativizar el dolor de ver tu cuerpo consumido por “ese monstruo que te va comiendo sin piedad”, tal como tú misma lo definiste.

Fue muy duro verte tan deteriorada y dolorida, postrada en la cama con dificultades para moverte, y sentir que estabas harta de luchar porque “sufres tanto que al final del día te preguntas sino es mejor que llegue la muerte cuando ya no hay solución”, aunque un segundo después rectificabas y asegurabas que “yo no quiero morir y seguiré luchando por la recuperación milagrosa”.

Lloré por dentro a punto de derrumbarme. Hubiera querido abrazarte, besarte, acariciarte, pasar mis dedos por tus partes más dañadas para calmarte todo ese dolor injusto que sentías. “Es como si estuviera en un callejón sin salida, sabes. Si no me recupero físicamente no me pueden poner la quimio y, sin ella, mira cómo estoy”, me dijiste señalándote unos brazos de alambre.

Hablamos de tus planes de futuro, del documental que estabas haciendo con Beatriz Lecumberri en los territorios ocupados, de la cantante palestina del conservatorio de Ramala que os iba a prestar la música para la banda sonora. No paraste de trabajar hasta el final de tu vida. “Siempre estamos enganchados como si necesitásemos el trabajo intravenoso”, te comenté. “Exacto, como el suero”, me respondiste.

Estabas preocupada por ver llorar a tu madre y a tu hermana Amaya aunque reconociste que “yo también soy muy llorona”. Me pediste el oxígeno porque mejoraba tu respiración. “Nunca me habías visto así, sin pelo”, me comentaste. “No me importa. He visto a….”, te respondí y tu acabaste la frase: “personas en peor situación”. 

“Contigo no siento apuro en que veas como estoy. Con otras personas no tengo miramientos porque así me lo han recomendado”, puntualizaste.

Todavía recuerdo nuestro primer encuentro en Sarajevo en junio de 1997. La dulce jovencita prendada del veterano periodista que había visto en directo la destrucción de los puentes de convivencia entre las comunidades bajo una letal lluvia de proyectiles diarios y su cosecha execrable de terror.

Habías llegado a la capital bosnia atraída por la leyenda de la ciudad cercada, pero pronto percibí que tú no eras como los demás. Que tras esa carita de ángel había una mujer con las ideas muy claras y con ganas de trabajar mucho y quejarse poco.

Eran tiempos de silencio en una Bosnia-Herzegovina exhausta tras tres años y medio de una brutal guerra y tú llegabas para documentar lo que a nadie le interesa: el largo proceso de pacificación que sigue pendiente.

Ya chapurreabas serbo-croata y me acompañaste a conocer al niño Adis Smajic, que había sido herido un año antes por una explosión de una mina. Me sorprendió, a pesar de tu juventud, la seriedad y el compromiso con que te implicabas en todos los proyectos en los que ya participabas.

Eras, como yo, licenciada en Ciencias de la Información por la Universidad Autónoma de Barcelona (UAB) en 1995, eras la actual corresponsal freelance en Jerusalén para El Periódico de Catalunya desde 2011, y desde 2014 también trabajabas para el servicio castellano de la agencia rusa Sputnik, cubriste con gran rigor y valentía las guerras de 2012 y 2014 en Gaza, así como distintos acontecimientos en varios países de Oriente Medio durante las primaveras árabes y la crisis del refugiados del Mediterráneo. 

La primera década del siglo XXI trabajaste en la sección Internacional del diario Avui y realizaste coberturas en Serbia, Kosovo, Irán e Irak.

Aunque coincidimos varias veces en Bosnia-Herzegovina, me di cuenta de lo mucho que habías madurado en Irak cuando trabajamos juntos durante semanas y recorrimos el sur del país en busca de historias tras la caída de Sadam Hussein. Eras capaz de trabajar sin descanso durante jornadas maratonianas y aportabas siempre a tus crónicas ángulos que otros no captábamos.

Hay una anécdota que destaca tu generosidad. El 6 de mayo de 2003 visitamos junto a Guillermo Altares el hospital de Nasiriya. Un oficial de marines nos recordó que era famoso porque en él había sido rescatada herida la soldado Jessica Lynch y los restos de diez soldados estadounidenses muertos en combate. El Pentágono había presentado ese rescate como heroico y felicitado a sus comandos públicamente por sacrificarse por “la nueva heroína de América”.

Fuiste tú la que te diste cuenta de que el relato oficial estaba completamente manipulado y, en vez de guardarte la historia para ti, nos invitaste a Guillermo y a mí a sumarnos a la investigación. En unas horas pudimos hablar con decenas de testigos que nos aseguraron que “el rescate de la soldado Lynch no tuvo nada de heroico”, tal como titulé mi crónica en Heraldo de Aragón y Cadena Ser.

Descubrimos que los comandos entraron en el hospital sin pegar un solo tiro, que Jessica Lynch había sido tratada con gran delicadeza por el personal médico y que los soldados estadounidenses muertos habían sido enterrados con gran respeto.

Sin tu perspicacia nunca hubiéramos conseguido una historia exclusiva y descubierto uno de los mayores fraudes de aquella guerra. Un conocido medio estadounidense dio la noticia de todas estas mentiras diez días después de que nosotros tres publicásemos el montaje en los medios con los que trabajábamos.

En ningún momento planteaste que era una historia exclusiva tuya aunque tenías todo el derecho a hacerlo, y la compartiste con dos compañeros de viaje. Luego te tuviste que pelear con tu diario para que te dieran el espacio lógico. Pero eso es otra historia. La otra persona presente necesito horas de negociación para que su redactor jefe aceptase que la historia era verdadera. Aseguraba el jefecillo, famoso por sus enredaderas ideológicas, que los estadounidenses no eran capaces de fabricar una mentira (¡qué gracioso!) como esa.

Quedaste finalista el año pasado en el Premio Cirilo Rodriguez, el más importante de la prensa española para periodistas especializados en coberturas internacionales. Ganaste este año el prestigioso Julio Anguita Parrado que no pudiste recibir el 7 de abril por culpa del estado de alarma. A tus 48 años, en plena juventud laboral, en la etapa más dulce de tu gran carrera periodística, te vas para siempre.

Te has ganado a pulso el descanso eterno. Siempre te querré, querida Ana. 


(*) Periodista


Muere a los 48 años la periodista española Ana Alba, corresponsal en Israel y Palestina


BARCELONA.- La periodista Ana Alba (Barcelona, 1971) corresponsal en Israel y Palestina, ha muerto hoy en la Ciudad Condal a los 48 años después de tres años de lucha contra el cáncer. Experta en conflictos internacionales, la reportera trabajó como corresponsal en Oriente Próximo y en la antigua Yugoslavia. Durante los últimos nueve años ha sido la corresponsal de El Periódico de Cataluña en Israel. De ella, su jefa Marta López, dice hoy que era «una enorme periodista y una humilde persona». Es decir, lo más a lo que aspiramos muchos: cumplir con nuestro trabajo dignamente y hacer el bien.

Licenciada en Ciencias de la Información en la UAB, entre 1997 y 1999 trabajó como freelance en Sarajevo y cubrió la posguerra bosnia, el conflicto de Kosovo y la actualidad en las antiguas repúblicas yugoslavas.
Como se explica en la web Contraste, colectivo del que formaba parte, trabajó en el Avui desde el 2000 hasta el 2010, donde cubrió, entre otros, la caída de Slobodan Milosevic en Serbia, la guerra de Irak y la independencia de Kosovo.
En octubre de 2010 inició una nueva etapa como freelance y desde 2011 colaboraba con El Periódico de Catalunya en Jerusalén.
Según apunta hoy El Periódico, incluso en los últimos meses volvió a su Jerusalén, “cuando los estragos de la enfermedad le hacían la vida tan difícil” porque no renunció a su sueño de “volver a su Jerusalén querida”.
La periodista ganó el pasado mes de marzo el Premio Julio Anguita Parrado 2020 y el año pasado, fue finalista del Premio Cirilo Rodríguez.
Muchos compañeros de profesión de la fallecida han mostrado sus condolencias con mensajes de dolor, recuerdo y reconocimiento en las redes sociales.

 No era una periodista cualquiera

Ana Alba empezó a trabajar como periodista en los Balcanes, en la posguerra de Bosnia y la guerra de Kosovo. Alba quedó marcada por ese conflicto y su compromiso con los Balcanes permaneció en el tiempo. Viajó a esa zona en muchas ocasiones posteriormente para contar las secuelas de esa guerra, el impacto en las poblaciones civiles y el drama de los millones de víctimas que dejó ese conflicto.
La periodista desarrolló su trayectoria profesional como freelance, así como en el diario Avui y El Periódico de Catalunya. Para estos medios ha realizado trabajos informativos como la cobertura de la guerra de Irak, las manifestaciones que acabaron con la caída de Slobodan Milosevic en Serbia y la llamada revolución verde que siguió a las elecciones presidenciales en Irán en el año 2009.
Desde 2011 realizaba su trabajo en Israel y Palestina, y es una de las periodistas españolas que más tiempo llevaba viviendo en Jerusalén. En este tiempo cubrió las dos guerras de Gaza, en 2012 y en 2014.
Su último trabajo, realizado conjuntamente con la también periodista Beatriz Lecumberri, es el documental Condenadas en Gaza, que se adentra en la situación de las mujeres de la franja de Gaza que sufren cáncer y que, debido al bloqueo israelí, ni pueden viajar ni pueden recibir el tratamiento que necesitan.

martes, 5 de mayo de 2020

Reuters gana el Pulitzer por las fotografías en las protestas de Hong Kong

NUEVA YORK.- El Anchorage Daily News y ProPublica ganaron el Premio Pulitzer de Servicio Público por revelar que un tercio de los pueblos de Alaska no tenían protección policial, mientras que el equipo de fotografía de Reuters recibió el premio de fotografía de noticias por documentar las violentas protestas del año pasado en Hong Kong. 

El Courier-Journal en Louisville, Kentucky, ganó el premio por últimas noticias por su cobertura de cientos de indultos de último minuto emitidos por el exgobernador Matt Bevin. El premio para periodismo de investigación fue para Brian Rosenthal, del New York Times, quien expuso cómo miles de taxistas de la ciudad de Nueva York arruinaron sus vidas con préstamos abusivos.
El Premio Pulitzer para Reuters, una unidad de Thomson Reuters, fue el octavo que recibe desde 2008 y el quinto en los últimos tres años.
Los Premios Pulitzer, los más prestigiosos del periodismo estadounidense, se han entregado desde 1917, cuando el editor de periódicos Joseph Pulitzer los estableció en su testamento.
Los anuncios del lunes se habían pospuesto dos semanas debido a que algunos periodistas de la junta del Pulitzer estaban cubriendo la pandemia del coronavirus y necesitaban tiempo adicional para evaluar las presentaciones.
En años normales, los premios se anuncian ante una multitud en la Universidad de Columbia en Nueva York. El lunes, Dana Canedy, quien administra los Pulitzer, dio la noticia desde la sala de su casa, luego de que los 18 miembros de la junta reunieran a los finalistas y ganadores en un “debate virtual y digital”.
“Irónicamente, la primera vez que se entregaron los premios fue en junio de 1917, menos de un año antes del brote de la pandemia de gripe española en 1918”, dijo. “Durante esta temporada de incertidumbre sin precedentes, una cosa que sabemos con certeza es que el periodismo nunca se detiene”, agregó.
La serie del Anchorage Daily News, que incluyó contribuciones del sitio de investigación ProPublica, descubrió abusos sexuales desenfrenados en pueblos rurales en gran parte habitados por pueblos indígenas, donde la aplicación de la ley era efectivamente inexistente.
El premio de servicio público se considera el Pulitzer más codiciado. Los ganadores del premio del 2020 integraron 15 categorías de periodismo y siete categorías de libros, drama y música. 

La lista completa está disponible en: 

lunes, 4 de mayo de 2020

Von der Leyen, Michel y Sassoli defienden el valor de una prensa libre


BRUSELAS.- Los máximos responsables de los principales organismos de la UE han resaltado este domingo, Día Mundial de la Libertad de Prensa, la importancia de unos medios de comunicación libres ante crisis como la del coronavirus o el cambio climático.

“Queremos todos los hechos y la verdad sobre el coronavirus, el cambio climático y todos los desafíos pendientes. La libertad de expresión e información son la piedra de toque de la democracia“, ha destacado la presidenta de la Comisión Europea, Ursula von der Leyen.
“Europa apoya y defiende la libertad de prensa para periodistas de todo el mundo. La libertad de prensa es nuestra libertad. Día Mundial de la Libertad de Prensa”, ha añadido Von der Leyen en un mensaje en Twitter.
Por su parte, el presidente del Consejo Europeo, el belga Charles Michel, ha apuntado que “durante la crisis del Covid-19 no es exagerar decir que la información creíble y fundamentada puede salvar vidas”.
“En el Día Mundial de la Libertad de Prensa quiero rendir un homenaje especial a todos los periodistas que día a día nos mantienen mejor informados y más seguros. Sois la piedra de toque de nuestras democracias. Gracias”, ha indicado.
En la misma línea, el presidente del Parlamento Europeo, el periodista David Sassoli, ha destacado que “garantizar una información transparente y precisa es vital en momentos de crisis”.
“En el Día Mundial de la Libertad de Prensa recordamos a los periodistas que han sacrificado su vida para defender la verdad y la justicia. Nuestras democracias dependen de una prensa independiente, libre de interferencias políticas y económicas”, ha remachado.

domingo, 3 de mayo de 2020

Fallece a los 91 años el legendario periodista deportivo español Miguel Ors


MADRID.- El legendario periodista deportivo español Miguel Ors Candela, uno de los referentes de la información deportiva, falleció este domingo a los 91 años, según informa el diario 'La Razón', en el que firmó sus últimos artículos. En los años 70 del pasado siglo declinó la oferta para ser el primer jefe de prensa de la Casa Real española, que finalmente aceptó el técnico de Información y Turismo, Fernando Gutiérrez.


Ors Candela fue uno de los referentes de la información deportiva de Televisión Española (TVE) desde su nacimiento, en 1957, y hasta los primeros años ochenta, así como desde las páginas de los diarios 'Pueblo', en el que trabajó durante 25 años, o 'Abc'.
Oriundo de Alicante nació accidentalmente en Barcelona el 31 de agosto de 1928. Era licenciado en Derecho y se graduó en Periodismo por la Escuela Oficial (1949). Fue corresponsal de 'Deportes' y colaborador de 'El Alcázar', 'El Mundo Deportivo' y 'Antorcha'.
En la década de los cincuenta también trabajó en Radio Intercontinental para el programa 'Alirón', así como en Radio Peninsular. Llegó al diario 'Pueblo' en 1952 como colaborador y cuatro años después pasó a ser redactor, en 1968 a redactor jefe y ocupó el puesto de subdirector entre 1973 y mayo de 1976, cuando volvió a ocuparse de de la sección de deportes. Dejó ese medio en diciembre de 1976 al acogerse a una baja voluntaria dentro de un plan del medio para reducir su plantilla.
A continuación fue redactor jefe de 'El Imparcial', en el que firmaba sus crónicas como "Juniors". En paralelo a su etapa en 'Pueblo', en 1957 se incorporó a la recién creada Televisión Española, en la que presentó durante una década los deportes del Telediario de mediodía.
Además, en la televisión pública se encargó de la realización de varios programas deportivos a comienzos de los sesenta, entre ellos "Primera División" (1961) o "Reportaje deportivo" (1962), ambos presentados por Matías Prats Cañete. Desde septiembre de 1964 presentó "Campeones" y desde ese mismo año y hasta 1965 se encargó de la parcela deportiva, junto con Prats, del espacio "Trofeo", en el que la sección taurina corrió a cargo de Manuel Lozano Sevilla.
Este último tuvo su continuidad en "Cartel" (1965). De forma simultánea, en TVE presentó desde octubre de 1965 y hasta mayo de 1968 el programa "Ayer, domingo", en 1966 "A toda plana deportiva" y entre octubre de 1966 y 1967 como copresentador de "Gran Premio".
En estos años fue uno de los enviados de TVE para grandes acontecimientos como Mundiales de fútbol, Juegos Olímpicos, Juegos Mediterráneos, y retransmitió partidos de fútbol y veladas de boxeo. Volcado en su trabajo en "Pueblo" entre 1968 y 1976, en octubre de este último año volvió a tener una labor más destacada en TVE, donde pasó de jefe de información deportiva a redactor jefe de deportes de la cadena.
Además, desde septiembre de 1972 y durante varios años fue el primer director y participó en el programa "Estudio Estadio", presentado por Pedro Ruiz, que tuvo como novedad la "moviola", para repetir ralentizadas las jugadas polémicas de la jornada futbolística.
Desde comienzos de 1980 dirigió y presentó el programa semanal "Mirador de los deportes", dedicado a otras modalidades excepto el fútbol, y desde octubre de ese año "Deportivo", con un resumen de los goles de la jornada de fútbol, reportajes y entrevistas.
Desde octubre de 1981 y hasta mayo de 1983 se encargó los comentarios de las retransmisiones de los partidos de fútbol de la Liga, en las que también participaban Matías Prats hijo, Tony Lara y José Ángel de la Casa. 
A comienzos de 1983 la dirección de RTVE acometió resolver las incompatibilidades que afectaban a casi 400 profesionales, entre ellas la suya, por lo que tuvo que abandonar una colaboración en el diario 'El Alcázar', que mantenía desde finales de los setenta. Luego, entre diciembre de 1985 y julio de 1999 publicó tres crónicas semanales en el diario 'Abc' en su columna "Desde mi batel".
Perteneció a TVE hasta 1993 y en esos años dirigió la serie de 12 capítulos "Cerca de las estrellas" (1990). Desde 1999 publicó sus artículos en el diario 'La Razón'. Además, fue redactor de la agencia Transmar (1960), director de "Artesanía Mundial" y colaboró en la revista 'La jaula', dirigida por Emilio Romero desde mayo de 1976.
Puso su voz como locutor deportivo en la película "Jenaro, el de los 14" (1974) y apareció en la película "El irreal Madrid" (1969).
Desde comienzos de los años sesenta fue miembro de la directiva de la Agrupación de Periodistas Deportivos de Madrid. 
Entre los muchos reconocimientos que ha recibido en su carrera se encuentran la mención especial de los premios de la Delegación Nacional de Educación Física y Deportes (1960), premio nacional de televisión 1951 de los Premios de la Federación Española de Balonmano, la pluma de plata de la Delegación Nacional de Juventudes (1964), premio en televisión 1965 de los Premios Nacionales de la Agrupación Sindical de Radio y Televisión, Antena de Oro en su apartado de televisión (1965), el premio nacional para actividades informativas de los Premios Nacionales de Televisión (1974) o la medalla de bronce de la Real Orden del Mérito Deportivo (2003).
Contrajo matrimonio en noviembre de 1956 con Margarita Villarejo Remartínez, con la que tuvo cinco hijos.

"Las cuatro plumas", por Felipe Julián Hernández- Lorca *


«Era una constante juerga», recuerda Marita de la Serna de sus vacaciones de verano en Las cuatro plumas. El origen de esta residencia, construida en la playa del Hornillo de Águilas (Murcia), donde convivieron (y aún lo hacen sus hijos y nietos) cuatro insignes periodistas, lo relata con detalle uno de los dieciocho niños que residieron en las cuatro viviendas adosadas; la hija de Jesús de la Serna, inspirador y promotor del proyecto.

Cuenta Marita en su blog algunos de los episodios más sobresalientes de la vida en Las cuatro plumas, una comunidad de amigos en la que destacaba la sobresaliente personalidad de sus promotores: al citado Jesús de la Serna, que fue presidente de la Asociación de la Prensa de Madrid y de la Federación de Asociaciones de la Prensa de España (FAPE); se suman el periodista murciano y poeta Salvador Jiménez López, que fue corresponsal de ABC en París y director de Comunicación de Iberia; y Miguel Ors, (el único de los cuatro que aún vive), de 90 años de edad. Fue destacado periodista de deportes, ingresó en TVE en 1957 especializándose en programas y retransmisiones. También fue subdirector de los diarios Pueblo y El Imparcial, y columnista de ABC y de La Razón. Casado con Margarita Villarejo, es padre de cinco hijos y abuelo de once nietos.

Miguel Pérez Calderón, casado con Mercedes Lorente, murió el 30 de diciembre de 1990, a los 63 años de edad; era doctor en Derecho y profesor titular de Ciencias de la Información en la Universidad Complutense y en el CEU; fue redactor jefe y director de informativos de TVE (1981-82) medio en el que creó y dirigió el programa Primera Plana; fue autor de varias obras y dirigió la redacción del Libro de Estilo de RTVE.

Los cuatro periodistas fueron miembros del Jurado del Premio de Novela Ciudad de Águilas, que sumó cinco ediciones (1968-1972).

Un proyecto iniciado en la Facultad de Comunicación y Documentación de la Universidad de Murcia pretende recuperar la memoria de lo que significó esta residencia de verano en la vida cultural de Águilas, y en especial la aportación al periodismo de dos de sus promotores: se realizan Trabajos Fin de Grado, codirigidos con la profesora María Verónica de Haro, sobre la trayectoria profesional de Jesús de la Serna y de Salvador Jiménez.

Además, se pretende programar un curso de verano en las Aulas del Mar de la UMU, que se impartiría en Águilas, y se editará un libro con testimonios literarios y gráficos.

Construida en el Hornillo

Marita de la Serna, testigo esencial de aquellos años, cuenta en su blog que la llegada de la familia De la Serna Ramos a Águilas (ambos progenitores, periodistas) se produjo en el verano de 1962.

El periodista, entonces director adjunto del diario Pueblo, informado de que en Águilas se registraba el clima más adecuado (cálido y seco) para combatir la enfermedad de su hija Victoria, aquejada de reuma al corazón, fijó su residencia de verano en la población murciana.

Cuatro años más tarde, en 1966, cuando en el entorno profesional de Jesús de la Serna se dieron a conocer las excelentes características de las playas de Águilas, los cuatro amigos adquirieron un solar en la entonces solitaria playa del Hornillo, frente a la isla del Fraile, cerca del emblemático embarcadero de mineral, pasarela sobre el mar para el cargamento de barcos, hoy en desuso.

Como la Torre Eiffel

Se construyó en 1903, el mismo año que la Torre Eiffel (está declarado Bien de Interés Cultural, con categoría de monumento) y muestra las mismas características de grandes remaches en el enlace de las distintas piezas de hierro. Salvador Jiménez, cuenta Marita de la Serna, decía que era como si la monumental torre de París se hubiera tumbado en aquella bellísima playa del Hornillo, dotada de unas vistas maravillosas y de amaneceres que han quedado en la retina de todos los residentes.

La construcción de las cuatro viviendas adosadas duró un año; se trata de un edificio de dos plantas, con un pasillo central, descubierto, por el que se accede a las viviendas, dotadas también de amplias terrazas; la adjudicación, supongo que por sorteo, quedó así: en la planta superior, a la derecha, la familia De la Serna Ramos; en la parte inferior los Ors Villarejo; arriba, a la izquierda, los Jiménez Burillo, y abajo los Pérez Lorente.

La comunidad de insignes vecinos contó con papelería propia, impresa con el logotipo de la casa, estampado también en distintos objetos para obsequiar a los visitantes, tales como cerillas, ceniceros, barquitos en botellas y otros souvenirs para obsequiar a periodistas, escritores, actores, autoridades de distinto nivel, banqueros, familiares y amigos.

La casa disponía también de un libro de firmas para que plasmaran una dedicatoria y dejasen constancia de su visita personajes de la época. Las visitas del actor aguileño Paco Rabal eran frecuentes: él y su hijo, el también actor Benito Rabal, dirigieron y rodaron una película, sobre la actividad de la residencia y la personalidad de sus moradores, que se tituló Las 400 plumas.


(*) Periodista y profesor
 

Los medios españoles reivindican su labor como defensores de la democracia

MADRID.- Los principales medios de información de España se han unido a la Asociación de Medios de Información (AMI) en su campaña con motivo del Día de la Libertad de Prensa, que se celebra este domingo en todo el mundo, para poner de manifiesto la importancia de su labor en defensa de la democracia. 

La iniciativa, creada por AMI y a la que se han unido la mayoría de grupos editoriales españoles con sus principales diarios y cabeceras, consiste en la publicación este domingo de una página con la misma creatividad en todos los diarios de forma simultánea para revindicar la importancia de los medios de información y la función del periodista "como garante de la verdad y la democracia".
"Los medios son esenciales para la democracia", reza la campaña que prosigue: "los medios de información, plurales e independientes, desempeñan un papel trascendental en la sociedad española, más aún en situaciones de emergencia como la que vivimos", en clara referencia al aumento imparable de 'fake news' durante la pandemia, según explica la AMI en un comunicado.
La asociacion destaca la necesidad de que existan medios que ofrezcan a la sociedad una "ventana al mundo real" con profesionales que investigan y luchan por la verdad, y hace un llamamiento: "Apoyar al periodismo de claridad es apoyar a la democracia". 
Además, la AMI remarca que, a pesar de a la situación grave que sufren los medios y que se acentúa a raíz de la crisis del covid-19 o de las presiones externas que, en ocasiones dificultan la labor del medio y el periodista para realizar su trabajo, "los medios de información seguirán defendiendo su independencia, siempre comprometidos con su labor social trascendental de informar al ciudadano de la realidad de una forma segura, responsable y veraz".

La UE expresa su preocupación por las restricciones a la libertad de prensa


BRUSELAS.- La Unión Europea (UE) expresó su preocupación por las restricciones a la libertad de prensa impuestas en algunos países durante la pandemia del coronavirus y aseguró que la COVID-19 ha puesto de relieve la importancia del trabajo de los medios de comunicación.

“Es preocupante que la pandemia de COVID-19 se esté utilizando en algunos países como un pretexto para imponer restricciones indebidas sobre la libertad de prensa“, declaró en un comunicado el alto representante de la Unión para Asuntos Exteriores, Josep Borrell, en la víspera del Día Mundial de la Libertad de Prensa que se celebra este domingo.
En nombre de todo el club comunitario, Borrell subrayó que “en demasiados países” los periodistas “tienen que enfrentarse a una legislación restrictiva, a veces atribuida a la emergencia de la COVID-19, que pone freno a la libertad de expresión y de prensa”.
En ese sentido, mencionó que los apagones de Internet y los cierres de páginas web están proliferando, y también criticó las campañas de desprestigio, las presiones financieras y los ataques por parte de medios de comunicación gubernamentales o partidistas que “con frecuencia” fuerzan a los periodistas a autocensurarse.
“Demasiados sufren acoso, arrestos arbitrarios y encarcelaciones. Demasiados han perdido sus vidas por hacer su trabajo”, destacó Borrell.
Así, insistió en que la crisis del coronavirus ha puesto de relieve “la importancia” del trabajo de la prensa.
“En tiempos de incertidumbre, más que nunca, el acceso a una información fiable y contrastada, libre de interferencias e influencias, es crucial y contribuye a una sociedad más resistente“, dijo el político español, quien señaló que los periodistas deben ser capaces de trabajar con libertad.
Agregó que el periodismo también ayuda a detectar y hacer frente a la desinformación.
“Hoy, quizá más que nunca, la libertad de prensa es una piedra angular de las sociedades democráticas, que pueden prosperar solo si los ciudadanos tienen acceso a información fiable y pueden tomar decisiones informadas”, expuso.
En cualquier caso, resaltó que la propia UE también se dedica a combatir la desinformación sobre el coronavirus al promover fuentes fiables, relegar información falsa o engañosa y retirar contenido ilegal.
“Estas acciones solo pueden tener éxito si pueden basarse en el trabajo concienzudo de periodistas comprometidos y valientes, cuyos esfuerzos diarios hacen las sociedades más seguras, justas y democráticas”, afirmó el exministro español, quien precisó que la libertad de prensa no es un derecho solo de los profesionales de la información, sino “de todos y cada uno de nosotros”.

sábado, 2 de mayo de 2020

Un tabloide gana la batalla inicial en la demanda por privacidad de Meghan Markle

LONDRES.- El Tribunal Supremo de Justicia de Londres rechazó el viernes parte de una reclamación presentada por Meghan Markle, la duquesa de Sussex, contra un tabloide por violar su privacidad. 

Meghan, esposa del nieto de la reina Isabel, el príncipe Harry, está demandando a la editorial Associated Newspapers por los artículos que publicó su periódico The Mail on Sunday en febrero del año pasado, que incluía partes de una carta que le había enviado a su padre, Thomas Markle.
En una audiencia la semana pasada, el abogado del periódico argumentó que las acusaciones de que había actuado de manera deshonesta y había avivado la grieta familiar deberían eliminarse del caso, junto con referencias a otros artículos sobre la realeza que Meghan dice que eran falsos.
“Estoy de acuerdo en que las tres categorías de acusaciones deben ser eliminadas de los elementos de la demanda”, dijo el juez Mark Warby en su fallo.
Los abogados de la duquesa dicen que la publicación de su carta por el periódico fue un mal uso de información privada y violó sus derechos de autor, por lo que buscan daños agravados.
Como parte de la acción, habían acusado al Mail y a otros tabloides de acosar, humillar y manipular a Thomas Markle y de contribuir a las consecuencias de la relación entre él y su hija. Los dos no han hablado desde su deslumbrante boda con Harry en mayo de 2018.
El medio rechazó la acusación de que había actuado de manera deshonesta o maliciosa al publicar extractos de la carta que envió a su padre en agosto de 2018 y dijo que era “destacable” que el reclamo sobre el tratamiento de Markle se hubiera hecho sin que la duquesa lo hubiera contactado para ver si él aceptó.
“El fallo de hoy deja muy claro que los elementos centrales de este caso no cambian y continuarán avanzando”, dijo un portavoz de Schillings, el bufete de abogados de Meghan.
“Se violaron los derechos de la duquesa y se cruzaron los límites legales alrededor de la privacidad. Como parte de este proceso, se pusieron en práctica los extremos en los que The Mail on Sunday utilizó tácticas distorsionantes, manipuladoras y deshonestas para atacar a la duquesa de Sussex, que ha quedado expuesta por completo”, agregó la firma londinense.
Meghan y Harry ahora viven en Los Ángeles, Estados Unidos, después de haber renunciado a sus roles oficiales como miembros de la realeza a fines de marzo.
El caso continuará con un juicio completo, pero aún no se ha establecido una fecha para ello.

miércoles, 29 de abril de 2020

Muere el exfutbolista y periodista inglés Michael Robinson a los 61 años


MARBELLA/LIVERPOOL.- El exfutbolista inglés Michael Robinson, una de las voces más reconocibles de la información deportiva en España, murió el martes a los 61 años en su domicilio de Marbella después de una larga lucha contra el cáncer. 

“Con tremenda tristeza os comunicamos el fallecimiento de Michael. Nos deja un gran vacío, pero también innumerables recuerdos, llenos del mismo amor que le habéis demostrado”, dijo su familia en la cuenta de Robinson en Twitter.
“Os estaremos eternamente agradecidos por haber hecho a este hombre tan felíz, nunca caminó solo. Gracias”, añadía en alusión a la letra del emocionante himno del Liverpool, el club inglés con el que Robinson fue campeón de Europa en 1984.
Personaje carismático y muy querido en España, inconfundible por su genuino acento británico y sus expresiones castizas, revolucionó la forma de analizar el fútbol en televisión, primero en Canal+ con su inseparable compañero de micrófono Carlos Martínez y después encabezando otros programas de radio y televisión como Acento Robinson o Informe Robinson.
Con tan solo 17 años empezó su carrera en el club inglés del Preston North End. Más tarde jugaría en clubes de la liga inglesa como el Manchester City o el Brighton, y finalmente con el Liverpool, con el que ganó la Premier, la Copa de la Liga y la Copa de Europa. Vino a España a jugar con el Osasuna en enero de 1987, pero los problemas con su rodilla lo obligaron a retirarse dos años más tarde.
“El Liverpool FC está profundamente entristecido por el fallecimiento del exjugador Michael Robinson, de 61 años”, dijo el club en un comunicado.
“Estamos consternados por el fallecimiento de Michael Robinson. Su legado siempre permanecerá entre nosotros.”, dijo por su parte el Osasuna en Twitter.
A finales de 2018, Robinson agradeció las muestras de cariño recibidas tras anunciar que padecía un cáncer de piel.
“Si por un momento me faltara ánimo ya me habéis reforzado. Estoy muy agradecido y sintiendo como si estuviera en Anfield cuando cantaban ‘You’ll never walk alone’”, dijo en un tuit.
Las reacciones a su muerte en las redes sociales eran numerosas.
“Nos acompañó en miles de tardes de fútbol y nos contó historias increíbles, nos mostró la vida más allá del deporte. Gracias, Michael Robinson. Te echaremos de menos”, escribía el presidente del Gobierno, Pedro Sánchez, en su cuenta oficial de Twitter.
“Nos levantamos con la triste noticia del fallecimiento de uno de los nuestros. Fuiste quien nos alegró siempre el deporte. Te estamos agradecidos”, decía el tenista Rafa Nadal en la misma red social.

viernes, 24 de abril de 2020

La Unió de Periodistes propone a la Generalitat valenciana un plan de ayudas al sector vinculado al mantenimiento del empleo

VALENCIA.- La Unió de Periodistes Valencians ha remitido a la Generalitat, tras mantener conversaciones con la Secretaría Autonómica de Comunicación, una propuesta para desarrollar un plan de ayudas públicas para el sector periodístico de la Comunitat. El objetivo es "diseñar una estrategia de reconstrucción económica de la profesión", afirma la entidad en un comunicado.

Desde la Unió de Periodistes destacan que, durante esta pandemia de coronavirus, "el periodismo se ha considerado una actividad esencial y ha quedado demostrada su importancia para garantizar el derecho a la información de toda la ciudadanía". "Aun así, la caída de la publicidad ha provocado una disminución de parte importante de los ingresos de los medios en un momento en que su situación tampoco era demasiado esperanzadora", explican.
Ante esta situación "de urgencia", la asociación defiende la necesidad de un plan específico de ayudas públicas para el sector periodístico, para preservar la pluralidad informativa y la lucha contra la desinformación que están encabezando los medios de comunicación.
"Esto se tiene que hacer con periodistas, porque sin periodistas no hay periodismo, por lo tanto las ayudas públicas tendrán que vincularse, a la fuerza, al mantenimiento de los puestos de trabajo", remarcan.
En este sentido, la propuesta de la Unió de Periodistes Valencians contempla, a corto plazo, un aumento de la publicidad institucional que favorezca la información práctica sobre la lucha contra la pandemia y, a medio y largo plazo, un plan de choque que incluya: ayudas económicas estructurales para los medios de comunicación; ayudas, a través de Labora, para la contratación de periodistas y fotoperiodistas en las empresas de comunicación; ayudas a la contratación de periodistas en medios locales y ediciones comarcales de medios valencianos o de periodistas para ediciones valencianas de medios de fuera del ámbito territorial valenciano.
Asimismo, aboga por 'créditos blandos' para la creación de nuevos proyectos periodísticos; contratación de periodistas y fotoperiodistas en las administraciones públicas para reforzar los gabinetes de prensa; inversión en suscripciones digitales a diarios por parte de las administraciones públicas; desgravación fiscal para las empresas que hagan inversión publicitaria en los medios; plan de fomento de lectura de prensa y la defensa del IVA reducido del 4% para las publicaciones digitales.

jueves, 23 de abril de 2020

El coronavirus, otro golpe para la prensa británica


LONDRES.- Los medios británicos, debilitados por la pandemia de coronavirus, temen una nueva hecatombe entre las numerosas cabeceras de prensa escrita local y algunos llegaron a pedir al gobierno que aumente los impuestos a los gigantes digitales para financiar un respaldo público.

Ante la proliferación de noticias falsas que circulan en las redes sociales desde el comienzo de la crisis sanitaria, grandes medios como la BBC han registrado un importante aumento de lectores en busca de información fiable.
Pero esto es solo "un débil rayo de esperanza en una horrible nube negra", afirma Ian Murray, director de la sociedad británica de redactores jefes.
La realidad es muy diferente para la mayoría de medios: la crisis amenaza con hundir a muchos de ellos, que han estado en mal estado durante años, especialmente entre la abundante prensa local británica.
Entre 2005 y 2018, echaron el cierre 250 publicaciones locales. Y desde el comienzo de la pandemia, más de 2.000 personas, principalmente personal no editorial, han sido despedidas de 500 cabeceras diferentes, según Press Gazett, revista especializada en este sector.
La causa es el desplome de las ventas en papel debido al confinamiento y la caída del mercado publicitario.
Según la empresa de investigación sobre medios Enders Analysis, las tiradas podrían reducirse a la mitad este año y los ingresos por publicidad podrían bajar en casi un tercio, es decir unos 330 millones de libras (408 millones de dólares, 372 millones de euros).
Algunas empresas prevén pérdidas de ingresos de millones de libras y ya han reducido los salarios, lo que a veces requiere que el personal trabaje menos horas o tome unas vacaciones no remuneradas.
Otros han anunciado fusiones o advertido que podrían cerrar completamente.
Según analistas del sector, hasta 5.000 puestos de trabajo están en peligro.
El ministro de Cultura, Olivier Dowden, estimó las pérdidas del sector mediático en 50 millones de libras durante la pandemia, sobre todo porque algunas publicaciones han abierto en acceso libre en internet todo su contenido sobre el covid-19.
Pero, según el exeditor del Daily Mirror Roy Greenslade, la crisis no terminará con el fin del confinamiento.
El período pospandemia "probablemente marque la fase terminal del largo declive del periódico en papel", predice Greenslade, ahora columnista de medios de comunicación del diario The Guardian.
Sin la ayuda "inmediata" del gobierno, muchas publicaciones se verán obligados a cerrar, dice por su parte James Mitchinson, redactor jefe del Yorshire Post, un periódico local del norte de Inglaterra.
"Las medidas que hemos tomado para reducir los costos no compensan la reducción de nuestros ingresos por publicidad", afirmó recientemente en el Sunday Times.
En opinión de Mitchinson, la prensa necesita "subvenciones" públicas y un cambio en las reglas del sistema de compensación establecido por el gobierno británico desde el comienzo de la pandemia de covid-19.
El objetivo sería permitir que "trabajadores claves" como los periodistas "trabajen, no tengan que deponer las armas" cuando sus redacciones ya no puedan pagarles.
Para recaudar los fondos necesarios para apoyar a los medios a largo plazo, el Sindicato Nacional de Periodistas (NUJ) ha pedido al gobierno de Boris Johnson que aumente el nuevo impuesto a los gigantes digitales, que entró en vigor el 1 de abril.
Este impuesto del 2% debería eventualmente traer "500 millones de libras al año", afirma el secretario general adjunto del NUJ, Seamus Dooley.
Según Dooley, "triplicar" este porcentaje permitiría hacer "una considerable inyección inmediata" en un sector que ve sus ingresos publicitarios regularmente fagocitados por los gigantes digitales.
"No hacer nada no es una opción", lanza Dooley, que ve la pandemia como una oportunidad para actuar antes de que partes del Reino Unido se vean privadas de una prensa regional, que se encarga, entre otras cosas, de vigilar a las autoridades locales.
"Irónicamente, el periodismo nunca ha estado en una posición tan complicada, pese a que nunca ha sido tan importante como ahora", añade.

miércoles, 22 de abril de 2020

Muere por coronavirus el indiscutible periodista José María Calleja


MADRID.- Después de dos semanas ingresado en la UCI del Hospital Clínico de Madrid, el indiscutible periodista y escritor José María Calleja ha muerto por coronavirus. Tenía 64 años (Ponferrada, León, 1955) y era conocido por su trabajo en la época final y más ardua de ETA, una labor por la que llegó a estar «en la diana» de los terroristas. Había ingresado en ese hospital el 29 de marzo. Tras agravarse su salud, fue trasladado a la UCI, donde murió este martes martes.


Era doctor en Ciencias de la Información por la Universidad Complutense de Madrid, profesor asociado de Periodismo en la Universidad Carlos III de Madrid y Licenciado en Historia por la Universidad de Valladolid. Su carrera en el mundo del periodismo comenzó en País Vasco a principios de los 80 en la delegación de la Agencia EFE en esa comunidad.
Su última publicación fue «Lo bueno de España», un antídoto contra el independentismo que reivindica la Transición, el matrimonio homosexual, el deporte o el fin ETA como motivos del «orgullo razonable» de ser español.
Escribió una docena de libros y entre sus galardones destaca el Premio Espasa de Ensayo de 2001 con «Arriba Euskadi: la vida diaria en el País Vasco». También destaca su faceta de presentador y director con el programa «El Debate de CNN+» y colaboró en televisión en Antena 3 o Cuatro, en la radio (Onda Cero y Cadena SER) y en la Agencia Colpisa, entre otros.
Su muerte hoy ha sobrecogido a infinidad de conocidos que lo recuerdan como a un hombre honesto, con un gran compromiso cívico y una gran valentía.
Calleja fue un joven comunista del PCE cuya militancia antifranquista lo llevó a la cárcel. Fue entre 1973 y 1974, con sólo 18 años.


Hace dos meses Abc le entrevistó y reconoció que a la izquierda «le ha costado hacer un proceso de asimilación de la idea de España» debido a la apropiación que de ella hizo el anterior régimen.
«Yo estuve en la cárcel en la dictadura y Franco nos decía a los de la oposición que no éramos españoles. Luego, en la época del terrorismo en el País Vasco, los que nos querían asesinar a mí me llamaban españolazo. Yo siempre me he sentido español...», sonreía el periodista.
Muchos le definen hoy como a un demócrata convencido, situado en la izquierda política y siempre un defensor de las libertades y de los valores constitucionales.
En un tuit, Pablo Casado, presidente del Partido Popular, le ha recordado como «un apasionado de la información libre y de la literatura, al que los terroristas de ETA tuvieron en su diana por defender la libertad de todos».
María Jesús Montero, portavoz del Gobierno, también ha recordado al periodista desde la Moncloa en una rueda de prensa: «Su labor, su trabajo periodístico ha sido ejemplo para muchas generaciones de periodistas».  
José María Calleja publicó en diario.es una última columna en la que alababa la solidaridad que estaba creciendo entre los vecinos debido al confinamiento. Ese último texto, del 17 de marzo, se titulaba “Entre resistiré y no tocarse”.

martes, 21 de abril de 2020

La paradoja del periodismo en los tiempos del coronavirus

MADRID.-Golpeados por el huracán económico y social desatado por la COVID-19, los medios de comunicación afrontan una paradoja que proyecta nuevas dudas sobre su futuro y densas sombras sobre un modelo de negocio que numerosos expertos consideran agotado.

Y es que mientras que el desafío sanitario global ha tenido un efecto positivo en las audiencias y en las visitas a las ediciones digitales de todo el mundo, que se han disparado hasta índices históricos, también ha contribuido a ahondar aún más la aguda crisis de 2012 con el cierre de nuevas publicaciones, más recortes de plantillas, reducciones de sueldos e incluso despidos.
Las cifras son elocuentes: según la agencia Comscore, la audiencia de los canales de televisión alcanzó un 73% por ciento en la segunda semana de marzo, durante la explosión de la crisis, y cadenas de noticias como FOX News batieron registros históricos.
En España, y según la agencia Barlovento, la audiencia de los informativos creció un 6.5% en el mes de marzo, ya con el estado de alarma decretado, con un total de 41 millones de consumidores -audiencia acumulada-, cifra que significa un aumento de más de 2,5 millones de espectadores respecto al mes anterior.
La televisión pública BBC anunció a principios de abril que su audiencia aumentó un 24% respecto al año pasado en medio de los aplausos de los expertos, que celebran que su información y programación adaptada a la crisis sanitaria le haya permitido recuperar una reputación socavada en los últimos años por las disputas políticas.
La avidez de información también se reflejó en internet. Según Comscore, las visitas a diarios y otros medios de información digitales en EEUU se multiplicaron un 18% en la segunda semana de marzo, con 638 millones entradas en páginas de noticias, el máximo entonces del año.
El 30% de ese incremento se produjo en las secciones locales, una tendencia que fue similar en Europa y América Latina. Aún así, aun lejos de las imbatibles Google, Facebook, Twitter, Amazón o Yahoo.
“Sí, el público ansía información. Y sí, la información proporcionada por los periodistas es importante. Pero este es un momento incierto para muchos en los medios”, advertía Tom Jones, columnista de la prestigiosa publicación estadounidense especializada en medios de comunicación pointer.org
“Se están acercando tan peligrosamente a ese punto en el que algunos periódicos se preguntan si podrán sobrevivir mucho más tiempo, y eso significaría que no podrían proporcionar ninguna cobertura, gratuita o de otro tipo”, explicaba en un largo artículo.

La publicidad, el talón de Aquiles

Jones apuntaba dos razones en su análisis sobre la evolución y las carencias de la prensa de digitales: primero, la decisión, errónea a su parecer, de eliminar el pago y ofrecer de forma gratuita las informaciones sobre la crisis sanitaria del COVID-19.
En su opinión, la confusión entre la vocación de servicio, la urgencia por ser “el más actualizado” y la necesidad de ofrecer contenidos de calidad, que se diferencien claramente de las “noticias falsas” y otros bulos, han restado a los medios la oportunidad de fidelizar lectores y ganar suscriptores que contribuyan a la viabilidad económica.
La segunda es el desplome de la publicidad, una tendencia que igualmente se ha incrementado a medida que la crisis se ha agudizado y prolongado, ya que más allá de las empresas relacionadas con la higiene, el resto prefieren evitar que sus marcas se asocien a la pandemia, que coloniza la mayor parte de las informaciones.
“El nombre del virus supera a ´Trump´ como la palabra clave bloqueada por la mayoría de las marcas, un problema para los editores de noticias digitales”, aseguraban a principios de abril en el Wall Street Journal los periodistas Patience Haggings y Sahil Patel.
“Con las pérdidas publicitarias masivas relacionadas con el coronavirus, las suscripciones son más importantes que nunca”, insistía Jones.
Igualmente aquí, las cifras son expresivas: en España, por ejemplo, el despegue del consumo de informativos y de televisión llegó acompañado de una caída de los GPRS y de los precios de la mayoría de los mercados, desde las cadenas generales, a los medios digitales y por supuesto de las ediciones impresas.
Si el desplome de las ventas llamadas de “papel” era una tendencia imparable desde la crisis del 2012, en marzo de 2020 rozaba la debacle: los periódicos más vendidos en España -a parte de la prensa deportiva- no llegaban a los 75.000 ejemplares.
Y al igual que hace ocho años, cuando la crisis segó miles de empleos y se creía que había llegado a su cenit, las consecuencias han sido medidas expeditivas o ERTES, que aunque frenan el primer impacto no garantizan el empleo a medio plazo.

Crisis de un modelo agotado

“Despidos, recorte de salarios, postergación y/o suspensión de pagos, es la receta universal de las grandes corporaciones mediáticas frente a la pandemia. Ese ha sido el itinerario en Chile, Argentina y Uruguay”, responde Zuliana Lainez, vicepresidenta Primera de la Federación Internacional de Periodistas (FIP).
“La tragedia es más devastadora para los periodistas regionales en Colombia, Ecuador, Perú, Bolivia y Centroamérica, donde como trabajadores autónomos tienen como única vía de supervivencia la publicidad”, agrega Lainez sobre la situación en América Latina, que se repite con características paralelas en Australia y Europa.
En algunos lugares, la necesidad de sobrevivir ha llevado a soluciones de urgencia como la de reducir la impresión: el Tampa Bay Times, cuyos lectores son en su mayoría personas de edad, ha optado por salir al kiosko solo miércoles y domingos.
Pocos han apostado, sin embargo, por proseguir con los planes originales: en Estados Unidos, el New York Times (NYT) ha decidido mantener la estrategia de “muros de pago” y en España, ediario.es ha optado por reducir los sueldos de forma progresiva para tratar de mantener su modelo.
“Queremos repartir los esfuerzos de la manera más equitativa posible y evitar los despidos mientras tengamos otra opción. No queremos recurrir tampoco a un ERTE, como están haciendo otras empresas, porque nuestro trabajo es hoy más necesario que nunca”, explica su director, Ignacio Escolar.
“Necesitamos a todo nuestro equipo para poder mantener nuestro periodismo. A pesar de todo. Más aún en estos momentos, en los que la información es un bien de primera necesidad”, argumenta en una idea similar a otros medios nuevos, como la revista Alternativa Económicas, que tienen muy presente la lección de 2012 sobre el peligroso vínculo entre los medios de comunicación y las grandes corporaciones empresariales.
Muchos expertos convergen en esta idea: la inviabilidad de un periodismo que se mezcla con la política y que depende de fondos de inversión o grandes corporaciones enpresariales, como PRISA en España, Telemundo en México o Gannett y Media News Group en Estados Unidos.
“Es un momento de profunda crisis para el negocio local de noticias, que podría haber sido arrastrado primero por una ligera brisa y ahora se enfrenta a un huracán”, argumentaba en su última columna en el NYT el influyente Ben Smith.
“Pero también es un momento de gran promesa para una nueva generación de publicaciones locales en gran parte sin fines de lucro” en una fórmula que, combinada con la financiación pública, Smith defiende como la mejor solución para salvar lo único valioso que en su opinión queda en el periodismo actual “los periodistas”.

Nuevo modelos, viejo periodismo

Smith respalda proyectos como American Journalism Project, impulsado por Elizabeth Green y John Thornton, que trata de revitalizar los pequeños medios locales a través de una modelo financiero sostenible que implique a la sociedad civil, y se beneficie de las donaciones personales y la inversión pública.
“No sé si es una paradoja perfecta, pero sí una gran paradoja”, explica Alfonso Armada, presidente en España de Reporteros Sin Fronteras (RSF). “La gente ha descubierto que necesita los medios, pero no está dispuesta a pagar por ellos. Y hay que persuadirle de que la buena información, la que no es bulo, es la de pago”, subraya.
“En esta situación, con el desplome de la publicidad, me temo que muchos medios no van a sobrevivir, que van a ser víctimas colaterales de la COVID-19”, lamenta.
Armada, al igual que otros como el periodista y corresponsal Ramón Lobo, creen que esta es la misma crisis que en 2012, pero aumentada, una crisis sistémica que, más allá del debate sobre las plataformas, la publicidad o el modelo de negocio, es “de reputación”.
Una crisis de valores con un origen claro: el periodismo ha perdido sus señas de identidad y no solo no responde a las necesidades de los lectores, sino que parece alineado con el poder, sentado en silencio al lado de los que causaron la debacle en 2012 en vez de exigirle responsabilidades.
“¿Por qué el NYT demostró que era una especie de baluarte contra los abusos de poder de Trump y su patulea?”, se pregunta Armada. “Dando información crítica y bien elaborada. Y eso persuadió a muchos lectores en el mundo de que había que apoyar al periódico subscribiéndose y pagando por la información”, argumenta.
“Si quieres buena información, si quieres una democracia digna de tal nombre, hace falta información soluble, información potable e información crítica que sea contrapoder”, insiste Armada, para quien el bálsamo de Fierabrás es mezclar los valores del periodismo y las ventajas de la tecnología actual.
“Separarse más del poder, volver a las esencias del periodismo, y confiar que eso sea rentable”, concluye. “Igual la ecuación no funciona, pero en algunos países (grandes medios) han demostrado que el buen periodismo tiene recompensa”, concluye.