viernes, 19 de septiembre de 2014

Estado islámico divulga un video en el que aparecería un periodista británico

BEIRUT.- Los militantes del Estado Islámico que combaten en Irak y Siria divulgaron el jueves un video que mostraría al periodista británico John Cantlie, quien dice que pronto revelará desde su cautiverio "hechos" para dar a conocer una versión distinta sobre los rebeldes a la entregada por los medios occidentales.

El Estado Islámico, que controla amplias partes de Siria e Irak, ya ha decapitado a dos periodistas estadounidenses y a un trabajador de ayuda británico en las últimas semanas, en hechos que describió como una represalia por los ataques aéreos de Estados Unidos contra posiciones rebeldes en territorio iraquí.
Pero en el último video de casi tres minutos publicado en redes sociales, el hombre identificado como Cantlie parece estar en buena salud y promete "mostrar algunos hechos" en una serie de "programas", lo sugiere que habrá más grabaciones.
"Yo sé lo que están pensando. Están pensando: 'Él sólo está haciendo esto porque es un prisionero. Él tiene un arma en su cabeza y lo están obligando a hacerlo'. ¿Cierto?", dijo el hombre en el video, vestido con una camiseta naranja y la cabeza rapada.
"Bueno, es verdad. Soy un prisionero. No puedo negarlo. Pero puesto que he sido abandonado por mi Gobierno y que mi destino ahora está en las manos del Estado Islámico, no tengo nada que perder", agregó.
El presidente de Estados Unidos, Barack Obama, ha estado intentando formar una coalición internacional para combatir al Estado Islámico, un grupo extremista suní que ha explotado el caos en Siria e Irak para capturar territorio.
Estados Unidos ya ha llevado a cabo decenas de ataques aéreos contra el grupo en Irak y Obama dijo durante un discurso que no dudaría en lanzar una ofensiva aérea también en Siria.
En el nuevo video, titulado "Lend Me Your Ears, Messages from the British Detainee John Cantlie" (Escuchen, mensajes del detenido británico John Cantlie"), el hombre identificado como Cantlie dice que fue capturado por el Estado Islámico tras llegar a Siria en noviembre del 2012.
Dijo también que ha trabajado en varias revistas y periódicos de Gran Bretaña, incluyendo el Sunday Times, el Sun y el Sunday Telegraph.

viernes, 12 de septiembre de 2014

Turquía endurece el control del Gobierno sobre Internet

ESTAMBUL.- El presidente de Turquía, Recep Tayyip Erdogan, ha firmado este viernes la ley que endurece el control del Gobierno sobre Internet y amplía los poderes de las autoridades de telecomunicaciones ante las críticas de la oposición, que ha advertido de que llevará la legislación ante el Constitucional.

La nueva legislación facilita a las autoridades todavía más el bloqueo a páginas web, que ya podían ejecutar en muchos casos sin necesidad de una orden judicial previa en virtud de una legislación aprobada el pasado mes de febreri tras enmiendas propuestas por el entonces presidente Abdulá Gul, crítico de la ley.
Ahora que Erdogan es presidente, esta nueva legislación amplía los poderes para restringir el acceso a Internet. Se concede a la Autoridad Nacional de Telecomunicaciones (TIB, que está controlada por un ex oficial de Inteligencia) la capacidad de bloquear sitios por motivos de "seguridad nacional, restauración del orden público y prevención de delitos".
El principal partido de la oposición, el Partido Republicano Popular (CHP) ha anunciado que combatirá la ley ante el Constitucional al considerar que "viola los principios establecidos por el Consejo de los Derechos Humanos de Naciones Unidas" al dejar en manos del Gobierno "la privacidad de los individuos", según el número dos de la formación, Riza Turmen al diario 'Today's Zaman'.
El Gobierno del entonces primer ministro Erdogan se granjeó las críticas internacionales el pasado mes de marzo, cuando bloqueó el acceso a la red Twitter para impedir que se difundieran las críticas contra el escándalo por supuesta corrupción que afectó a Erdogan y a su círculo interno de colaboradores.

jueves, 11 de septiembre de 2014

L'Osservatore Romano permitirá seguir las homilías del Papa a través de un 'smartphone'

CIUDAD DEL VATICANO.- La edición impresa del periódico de la Santa Sede, L'Osservatore Romano, se ha modernizado al incorporar códigos QR a las homilías pronunciadas por el Papa Francisco en Casa Santa Marta que permitirán a sus lectores pasar del papel al vídeo con sus dispositivos móviles. 

Según señala el propio rotativo en su edición impresa del pasado 7 de septiembre esta decisión "no es una moda o una adaptación a la mentalidad del mundo, sino un puente más sobre el que caminar si el lector lo desea". La denominación QR proviene del inglés 'Quick Response' ya que el objetivo principal de estos códigos es proporcionar un acceso rápido a esta información.
En este caso, el código QR de L'Osservatore Romano se dirigirá al canal del Vaticano en YouTube, administrado por Centro Televisivo Vaticano (CTV), para poder seguir en vídeo las misas oficiadas por el Papa en Casa Santa Marta.
El éxito de esta tecnología se debe a su estándar abierto y a su uso asociado a los teléfonos móviles, que pueden funcionar como lectores. La información que pueden contener es muy variada: desde texto simple, hasta tarjetas de visita electrónicas, pasando por enlaces a páginas web. Aunque existen muchas otras aplicaciones.
Los QR-Codes fueron desarrollados por Denso-Wave en Japón el año 1994. Esta compañía es propietaria de la patente, pero no la ejerce y, además, las especificaciones de esta tecnología forman parte de un estándar internacional (ISO 18004) de libre acceso.

Prensa amordazada / Joaquín Abad *

Llevo un montón de años, más de treinta, observando como la prensa en España está amordazada. De la televisión, mejor no hablar. Es una verdadera caja tonta donde los programas de mal gusto, dirigidos por tertulianos ordinarios que se regodean en miserias que la verdad sólo interesan a sus protagonistas, pero que, a lo que parece, bate récord de audiencia. Por cierto, una audiencia que no busca formarse, ni informarse, sino entretenerse. 
 
Al poder político parece que le interesa que la masa siga esos programas, se enganche en esa basura, y así ellos, sus corrupciones, sus robos, sus manejos, pasan desapercibidos a esa masa, de millones, que se interesan por unos programas que insultan al buen gusto. Antes se decía que la religión era el opio del pueblo, y que si no existiera habría que inventarla. En el siglo XXI el opio del pueblo es la televisión que los sucesivos gobiernos permiten.

Pero lo de la prensa, periódicos y revistas que en su día se distinguieron por obligar a la transparencia y que con sus informaciones, sus investigaciones, sus artículos de opinión hicieron posible la llegada de la democracia a España, ahora están mudos. Mudos porque los editores descubrieron que apoyando al poder se vivía mejor. Descubrieron que publicando lo que le interesaba que publicara el poder, los políticos, los empresarios corruptos, los banqueros ladrones, vivían mejor. Vamos que pisaron moqueta y descubrieron eso de viajar en coche oficial con chófer, etc. 

Están mudos. Los más sonados escándalos, por ejemplo del anterior Rey Juan Carlos, nos enterábamos porque eran portada de revistas italianas. Así vimos al entonces Rey en pelota picada en un yate con su amante de turno gracias a la revista Oggi. Se publicó que la fortuna de Juan Carlos era multi mil millonaria gracias al New York Times. Y ahora es La Reppublica, también de Italia, quien nos descubre lo del divorcio de Juan Carlos y Sofía. 
 
Y si nos referimos a como los banqueros, el fallecido Emilio Botín el primero, han robado a sus clientes a manos llenas y han comprado voluntades judiciales, políticas y empresariales, pues lo justo, claro. No hay que molestar al poder. Y si molesta, como Pedro J. Ramírez, entrevistando a la última amante de Juan Carlos, o al sistema de corrupción del Partido Popular, pues ya saben. Se llama a los editores y se pide la cabeza del susodicho en bandeja de plata. Y los demás, los demás directores de medios, que aprendan la lección.

Si, ahora, en plena crisis de credibilidad de la prensa, agoniza, porque la gallina de los huevos de oro, la publicidad que antes nutría generosamente las principales ediciones nacionales, ha huido a internet. Y controlar una docena de medios es posible. Incluso unos cuantos más, pues también. Pero en internet hay miles de medios que no tienen por qué plegarse al poder. Hay miles de medios que, entre todos, están sustituyendo a los viejos dinosaurios del papel que ahora están en manos del Santander, de La Caixa, y pendiente de los dineros que generosamente se reparte desde Moncloa. 

La prensa está amordazada. La del papel. La de internet puede salvar la libertad de expresión. Por eso quieren legislar para controlarla también. No lo lograrán. Como se suele decir, no se pueden poner puertas al campo.
 
(*) Periodista y editor de www.muyconfidencial.com

miércoles, 10 de septiembre de 2014

Marta Ferrusola se disculpa por mandar a la mierda a un periodista

BARCELONA.- Marta Ferrusola, la esposa del expresidente catalán Jordi Pujol, ha pedido disculpas por haber mandado a la mierda hace unos días a un periodista que le siguió cuando salía de su domicilio.

Al salir de su casa, Ferrusola se ha parado ante los periodistas que hacían guardia en la calle y les ha pedido que trasmitan sus disculpas al informador al que mandó a la mierda y que no estaba presente: "Díganle que me perdone".
Ferrusola ha admitido que se puso "muy nerviosa" por la presencia de periodistas a las puertas de su domicilio en Barcelona y que, en este caso concreto, el informador fue tan "osado" que puso la cabeza dentro del vehículo con ella que se marchaba.
Desde hace semanas, los periodistas hacen guardia en las puertas del domicilio de la familia Pujol Ferrusola tras la confesión del expresidente catalán de haber tenido cuentas ocultas en el extranjero durante décadas.

martes, 9 de septiembre de 2014

El caso Pujol y el periodismo que no fue / Josep Carles Ríus

A principios de los ochenta, la autonomía recién recuperada era frágil y el periodismo catalán desarrolló un insano instinto de protección. Esta sintonía entre la política y el periodismo contribuyó a la cohesión de la sociedad catalana, pero, a la vez, también creó la ficción del llamado oasis catalán. Los casos de corrupción que estallan hoy se larvaron en aquellos viejos silencios. Silencios ante la hegemonía política del pujolismo, silencios de quienes recibían subvenciones; silencios del Estado ante un político que mantenía Cataluña ‘bajo control’; silencios, después, de quienes le vieron como un nuevo baluarte de sus posiciones políticas… silencios en definitiva ante la corrupción del sistema. 

Sólo una minoría de periodistas fue a contracorriente y lo pagó con el ostracismo. La mayoría de los grandes medios de referencia, privados y públicos, callaron. ¿Por qué? Estas son diez respuestas que pueden servir tanto para Cataluña como para el conjunto de España. Diez claves aprendidas de la propia experiencia. Y la mala noticia es que este diagnóstico no es del pasado. Es también del presente y podría anidar nuevos silencios.

1.    Falta de independencia. Para combatir la corrupción es esencial que los ciudadanos den credibilidad a los escándalos que se publican en los medios y que, en consecuencia, castiguen la corrupción en las urnas. Sólo unos medios independientes podrían evitar que los ciudadanos conciban las informaciones de corrupción como estrategias de destrucción del contrario. El sectarismo de los medios representa un claro déficit en la calidad de nuestra democracia. El periodismo independiente perdió la guerra en Cataluña y en España. Los silencios ganaron. Pero fue una victoria pírrica porque, en el fondo, son los principales causantes del descrédito del periodismo, el que aleja a los ciudadanos y hunde a las empresas de comunicación. Sólo la recuperación de la dignidad y la independencia, respecto a las los poderes políticos y económicos, salvará el periodismo y, paradójicamente, a las empresas editoras. 

2.    Exceso de propaganda ¿Qué es la portada de un periódico? ¿O la escaleta de un telediario? La página y el espacio donde los responsables editoriales del medio comunican a los lectores aquello que es más importante, relevante. ¿Aquello que el lector debe saber, necesita saber? O, por el contrario, es la portada o la pantalla un cartel de propaganda al servicio de intereses más o menos inconfesables. Algunos periodistas han abrazado causas, un fin superior por el que se justifican todos los medios. Incluso la distorsión de la realidad. Han renunciado no sólo a la independencia profesional, si no al principio de ecuanimidad y neutralidad como garantía indispensable de la misión informativa. En algunos casos, especialmente en las tertulias, la beligerancia personal se exhibe y hasta es aceptada socialmente como un valor intrínseco y obligado de la función periodística.

3.    Crisis de confianza: La opinión pública tiene la percepción de que la prensa ha abandonado su función social para atender sus propios intereses. En otras palabras, que la prensa ha renunciado a la que era su principal función, la de reflejar la realidad de forma honesta y con voluntad de veracidad e independencia. Es una crisis de credibilidad y confianza. Los lectores habían otorgado un inmenso poder a los periódicos, a “sus” periódicos. El mal uso de este inmenso poder explica la ruptura de confianza en primer término y de credibilidad después.

4.    Tiempos de incertidumbre. Si los periódicos, televisiones o cadenas de radio son menos libres, sus periodistas, también. Pero como ocurre siempre en las épocas difíciles, hay quienes se acomodan a la situación y quienes plantan cara, dentro y fuera de los grandes grupos. Algunos periodistas han interiorizado que son simples empleados de una empresa, y no profesionales libres con una función básica en democracia, la de ser garantes del derecho constitucional a la información. La precariedad laboral no contribuye a la independencia de los periodistas en el seno de sus empresas.

5.    ¿Adiós a los editores? Durante el siglo XX una parte de la prensa escrita consiguió un binomio virtuoso. Fue un magnífico negocio y, a la vez, prestó un servicio público a la comunidad. La figura del editor podía encarnar esta dualidad, la suma de un gran poder político y económico y a la vez con vocación de participar en el bien común. Pues bien, la crisis ha roto el binomio y la pregunta es si aún se mantiene la voluntad de servicio público. Y si aún existe la figura del editor, o por el contrario, ha desaparecido a manos de fondos de inversores opacos o de altos directivos que actúan de forma irresponsable.

6.    Una crisis más en el sistema. Los medios son un reflejo de la sociedad y el momento histórico en el que viven. En este sentido, participan inexorablemente de la crisis de valores de su entorno, tanto político como social, económico y cultural. La prensa libre es uno de los pilares básicos de la democracia y su debilidad actual es fruto de la erosión de su independencia y, en última instancia, de la fatiga y descrédito del sistema político actual. Los periodistas son considerados, por muchos, cómplices del poder. En España la crisis de la prensa está ligada a la crisis general de las instituciones. La prensa no fue útil, porque no predijo el desastre. Porque guardó silencio durante los años en que se gestaban las burbujas de la corrupción, de las finanzas, de la especulación inmobiliaria, de las infraestructuras tan faraónicas como prescindibles…

7.    Redacciones sin libertad. Muchas redacciones, diezmadas y atemorizadas por la crisis, se han convertido en pequeñas dictaduras, no sólo al servicio de las empresas sino, en muchos casos, de cúpulas directivas con sus propios intereses. Son redacciones que no funcionan como la suma de periodistas libres, si no como verdaderos ‘ejércitos’ al servicio de intereses ajenos a la información. Redacciones que son víctimas de verdaderos regímenes donde se persigue la disidencia. El disidente, el que no comparte el concepto de disciplina ciega, el que no está dispuesto a comulgar con los intereses políticos del medio, es el primero que luego aparece en las listas de los Expedientes de Regulación de Empleo (ERE) de los periódicos.

8.    Crisis ética. De alguna forma podemos hablar de una ‘crisis ética’, entendida como deontología colectiva y no como moral individual. La ética que establece un conjunto de requisitos razonables y racionales en favor del bien común, a partir de los valores y códigos sociales en una democracia. La ética que, en definitiva, tiene el objetivo práctico de establecer si una actitud es socialmente responsable. El lector llega a la conclusión que ya no existe la prensa entendida como servicio público, donde el beneficio y el legítimo ánimo de lucro están sometidos al interés general y al derecho a saber. Y algunos medios, privados o públicos, han cruzado, en este sentido, todas las líneas rojas. Por las estrategias de los grandes grupos, pero también por la renuncia individual a los principios éticos.

9.    Derrota colectiva y esperanza. Y esta ha sido una derrota colectiva. Médicos, maestros, jueces… han sabido defender su función social. Los periodistas no. Muchos se creyeron empresa o defensores de causas políticas. Y olvidaron que eran garantes de un ‘bien público’, como la sanidad, la educación o la justicia. Los periodistas en su conjunto fuimos incapaces de plantear reivindicaciones colectivas y salimos derrotados sin ni siquiera librar la batalla. La esperanza está en el compromiso y el coraje de muchos de los periodistas, que hacen su labor a contracorriente. Y en muchos casos, está entre líneas. Y tal como ocurría en la dictadura, es necesario aprender a descubrir y leer a periodistas que han logrado crearse sus propios espacios de libertad en las páginas de los diarios.

10.    La hora de la emancipación. Parte de la audiencia ha decidido emanciparse. Ahora tiene una alternativa a los grandes medios, la red. Y allí encuentra dos círculos de confianza y credibilidad, el suyo personal y el que le ofrecen medios emergentes. Y la pregunta es si los grandes medios lograrán acometer esta regeneración. Por el bien de la salud democrática, la respuesta debería ser ‘sí’. Pero sea cual sea la suerte de los grandes medios, el periodismo de siempre, el que busca la veracidad desde la independencia y la honestidad tiene más futuro que nunca. 

(*) Decano del Colegio de Periodistas de Cataluña 

lunes, 8 de septiembre de 2014

Se achaca la pérdida de audiencia de los informativos al presupuesto de TVE

MADRID.- El director de los Servicios Informativos de TVE, Julio Somoano, ha apostado por la calidad y el rigor como señas de identidad de la nueva temporada de informativos y para seguir siendo líderes de audiencia en este área a pesar de los "problemas presupuestarios" que afectan a la cadena.

Durante la rueda de prensa de presentación de la nueva temporada de informativos, Somoano ha señalado que los informativos de TVE han sido parte de la vida de los españoles desde hace más de medio siglo y ha expresado su intención de "seguir siendo líderes de audiencia", pero sobre todo "líderes en rigor".
Ha recordado que, en el último año, los telespectadores han elegido mayoritariamente los informativos de esta cadena. "TVE ha sido referencia en telediarios y líder de audiencia", ha subrayado.
En este sentido, ha admitido que existe un problema presupuestario "claro y nítido" que afecta a los contenidos de la cadena y a la audiencia, y esto, a su vez, repercute en los informativos.
"Nuestro camino está claro, apostar por una información de calidad y rigurosa", ha asegurado.
Para ello, los informativos de TVE combinarán este año "el conocimiento de los profesionales más veteranos con la ilusión de los más jóvenes".
Además, la temporada que comienza cuenta con un refuerzo en su red de corresponsalías, con la apertura de la oficina de Río de Janeiro, al frente de la cual estará María Oña, así como un mayor peso de los centros territoriales, cuya información diaria contará con tres minutos más al día.
La página web se remodelará y contará con un nuevo soporte informativo que se dará a conocer en las próximas semanas.
Una de las novedades de la nueva temporada vendrá de la mano de los deportes. La veterana periodista María Escario seguirá formando parte de los informativos, pero "en otra faceta".
"Queremos y debemos contar con ella", ha asegurado Somoano, que ha explicado que Escario elaborará reportajes para la sección "Enfoque", dentro de TD2, con historias personales de deportistas y "casos de superación".
A la información deportiva de los fines de semana se incorporan Arsenio Cañada y Marc Martín, que presentarán este espacio de pie y se apoyarán en las dos pantallas gigantes con las que cuenta el plató de los informativos.
"Lucharemos por la audiencia, pero especialmente por la aceptación de nuestros espectadores, con el objetivo de que estén muy contentos con el servicio público de esta cadena", ha explicado Cañada.
Bajo el lema "La información, parte de tu vida" comienza la nueva temporada de los informativos de TVE que contarán, entre sus caras nuevas, con Diego Losada y Ana Ibáñez al frente del Telediario Matinal, mientras que siguen en sus puestos Pilar García Muñiz (TD1), Sergio Sauca y Jesús Álvarez (Deportes), Ana Blanco (TD2) y María Casado en "Los desayunos de TVE".
La información meteorológica recupera su antigua duración y sale del telediario, mientras que "Informe Semanal", dirigido por Jenaro Castro y presentado por Olga Lambea, vuelve al horario de prime time los sábados.

viernes, 5 de septiembre de 2014

Facebook gastará miles de millones para que todo el mundo esté en internet

MÉXICO.- Facebook Inc está preparado para gastar miles de millones de dólares con tal de alcanzar su objetivo de llevar internet a todo el planeta, dijo el viernes su director ejecutivo, Mark Zuckerberg.

"Lo que realmente nos importa es conectar a todo el mundo", dijo Zuckerberg en un evento en la Ciudad de México organizado por el magnate Carlos Slim.
"Aún si significa que Facebook tenga que gastar miles de millones de dólares en la próxima década para hacer que esto ocurra, creo que en el largo plazo va a ser algo bueno para nosotros y para todo el mundo", agregó.
Cerca de 3,000 millones de personas van a tener acceso a internet para finales del 2014, de acuerdo con datos de la Unión Internacional de Telecomunicaciones. Cerca de la mitad, 1,300 millones, utiliza Facebook.
Facebook, la mayor red social del mundo, lanzó su proyecto Internet.org el año pasado para conectar a miles de millones de personas que no tienen acceso a la red en lugares como África y Asia, a través de empresas de telefonía.
"Creo que (...) cuando todos estén en internet nuestros negocios y economías mejorarán", dijo Zuckerberg.

Efe renueva su apuesta por Latinoamérica en una muestra de fotos en Buenos Aires

BUENOS AIRES.- La Agencia Efe renovó hoy su apuesta por Latinoamérica al inaugurar en Buenos Aires una exposición en conmemoración de su 75º aniversario con fotografías que trazan un recorrido por los mayores acontecimientos del último siglo con la presencia de destacadas personalidades, como Quino y María Kodama. 

"Efe fue la primera agencia del mundo en levantar la bandera de la lengua castellana, del español, como agencia internacional", afirmó el presidente de Efe, José Antonio Vera, al inaugurar la muestra, que podrá visitarse durante este mes en el Museo del Banco de la Provincia de Buenos Aires, en la capital argentina.
Vera destacó el compromiso de la Agencia Efe con América Latina, donde hace 49 años abrió su primera delegación internacional en Buenos Aires, y la importancia que tiene recibir y entrevistar en español a las autoridades hispanoamericanas cuando viajan al extranjero.
Además, subrayó la labor de los periodistas de la agencia en los 120 países del mundo en los que está presente y señaló que trabajan "de manera anónima" desde lugares en conflicto, como Irak, Ucrania y la Franja de Gaza, entre otros.
"Agencia Efe. 75 años en fotos. Homenaje a Latinoamérica" ha sido organizada por Efe junto al Banco Provincia, con el auspicio de la Embajada de España y de Gas Natural.
"Estamos congratulados de que todos puedan ver bajo el prisma de los fotógrafos de la agencia lo que ha sido la historia de la Argentina", dijo el presidente del Banco Provincia, Gustavo Marangoni, en el acto de apertura de la exposición, ante diplomáticos, funcionarios, empresarios, representantes del mundo académico, cultural y de la banca.
Por su parte, el embajador de España en Buenos Aires, Estanislao de Grandes, destacó que la agencia Efe, "la primera agencia de prensa del mundo en lengua española es un elemento de unión con Argentina, pero no sólo con Argentina, como muestran las fotografías espléndidas, sino con toda América Latina".
La exposición constituye un paseo por la historia a través de fotografías del archivo de Efe -un verdadero tesoro del fotoperiodismo mundial, con 15 millones de imágenes- para repasar los acontecimiento que han marcado a España y a América Latina, con especial atención a Argentina.
En este recorrido visual, hay verdaderas "perlas", como una imagen de Eva Perón, postrada rezando ante la Virgen de la Macarena y una toma de Ernesto "Che" Guevara asistiendo a una corrida de toros en Madrid tras el triunfo de la revolución cubana.
También se exponen algunas curiosidades, como las fotografías trucadas de un encuentro en 1940 entre el general Francisco Franco y Adolf Hitler.
Asimismo, se exhiben instantáneas captadas por la lente de los fotógrafos de Efe que documentaron acontecimientos que dieron la vuelta al mundo, como el frustrado golpe de Estado que amenazó a la joven democracia española el 23 de febrero de 1981.
La exposición se complementa con dos jornadas de debate sobre periodismo -el próximo día 17- y fotoperiodismo -el día 24-, también en la sede del museo, con el objetivo de profundizar en la revolución que ha experimentado el mundo de la información.
Creada en 1939, en una España devastada por la Guerra Civil, Efe ha recorrido un largo camino hasta convertirse en la primera agencia internacional en habla hispana y la cuarta del mundo.
Con mas de 3.000 corresponsales distribuidos por todo el mundo que cubren cerca de 120 países, Efe genera diariamente unas 5.000 informaciones en soportes de texto, foto, audio, vídeo y multimedia.
Desde su creación, Efe ha mantenido una apuesta decidida por América Latina, como demuestra el hecho de que su primera corresponsalía internacional se abriera en Buenos Aires en 1965.
En 1995, el Premio Príncipe de Asturias de Comunicación y Humanidades reconoció el trabajo de varias generaciones de profesionales de Efe y su esfuerzo por afianzar las relaciones entre España y América Latina.

Expertos borraron de Internet el vínculo de Sotloff con Israel

JERUSALÉN.- Un grupo de amigos del periodista decapitado Steven Sotloff, ayudados por expertos, borraron de Internet toda mención a su pasado judío y a su nacionalidad israelí para tratar de salvarlo, en una campaña internacional desde que fue capturado en agosto de 2013. 

Así lo revelaron ayer varios amigos del periodista que, según un vídeo difundido el martes, fue decapitado en Siria por el grupo yihadista Estado Islámico (EI). “Teníamos dos objetivos: localizar a todos sus amigos por el mundo -y no eran pocos- para convencerles de no hablaran con los medios, y convencer a los periodistas que escribían de él para que eliminaran cualquier mención a su relación con Israel y el hecho que era judío”, afirma uno de sus amigos en declaraciones al diario digital Ynet
La campaña, en la que participaron más de 150 personas que hicieron un exhaustivo seguimiento de la red en 20 idiomas, incluyó también la búsqueda de todos los mensajes y páginas personales del periodista, que fueron borradas poco a poco para no despertar sospechas. El objetivo fue minimizar la información sobre su pasado para “no empeorar las condiciones de su cautiverio”, a decir de otra fuente citada por el medio, ambas en el anonimato, y que recordó el caso del asesinato del también periodista judío Daniel Perl en 2002, en este caso en Pakistán.
A decir del Ynet, la recomendación a la familia de borrar su pasado judío e israelí de internet la hizo la Administración estadounidense, apelando al vídeo de la decapitación de Perl, en el que sus captores le hicieron recordar insistentemente su condición de judío y la relación de su familia con Israel.
Sólo este miércoles la prensa israelí publicó por primera vez que Sotloff tenía doble nacionalidad, y que se radicó en Israel en 2008 para estudiar un postgrado en el Centro Interdisciplinario de Herzliya

jueves, 4 de septiembre de 2014

Los editores europeos de prensa rechazan el acuerdo que Google propone a Bruselas

BRUSELAS.- Los editores europeos de prensa no están satisfechos del modo en que se está desarrollando la negociación entre Bruselas y Google. Sospechan que la Comisión Europea, que investiga al buscador por abuso de posición dominante y violación de las normas de competencia, está cerca de aceptar las propuestas del gigante tecnológico para poner fin al proceso abierto contra él, que podría saldarse con una multa de hasta 5.000 millones de euros. 

En su última oferta, Google se comprometió a dar más relevancia en sus resultados de búsqueda especializada a compañías rivales, eliminar cláusulas de exclusividad en publicidad online y permitir que las webs veten a Google para utilizar sus contenidos sin que eso las penalice en los resultados de búsqueda.
Pero los editores de periódicos y revistas europeos rechazan por completo estas medidas, que consideran «absolutamente insuficientes para restablecer la competencia, la innovación y la capacidad de elección de los consumidores en el mercado digital», y exigen a la Comisión Europea que haga lo mismo. Se muestran «seriamente preocupados» por «la aparente voluntad» de Bruselas de llegar a un acuerdo con el buscador, «a pesar de que todas las advertencias de los consumidores y empresarios europeos demuestran que el acuerdo propuesto no resuelve los comportamientos de Google identificados por la comisión como anticompetitivos».
«Los compromisos ofrecidos por Google no pondrán fin a la promoción de sus propios productos y servicios en condiciones ventajosas respecto a las disponibles para terceros», insisten los editores. «Si la Comisión Europea aprueba las propuestas realizadas por Google, le habrá dado carta blanca en el abuso de su monopolio digital», esgrime el presidente de la Asociación Alemana de Revistas, Hubert Burda.
En el mismo sentido se expresa el presidente de la Asociación de Editores de Diarios Españoles (AEDE), Luis Enríquez. A su juicio, «la resolución de este caso determinará la evolución futura del mercado digital en Europa». «Confío en que la Comisión Europea obligará a Google a tratar en igualdad de condiciones las búsquedas y visibilidad de todas las páginas web y pondrá fin al mismo tiempo al uso indebido de los contenidos generados por los editores».
Los denunciantes españoles y alemanes, con el apoyo de la amplia mayoría de los editores europeos, critican la ausencia de soluciones creíbles. «La existencia de una competencia justa en el mercado digital resulta esencial para el mantenimiento de una prensa libre e independiente que contribuya al debate democrático en Europa. Los compromisos propuestos por Google tendrán justamente el efecto contrario y supondrán la legalización de los abusos de Google para favorecer sus propios productos y servicios», explica el presidente de la Federación de Periódicos Alemanes, Helmut Heinen. 
Heinen recuerda que «la Comisión Europea es una autoridad de competencia respetada, que debe actuar ahora de forma decisiva y rechazar los compromisos planteados». «Ha llegado el momento de aplicar el derecho de la competencia europeo y de poner fin a las conductas anticompetitivas de Google que están lastrando el mercado digital europeo en detrimento de los consumidores de sus empresas», asevera.
Por su parte, el ministro español de Educación y Cultura, José Ignacio Wert, cree que la solución propuesta en España por la nueva Ley de Propiedad Intelectual, impulsada por su departamento, que aboga porque los buscadores y agregadores compensen a los editores y a los autores por sus contenidos, supone «un punto de equilibrio razonable entre la retribución que puede esperar quien agrega y la retribución que puede esperar quien produce». 
«Tengo la impresión de que se llegará a un acuerdo entre los agregadores principales y los medios», explica Wert en una entrevista en la revista 'Jot Down'.

La ex de Hollande cuenta su 'largo descenso al infierno' en El Elíseo

PARÍS.- La periodista francesa Valérie Trierweiler publicará hoy jueves un libro sobre su vida en El Elíseo junto al presidente François Hollande, su compañero sentimental hasta el pasado enero, cuando un semanario sensacionalista reveló la supuesta relación sentimental del mandatario con la actriz Julie Gayet.

El libro es un "grito de amor" y a la vez historia del "largo descenso al infierno" de una relación amorosa de nueve años minada por los celos y el poder, adelantaron los medios franceses, según un reportaje que publicará el jueves en exclusiva el semanario "Paris Match", del que Trierweiler es colaboradora.
Se titula "Merci pour ce moment" (Gracias por este momento) y no evita hablar de Hollande, según avanzó la periodista Brigitte Boucher, del canal parlamentario, político y ciudadano LCP, la primera en dar la noticia esta mañana, en un escueto tuit.
"No es ni un panfleto, ni un libro de arreglo de cuentas, ni incluye detalles picantes", pero sí contiene anécdotas que harán hablar de ellas durante los próximos días, precisaba horas después la página web de LCP, citando a "un librero parisino".
El libro tendrá una tirada inicial de 200.000 ejemplares, según el "Huffington Post" francés, lo que le equipara al lanzamiento de un superventas.
En otros tuits, el periodista Jean-François Guyot divulgó luego una foto de las frases que en principio conforman su cubierta, y otra de la portada del "Paris Match" de este jueves, protagonizada por un retrato de Trierweiler.
Guyot muestra cómo la ex compañera de Hollande asegura ya en la tapa de su libro que todo lo que escribe "es verdad", que en El Elíseo se sentía a veces "como si estuviera haciendo un reportaje", y que "ha sufrido demasiado a causa de la mentira como para mentir a su vez".
"Valérie Trierweiler "Ma vie avec François" (Mi vida con François), titulará "Paris Match" en su próxima portada, donde asegura que el libro revela "la historia de su pasión" por el presidente y provocará una "conmoción".
La preparación de "Merci pour ce moment" ha seguido una trayectoria sumamente discreta:
Ni Trierweiler, que no ha querido hacer declaraciones a los medios ni ha tuiteado sobre el tema en su activa cuenta, ni su editor, Laurent Beccaria, patrón de Les Arènes, hicieron declaraciones a los medios.
De hecho, la existencia del libro no figura en el calendario de "rentrée" de la editorial, ni ha sido objeto de ninguna campaña de promoción.
Al contrario, como es costumbre cuando se publica un libro que se quiere secreto hasta el último momento, las librerías fueron prevenidas solo ayer de la inminente llegada de un ensayo muy especial, al que se había dado un título provisional falso de un autor bautizado "XX".
La existencia de "Merci pour ce moment" no es tampoco exactamente una sorpresa, pues la propia Trierweiler dijo no excluir la posibilidad de relatar su experiencia junto a Hollande durante un viaje a la India realizado el pasado enero, en su primera aparición pública tras su separación.
Confirmada su existencia, los medios franceses destacan que esta será la primera vez que la ex compañera de un jefe de Estado en ejercicio cuente sus impresiones en forma de libro.
En Francia, el papel de primera dama no es oficial ni dispone de un programa y un presupuesto definidos, pero a lo largo de la historia las esposas y, en el caso de Hollande, su compañera, dedicaron gran parte de su tiempo a las tareas propias de ese rol.
La última en escribir sus impresiones sobre El Elíseo y su amor por uno de sus inquilinos temporales fue Cécilia Attias, quien se divorció del conservador Nicolas Sarkozy al inicio de su segundo mandato, pero publicó su libro "Une envie de vérité" en octubre de 2013, meses después de que Hollande le sucediese.

Michael Bloomberg retomará la dirección de su empresa

NUEVA YORK.- El empresario y exalcalde de Nueva York Michael Bloomberg, que durante 12 años desempeñó el cargo de regidor de la Gran Manzana, volverá a dirigir la compañía de información financiera que fundó y lleva su nombre, y de la que es accionista mayoritario con una participación del 88%, lo que le ha convertido en la decimoquinta mayor fortuna mundial, con un patrimonio estimado de 33.200 millones de dólares (25.150 millones de euros), según la revista 'Forbes'.

   El regreso de Michael Bloomberg, de 72 años, a la dirección de su empresa coincide con la salida de Daniel L. Doctoroff, quien dejará a finales de año los cargos de presidente y consejero delegado de Bloomberg.
   Doctoroff, de 56 años, se convirtió en presidente de Bloomberg en enero de 2008 y desde julio de 2011 ejercía también el cargo de consejero delegado. Anteriormente, el ejecutivo había actuado como vicealcalde de Nueva York en las áreas de Desarrolo Económico y Reconstrucción durante un periodo de seis años bajo las órdenes de Michael Bloomberg.
   "Hoy es un día triste para mí y para la empresa", declaró el exalcalde de Nueva York, quien expresó su agradecimiento a Doctoroff y subrayó que hubiera preferido que continuase en sus cargos.
   "Nunca pretendí regresar a Bloomberg tras doce años como alcalde. Sin embargo, cuánto más tiempo pasaba volviendo a familiarizarme con la compañía, más interesante y emocionante la encontraba, en gran parte gracias a los esfuerzos de Dan", indicó Bloomberg.
   "He acabado involucrándome mucho en la empresa y eso llevó a Dan a comentarme reciéntemente que pensaba que lo mejor sería devolverme el liderazgo de la compañía", añadió.

miércoles, 3 de septiembre de 2014

Prisa recompra otros 133 millones de deuda y deja de cotizar en Nueva York

MADRID.- Prisa ha hecho una nueva recompra de deuda a sus bancos acreedores, la tercera desde el pasado mes de mayo, por importe de 133,1 millones de euros, y ha anunciado su intención de dejar de cotizar en la Bolsa de Nueva York, según ha informado en una nota de prensa.

Así, explica el grupo mediático, ha iniciado los trámites para la exclusión de la cotización de sus acciones -ADS (American Depositary Shares)- en la Bolsa de Nueva York y la baja de la compañía en el registro de la SEC, el organismo regulador de las compañías cotizadas en Estados Unidos, lo que estiman que será efectivo el próximo 22 de septiembre.
Según han explicado fuentes de la compañía, la exclusión del parqué no implica que los inversores que estén interesados en Prisa no puedan adquirir títulos de la empresa en Estados Unidos, ya que cotizarán en mercados no organizados, conocidos como OTC.
El Consejo de Administración de Prisa ha tomado esta decisión basándose en la evaluación, entre otros factores, del volumen de operaciones relativamente bajo de sus valores en los Estados Unidos, la conversión definitiva de las acciones sin voto clase B en acciones ordinarias clase A, y el consiguiente ahorro de costes, detalla la nota.
Prisa empezó a cotizar en la Bolsa de Nueva York a finales de 2010 a raíz de la entrada de capital que se realizó a través de un vehículo inversor llamado Liberty Acquisition Holdings Corp., que reunía un grupo de inversores que entraron en la compañía como accionistas minoritarios e independientes a través de un intercambio de acciones (clase B) entre ambas sociedades.
"Ese es el único motivo por el que Prisa empezó a cotizar allí", han subrayado las fuentes consultadas, que han recalcado que en estos momentos la compañía ha considerado "más eficiente cesar esa cotización y centrarse únicamente en la española".
Las acciones ordinarias clase A de Prisa continuarán cotizando en la Bolsa española, por lo que la compañía seguirá estando sujeta a los deberes de información y transparencia, y a las obligaciones de gobierno corporativo y las normas contables españolas, añade la nota.
Por otra parte, Prisa ha comunicado ya a la Comisión Nacional del Mercado de Valores (CNMV) la recompra de 133,1 millones de euros de su deuda financiera, que ha logrado con un descuento medio del 25 %.
Tras esta última adquisición de deuda, el grupo de medios de comunicación ha logrado reducir su deuda financiera en los últimos cuatro meses en 704,7 millones.
El 22 de mayo la compañía recompró 164,9 millones con un descuento del 27 % y el 7 de agosto comunicó al mercado una nueva operación de este tipo por valor de 406 millones, con un descuento del 25 %.
El grupo de medios de comunicación destinó a esta última operación los 307 millones que obtuvo con la venta del 8,5 % de las acciones de Mediaset España al propio grupo de televisión unos días antes.

martes, 2 de septiembre de 2014

El editor Jeff Bezos reemplaza a la directora del Washington Post, Katharine Weymouth

WASHINGTON.- El propietario del diario 'The Washington Post', Jeff Bezos, ha reemplazado a la directora del periódico Katharine Weymouth por el que fue fundador del diario especializado 'Politico', Frederick J. Ryan Jr., ha informado este martes el diario. 

La partida de Weymouth, de 48 años, cuyo bisabuelo compró la cabecera en 1933, pone fin a ocho décadas de dirección de la familia Graham después de que el año pasado Bezos, fundador y director ejecutivo de Amazon, adquiriera The Washington Post por 190 millones de euros.
Bezos mantuvo la dirección del periódico tras la compra, pero en una visita reciente informó a Weymouth que había seleccionado a un nuevo director para el periódico. Ryan, de 59 años, forjó su carrera durante el Gobierno de Ronald Reagan (1981-1989) y fue asesor presidencial y promotor para la construcción de su biblioteca presidencial.
En una entrevista citada por el diario, el nuevo director considera que el periódico es "una organización periodística de categoría mundial" que ha hecho progresos sustanciales en la construcción de un público lector digital, una línea en la que continuará el trabajo como "estrategia de crecimiento".
El nuevo director dijo, además, que planea mantener al actual editor ejecutivo del periódico, Martin Baron, y su jefe de la página editorial, Fred Hiatt, al tiempo que aseguraba que no habrá cambios en la línea editorial y la independencia del rotativo. 
Desde que Bezos compró el diario, ha contratado a docenas de nuevos periodistas y creado numerosos servicios digitales, en un esfuerzo por hallar un nuevo modelo periodístico para el diario adaptado a las nuevas tecnologías.

El Estado Islámico decapita a otro periodista de EE UU, Steven Sotloff

WASHINGTON.- Un vídeo difundido este martes por un grupo de inteligencia muestra el supuesto asesinato de un segundo periodista estadounidense secuestrado por el Estado Islámico (EI), Steven Sotloff, y la amenaza de muerte a un rehén británico, David Cawthorne Haines.

El portavoz de la Casa Blanca, Josh Earnest, ha dicho no poder confirmar la autenticidad del vídeo, difundido por el grupo Site Intelligence, pero aseguró que el Gobierno estadounidense investiga para determinar si es verídico. 
"Si hay un vídeo que se ha publicado, será analizado muy cuidadosamente por el Gobierno estadounidense y funcionarios de inteligencia para determinar su autenticidad", ha explicado Earnest a los periodistas en su conferencia de prensa diaria.
El vídeo, titulado 'Un segundo mensaje a Estados Unidos', es muy similar al difundido por el EI a finales de agosto, en el que degollaba y decapitaba al periodista estadounidense James Foley y amenazaba con matar también a Sotloff si el presidente de EEUU, Barack Obama, continuaba la campaña de ataques aéreos en Irak. Las imágenes muestran a quien parece ser Sotloff vestido con un mono naranja y arrodillado junto a un hombre encapuchado que asegura ser el mismo individuo que mató a Foley.
Antes de ser decapitado por su captor, el supuesto Sotloff se dirige a Obama para decirle que está "pagando" con su vida el precio de su "interferencia" en Irak. "¿Acaso no soy un ciudadano estadounidense? Has gastado miles de millones de dólares de los impuestos estadounidenses, y hemos perdido miles de nuestras tropas luchando contra el Estado Islámico, así que, ¿dónde esta el interés de la gente cuando volvemos a encender esta guerra?", indica el presunto Sotloff.
El hombre encapuchado dice después, dirigiéndose a Obama, que ha "vuelto" debido a la "arrogante" política del gobernante estadounidense contra el EI y sus ataques para defender la presa de Mosul en Irak.
Se cree que Sotloff, de 31 años y nacido en la ciudad estadounidense de Miami, fue capturado en agosto de 2013 cerca de la frontera entre Siria y Turquía. A lo largo de su carrera trabajó como periodista autónomo para medios como Time, World Affairs y Christian Science Monitor desde países como Libia, Yemen o Siria.
El pasado miércoles, la madre de Sotloff difundió su propio vídeo para pedir al líder del Estado Islámico, Abu Bakr al Baghdadi, que liberara a su hijo y no le castigara por los "pecados de otros", argumentando que era un simple periodista que cubría el "sufrimiento de los musulmanes a manos de tiranos".

La profesión periodística / Joaquín Abad *

Ayer comenté como las propias empresas editoriales se habían cargado a los periódicos impresos y sus correspondientes digitales. Hoy me toca hablar de los periodistas, de esa profesión que en su día parecía grandiosa y que se ha convertido, por culpa de políticos y de los propios profesionales, en un ejército de parados dispuestos a trabajar por cuatro perras...

Hubo un tiempo en que los periodistas eran notarios de la realidad. Un tiempo en que había periodistas de raza que investigaban y removían los cimientos para sacar la verdad real, y no la oficial. Eran tiempos en que los editores presumían de ser independientes y por supuesto no viajaban en jet privado en sus desplazamientos internacionales. Eran tiempos donde el director tenía un utilitario similar al del redactor jefe y tras la jornada marchaba a tomar una copa con los colegas de redacción. Eran tiempos donde los políticos no accedían a las redacciones por decencia. Eran tiempos donde se ejercía el pisotón y la exclusiva. 

Y han pasado los años, lo he vivido en carne propia, y esos mismos periodistas que se enorgullecían de ser independientes se pusieran a babear con determinados partidos políticos que enseguida descubrieron lo fácil que era invitarlos y obtener la correspondiente reseña periodística, la mayoría de las veces manipulada. 

A comienzos de los años ochenta era muy difícil saludar a un periodista de raza. Cuando Felipe González ganó las elecciones el 28-O, resulta que las redacciones estaban plagadas de periodistas con carné del pesoe, y con el de la UGT o CCOO. Y celebraron como propia la llegada de socialismo al poder. A partir de esa fecha se produjo una verdadera caza de brujas. Había que desprestigiar a todo periodista que no fuera próximo al club de El País, que era quien daba carné de demócrata o el llamado periodista progresista. Y pobre del que no lo fuera. 

La verdad es que el pesoe supo premiar a sus periodistas. Los fue colocando, a todos, incluso a los inútiles, en la dirección de medios controlados por el poder. Se crearon entes de televisión autonómicos donde se dieron empleo a miles de periodistas. Periodistas afines, claro. 

Pero llegó el año 1995 y nació la www, la World Wide Web. Y con ello la posibilidad de que hacer un periódico, en este caso on-line, fuera como coser y cantar. Algunos periodistas incómodos al poder, como Pablo Sebastián, pusieron en marcha un diario sólo digital y al cabo de los años, hoy, tenemos muchos cientos de medios digitales, quizá miles, que han arrinconado de tal manera a los dinosaurios escritos, esos que se vendieron al partido en el poder, y que ahora están en la ruina. 

Es ahora cuando, gracias a internet, los periodistas vuelven a ganarse un asiento en el reconocimiento de una profesión que el socialismo se cargó a conciencia. Es ahora cuando los periodistas no tienen necesidad de que un director con chófer le contrate por el salario mínimo, mientras él viaja en jet privado. Ahora, gracias a internet, los periodistas pueden ejercer de una libertad de expresión que Felipe, y Guerra y toda la corte de dictadores amigos de Fidel Castro trato de exterminar. Llegaron al poder gracias a esa libertad de expresión y no estaban dispuestos a perderlo por esa libertad de expresión. 

Aunque Pedro J. Ramírez se encargó de demostrarles que eso no sería del todo posible...
 
(*) Periodista y editor de www.muyconfidencial.com

domingo, 31 de agosto de 2014

Una mujer, Rona Fairhead, presidirá por primera vez la BBC

LONDRES.- Rona Fairhead ha sido elegida para presidir el consejo de administración de la BBC, lo que la convertirá en la primera mujer al frente de la cadena pública británica, ha informado este domingo el propio canal. 

Fairhead, de 53 años y exconsejera delegada del grupo del 'Financial Times', sustituirá a Christopher Patten, de 70 años y quien en mayo anunció que dejaba la presidencia de la British Broadcasting Corporation (BBC) por motivos de salud. La ejecutiva señaló que es consciente de la "enormidad" de la tarea encomendada, que afrontará con "emoción".
 "La BBC es una gran institución británica llena de gente con talento y me siento honrada de ser la presidenta del BBC Trust (consejo de administración)", dijo.
Rona Fairhead tuvo puestos directivos en el banco HSBC y en PepsiCo antes de ser durante doce años, hasta noviembre de 2012, consejera delegada del diario económico 'Financial Times', propiedad del grupo Pearson. Su nombramiento al frente de la BBC es recomendación del ministro británico de Cultura, Sajid Javid, que ha destacado la gran experiencia de Fairhead al frente de multinacionales y su capacidad de liderazgo, que aplicará a la cadena pública. Fairhead deberá comparecer ante el comité parlamentario de Cultura, Medios de Comunicación y Deporte, el próximo 9 septiembre, antes de que sea confirmada como presidenta del BBC Trust.
El consejo de administración de la BBC es el órgano de gobierno de la cadena, independiente de la dirección ejecutiva, y se encarga de tomar decisiones estratégicas "por el interés público, particularmente el de aquellos que pagan la licencia de televisión", según la ley que constituyó el BBC Trust en 2006. 
Rona Fairhead presidirá la cadena pública en tiempos de cambios y recortes, dos años antes de que caduque el acuerdo con el Gobierno por el que cobra un canon de 145 libras (183 euros) anuales a todos los hogares con televisión en el Reino Unido, su principal fuente de financiación. 
Chris Patten anunció en mayo que renunciaba a la presidencia del BBC Trust por motivos de salud, después de haber sido operado recientemente del corazón. Lord Patten fue entre otros cargos ministro conservador, comisario europeo y último gobernador colonial de Hong Kong.

Los medios de comunicación ya no son el “cuarto poder” / Marcelo Colussi *

De acuerdo a nuestra tradición occidenta la realidad es una, dada desde siempre, puesta ahí en forma indubitable a la espera que el ser humano se contacte con ella. La realidad, en definitiva, existe independientemente del sujeto que se relaciona con ella. En ese marco, la verdad, siguiendo las enseñanzas aristotélicas y los teólogos medievales, es la “adecuación del sujeto que conoce con la cosa conocida”. La cosa, la realidad, está siempre ahí a la espera que el sujeto se dirija a ella para aprehenderla, para conocerla a través de sus sentidos y la razón. Esa fue la idea dominante por dos milenios en nuestra tradición cultural, y es la concepción que sigue prevaleciendo en el sentido común. El peso está puesto en la realidad objetiva.

En el Renacimiento, con el cambio de paradigmas que comienza a tener lugar en ese momento histórico de la humanidad, la noción de la realidad va variando. Con el mundo moderno que se empieza a construir a partir del nuevo ideal de ciencia copernicana, la realidad va a pasar ser “construcción”, es decir: producto de la forma en que el sujeto se relaciona con la cosa. La realidad deja de ser una, única, inobjetable. Llegados a nuestros días con un pensamiento cada vez más centrado en el sujeto, interesa fundamentalmente el proceso de “construcción” de esa realidad. Los datos de las distintas ciencias sociales y de una epistemología que rompe vínculos con la tradición aristotélica ponen el énfasis en la relatividad de la realidad: la misma pasa a ser entendida como construcción histórica, por tanto cambiante, variada, siempre relativa. El peso, ahora, está puesto en el sujeto y en las relaciones que establece con la cosa. Así como una botella está medio vacía o medio llena, según el punto de vista, así comienza a entenderse esta nueva visión de la realidad. La verdad deja de ser un absoluto.

Todo esto nos sirve para entender que la realidad de la que queremos hablar en términos político-sociales es una realidad “construida”, no absoluta, no terminada. Lo político, en tanto la esfera donde se juegan las relaciones de poder entre grupos humanos, no es una realidad dada de antemano, única e indubitable. Esa realidad política es producto de una historia, y por tanto, es cambiante, dinámica, en perpetuo movimiento. En esa construcción, más allá de la bienintencionada idea de paz y rechazo de la violencia, el conflicto juega un papel determinante. La historia, la realidad política en definitiva, es producto de una conflictividad estructural. La realidad política tiene que ver con el juego de los poderes que se van estableciendo, los cuales están en continuo cambio. La forma en que percibimos esa realidad no es nunca ni ingenua ni neutra. Lo que sabemos de esa realidad política –que es una realidad social, por tanto determinada por factores sociales, económicos en principio, así como culturales en sentido amplio– es siempre una construcción hecha desde el ejercicio de poderes. Lo que pensamos, sabemos, decimos de esa realidad, es lo que quien detenta la mayor cuota de poder social piensa.

El pensamiento político es el reflejo de las luchas de poder que estructuran toda sociedad, y que le dan su dinámica. Este pensar, en general, ha sido patrimonio de un pequeño grupo de pensadores –en general plegados a los poderes dominantes– que piensan, organizan y dan forma a lo que luego las grandes mayorías repiten. En relación a esto, algo inédito en la historia y que viene marcando una tendencia cultural ya desde inicios del siglo XX es el papel que juegan los modernos medios masivos de comunicación. Lo que la gran mayoría piensa, o más correctamente repite en términos políticos-ideológicos, cada vez más proviene de esos medios comunicacionales: prensa escrita primero, luego radio, después la televisión con una fuerza arrolladora, actualmente toda la diversidad de medios audiovisuales: internet, videojuegos. Estos llamados “mass-media” han ido creciendo hasta convertirse en una especie de nuevo medio ambiente creando una inversión que hace que para muchas personas ya no haya otra realidad relevante que la que esos medios producen.

Según una publicación de la empresa encuestadora Gallup, estadounidense y para nada sospechosa de pensamiento crítico con ideología de izquierda, el 85% de lo que un adulto urbano término medio “sabe” hoy día de su realidad política proviene de esos medios masivos de comunicación, de la televisión ante todo. Es ya sabido, es una frase hecha –pero no por ello menos importante– aquello de “si no está en la televisión no existe”.

Esa es nuestra realidad política actual: los medios de comunicación, tradicionalmente el “cuarto poder”, han subido drásticamente de categoría. Hoy día son uno de los factores del poder mismo, construyendo la realidad político-ideológica a escala planetaria. Muy buena parte de nuestras apreciaciones sobre esa realidad son los productos prefabricados que esas usinas culturales elaboran, cada vez con mayor sutileza, con mayor esmero.

La evolución de los medios de comunicación ha estado siempre asociada a las distintas revoluciones tecnológicas, así la imprenta precedió al motor de vapor, la radio a la televisión, el ferrocarril a los automóviles, el telégrafo al teléfono, etc. De igual forma la expresión oral precedió a los manuscritos mediante el pergamino que podía mostrar texto y miniaturas ilustradas. Primero se transmitían sonidos, luego sonidos e imágenes. Hasta llegar al nuevo medio de transmisión de información, a saber: internet. Ha sido un medio que empezó transmitiendo sólo texto, luego imágenes, sonido, hasta llegar al lugar que ocupa en la actualidad.

La televisión: un ejemplo de “diosa todopoderosa” en la comunicación

Para entender este poder que detentan los medios, nos vamos a permitir hacer un pequeño recorrido por el medio de comunicación que más ha impactado a escala global en la población: la televisión. Sin dudas, ella es uno de los inventos que más ha influido en la historia de la Humanidad. Su importancia es tremendamente grande, dado que influye en los cimientos mismos de la civilización: es la expresión máxima de los medios masivos de comunicación, por tanto es parte medular de la cultura, de esta sociedad que llamamos ahora “sociedad de la información y la comunicación”. Lo es, de hecho, en forma cada vez más omnipresente, más avasallante. Sin temor a equivocarnos podemos decir que el siglo XXI será el siglo de la cultura de la imagen, de la pantalla, cultura que ya se entronizó en las pasadas décadas del siglo XX y que, tal como se ven las cosas, parece afianzarse cada vez con más fuerza sin posibilidad de retroceso. El “¡no piense, mire la pantalla!” parece haber llegado para quedarse. Hoy día esa pantalla ya no es sólo la televisión; ahí tenemos también la de los teléfonos celulares, la de las agendas electrónicas, las sofisticaciones de plasma líquido que nos invitan por todas partes a quedar anonadados. En definitiva: la imagen nos va envolviendo cada vez más siguiendo el modelo televisivo.

Cuando la televisión se masificó se inició también el debate sobre si, por fin, este medio encarnaría el sueño de educación al alcance de toda la población, información veraz y objetiva sobre la realidad mundial, cultura para todos, programas de debate, aporte a las ciencias y a las artes. Pero ya con varias décadas de desarrollo parece que ninguno de estos ideales se ha realizado (quizá a través de ningún medio sucedió, pero con la televisión menos aún).

A medida que pasa el tiempo la televisión es más criticada pero, al mismo tiempo, más consumida. Prácticamente desde su aparición misma no fue un medio informativo y educativo sino que se constituyó en objeto de entretenimiento para terminar siendo el centro de todo hogar moderno. De la misma manera en que no se piensa dos veces si se compra una cocina o una cama cuando una pareja de recién casados estrena residencia o cuando un joven se independiza, tampoco se puede dejar de pensar en comprar un televisor. Hoy día, incluso, en los hogares de clase media ya es “obligado” más de un aparato. Este objeto se ha convertido en una parte esencial de la vida de todos los seres humanos, ricos y pobres, urbanos o rurales, varones o mujeres, jóvenes o adultos. Se calcula que actualmente están funcionando no menos de 2,000 millones de aparatos televisivos, y la tendencia es seguir creciendo.

La televisión construye un mundo virtual muy especial. La fuerza de las imágenes hace que a menudo reciban un estatus de realidad superior a la realidad misma. En las modernas sociedades masificadas, aglomerándose enormes cantidades de seres humanos pero estando paradójicamente muy separados unos de otros dados los patrones de individualismo y consumismo hedonista que la sociedad actual ha impuesto –“es más fácil para la mayor parte de la gente encontrar un dinosaurio que un vecino”, dijo sarcásticamente Alain Touraine [1] –, al mirar todas esas personas las mismas imágenes en forma simultánea, la televisión consigue ser el referente más potente de validación y estandarización de la realidad. El punto de partida para entender esto es la dificultad que el sistema nervioso en su conjunto tiene para distinguir las imágenes de la realidad de las imágenes virtuales o de representación de la realidad. Por eso lloramos viendo una película de ficción o nos emocionamos con los anuncios de bebidas. El cerebro ha ido evolucionando en los organismos más complejos, incluida la especie humana, basándose en la credulidad de lo que ve. Todo el mundo sabe que añadir una imagen a una noticia cualquiera le confiere un carácter de más veracidad. Las informaciones icónicas producen en el cerebro la sensación de ser algo intrínsecamente creíble. A lo largo de la evolución no ha sido necesario desarrollar la capacidad de discriminar las imágenes virtuales de las reales, puesto que las primeras no existían o eran poco relevantes (espejismos, reflejos en el agua). La aparición de la realidad virtual cambió en muy buena medida la historia humana.

La memoria aún tiene más dificultades para distinguir la procedencia de las imágenes mentales que posee. ¿De dónde me viene la idea que tengo de la nieve viviendo en el trópico, de mi experiencia o de las películas que he visto? Y la idea de la Edad Media, ¿de mi imaginación, de los textos que he leído o de las imágenes que he visto? ¿Y la idea de un sindicalista? ¿La de los indígenas? ¿Y la de la guerra? ¿Cómo llegamos a los conceptos de los “buenos” y los “malos”? (los primeros, siempre blancos; los segundos: negros, indios, musulmanes). Es necesario insistir en esto: la televisión influye más sobre la Humanidad que todo el arsenal nuclear. La televisión crea la realidad cultural en la que nos desenvolvemos, hoy día con más fuerza que la familia, las iglesias o la escuela formal.

La dificultad para distinguir entre imágenes reales y virtuales, junto con el aislamiento social y la cantidad de tiempo dedicado a ver la televisión (en promedio: dos horas diarias un adulto y cuatro horas y media un niño) borra las fronteras entre realidad y ficción e invierte el referente para conocer quiénes somos, cómo es la realidad y cuál es el mundo deseable. Por supuesto, a los círculos que detentan el poder esto les viene como anillo al dedo. Por eso, seguramente, se dio el crecimiento exponencial de la televisión como pocos, o como ningún otro avance científico del siglo XX. Y en esa línea se hallan todos los dispositivos audiovisuales; el internet ya se perfila como, sino que ya es, uno de los núcleos principales en torno al que se tejerá la vida para el siglo XXI.

Para mantener la atención, el negocio televisivo transforma todo lo que trata en espectáculo, en show, para decirlo en la lengua dominante. El discurso político, el conocimiento, el conflicto, el temor, la muerte, la guerra, el sexo, la destrucción pasan a ser fundamentalmente espectáculo, comedia, show farandulesco. El espectador es acostumbrado a ver el mundo sin actuar sobre él. Al separar la información de la ejecución, al contemplar un mundo mosaico en el que no se perciben las relaciones, se crea un estado de aturdimiento, indefensión y modorra en el que crece con facilidad la parálisis social. Como tecnología de implantación de imágenes en el sistema nervioso central, la televisión permite hablar directamente al interior de la subjetividad de millones de personas y depositar en ella imágenes (que difícilmente se pueden modificar) capaces de lograr que la gente haga lo que de otra manera nunca hubiera pensado hacer.

(No olvidemos la ley de Galbraith (1958): “se publicita lo que no se necesita” [2] ). ¿Cómo conseguir suprimir las numerosas maneras diferentes de comer que había en los distintos territorios y culturas y sustituirlas (en una tercera parte del planeta) por unas hamburguesas o un vaso de bebida gaseosa? Sólo una tecnología como la televisión es capaz de lograrlo con la eficacia mostrada en el escaso margen de pocas generaciones, cosas que no logró ninguna iglesia ni ningún partido político. Aunque la televisión se inventó en los años 20 del pasado siglo, se desarrolló como tecnología de implantación masiva de imágenes coincidiendo con el período de mayor bonanza y acumulación capitalista tras la segunda guerra mundial, liderada por la gran potencia hegemónica de ese entonces: Estados Unidos.

Hacia una cultura de la imagen

La cultura audiovisual que la televisión, y hoy día los otros medios digitales (videojuegos, internet), han ido creando una cultura donde se invierte la evolución de lo sensible a lo inteligible, alterando la relación entre entender y ver, distorsionando en buena medida la comprensión del mundo, dificultando la capacidad de abstracción, y por tanto, de actuar sobre la realidad. La Humanidad no es “más tonta” desde que ve televisión, sin dudas; pero es más manejable, más manipulable. El primado de la imagen lo permite.

El video-dependiente término medio, de televisión o de las nuevas tecnologías que entronizan la imagen –es decir: cada vez más gente en el planeta– tiene menos sentido crítico que quien no depende casi exclusivamente de las imágenes como fuente de conocimiento, de quien lee y piensa reflexivamente, críticamente. Es mucho menor el esfuerzo de ver que el de leer. Consideremos cómo es dejarse llevar por imágenes: se suceden unas a otras, el orden está fijado, se trata fragmentariamente cada tema y no hay espacio para reflexionar (es decir: para darle vueltas al asunto, para examinar el contexto global en que se produce un acontecimiento, integrarlo con otros aspectos de la realidad con los que interactúa, darse el tiempo para pensar en futuras acciones en relación al material recibido por los sentidos). Pero de todos modos es incorrecto achacar nuestros males y esta cultura “light” del “no piense y mire pasivamente” al avance tecnológico. Las nuevas tecnologías modelan las problemáticas y perfilan cambios en la constitución subjetiva, sin dudas; sin embargo el poder de creación, de innovar, de formar y participar en los procesos de transformación social sigue siendo exclusivamente responsabilidad nuestra, y como siempre, el vínculo interpersonal es el factor determinante en el desarrollo y uso de las potenciales capacidades intelectuales. La tecnología nos condiciona, pero el proyecto antropológico de base (“político”, si preferimos decirlo de otro modo) es el que decide cómo y para qué se usa ella. En otros términos: la ciudadanía sigue siendo lo fundamental, más allá de la tecnología que se utilice.

Vale aclarar muy enfáticamente que la “culpa” de los males del mundo no es de la televisión ni de los medios de comunicación en general, de esta tendencia al consumo de imágenes, de los medios digitales (televisión y toda la parafernalia que le sigue, el internet, la pantalla de los teléfonos celulares inteligentes y de los medios que podrán venir en un futuro en esta línea). También ellos, como instrumentos de enorme penetración, pueden servir para otros fines: para ampliar nuestro conocimiento, para mejorar nuestra condición. También la televisión, o los medios de comunicación en general, pueden ser un arma liberadora. De todos modos, las experiencias conocidas hasta la fecha abren algunos interrogantes.

Esto nos lleva a replantear la cultura de la imagen que está en la base de toda esta proliferación de medios masivos que cada vez van imponiéndose más. Como dijo Zbigniew Brzezinsky (1968) [3]: “En la sociedad actual el rumbo lo marca la suma de apoyo individual de millones de ciudadanos incoordinados que caen fácilmente en el radio de acción de personalidades magnéticas y atractivas, quienes explotan de modo efectivo las técnicas más eficientes para manipular las emociones y controlar la razón”. En otros términos: los medios de comunicación al servicio de los proyectos dominantes, de los poderes fácticos.

La Humanidad no es más tonta desde que ve televisión, se decía más arriba, pues el núcleo del problema no está en el consumidor sino en el productor. Lo que se busca enfatizar ahora es que ese productor de imágenes es cada vez más también un gran poder político. En los años 60 del pasado siglo el padre de la semiótica, el italiano Umberto Eco, decía que “quien detente los medios de comunicación detentará el poder” [4]. Evidentemente, viendo cómo marchan las cosas actualmente, no se equivocaba.

Vale la pena aquí recordar lo dicho por el nazi Joseph Goebbels, padre de la manipulación mediática moderna: “¿A quién debe dirigirse la propaganda: a los intelectuales o a la masa menos instruida? ¡Debe dirigirse siempre y únicamente a la masa! (...) Toda propaganda debe ser popular y situar su nivel en el límite de las facultades de asimilación del más corto de alcances de entre aquellos a quienes se dirige [¿niño de seis años?]. (…) La facultad de asimilación de la masa es muy restringida, su entendimiento limitado; por el contrario, su falta de memoria es muy grande. Por lo tanto, toda propaganda eficaz debe limitarse a algunos puntos fuertes poco numerosos, e imponerlos a fuerza de fórmulas repetidas por tanto tiempo como sea necesario, para que el último de los oyentes sea también capaz de captar la idea” [5].

No hay ninguna duda que la inmediatez y unidireccionalidad de los mensajes audiovisuales, de los que la televisión es el principal exponente, junto al cine, la foto, el internet o los videojuegos, generó una cultura de la imagen que hoy pareciera muy difícil, si no imposible, revertir. En la dinámica humana la conducta reiteradamente repetida termina creando hábito (“algunos puntos fuertes poco numerosos se imponen a fuerza de fórmulas repetidas” enseñaba el ministro de Propaganda del Tercer Reich. Igual que la intuición de Eco, tenía razón). La cultura de la imagen que hace años viene repitiéndose con fuerza creciente ya creó un hábito en todas las capas sociales en estas últimas generaciones, y hoy por hoy pareciera imposible desarmarla. Pero en esa cultura anida un límite intrínseco, quizá imposible de ser franqueado: no importa el tipo de programa televisivo que se presente, siempre el mirar la pantalla no permite una actitud crítica como sí posibilita, por ejemplo, la lectura. De todos modos, esa cultura de la imagen no parece que vaya a desaparecer. Por el contrario, llegó para quedarse, y ya ha formado un nuevo sujeto, que será con el que habrá que contar de aquí en más.

La actual cultura mediática (audiovisual en lo fundamental) es la que cada vez más viene condicionando el pensamiento político. Por eso el comunicador social tiene una cuota de poder tan importante en sus manos: sépalo o no, es un vehículo de capital influencia por el que se va creando la ciudadanía, la opinión pública, la ideología. “Pensamos” política e ideológicamente en términos pasivos lo que el “espectáculo mediático” nos presenta, sin mayores cuestionamientos: que “los musulmanes son todos unos fanáticos terroristas”, que “los narcotraficantes constituyen el nuevo demonio que mueve la política en nuestros narco-Estados latinoamericanos”, que “las “temibles” maras son el principal problema de Centroamérica”, que “Osama Bin Laden manejaba buena parte del mundo desde una tenebrosa cueva en las montañas de Afganistán”, que estamos mal porque “los políticos corruptos se roban todo”. Y también, sin formulaciones críticas al respecto, que “la democracia” es un bien en sí mismo, que los países exitosos son tales porque han abrazado la democracia. Nuestro pensamiento, recordémoslo una vez más, muchas veces se moldea por poderes hegemónicos que imponen “lo que se debe pensar”. En el ámbito académico eso es descarnadamente cierto también, aunque debería ser el lugar de la crítica por excelencia. La cultura de la imagen lo barre todo: el “copia y pega” pareciera haber llegado para quedarse. ¿Y no son sino eso los noticieros que nos llenan la cabeza de “información”: copia de lo que se muestra en las pantallas de los dispositivos digitales y repetición acrítica?

El actual mundo globalizado, la “aldea global” como se le ha dado en llamar (McLuhan), en forma creciente es regido por un pensamiento único, en muy buena medida vehiculizado por los medios masivos de comunicación, y en especial los audiovisuales. En términos políticos –o dicho de otro modo: en términos de ciudadanía– esa globalización viene a uniformar puntos de vista, a tener parámetros universalmente compartidos. Ahora bien: si se habla de “globalización” debe entenderse bien de qué se trata.

Retos actuales ante el nuevo escenario de la comunicación digital y global

Se entiende por “globalización” el proceso económico, político y sociocultural que está teniendo lugar actualmente a nivel mundial por el que cada vez existe una mayor interrelación económica entre todos los rincones del planeta, por alejados que estén, gracias a estas tecnologías que han borrado prácticamente las distancias permitiendo comunicaciones en tiempo real, siempre bajo el control de grandes corporaciones multinacionales. En realidad, la globalización propiamente dicha comienza con la expansión del naciente capitalismo de Europa cuando sale a “conquistar” el mundo, allá por inicios del siglo XVI. Ahí verdaderamente comienza a hacerse global, mundial, planetario en sentido estricto, todo el sistema económico, y por tanto, su impronta político-cultural. Conquistadores europeos, con mano de obra esclava africana, sojuzgan a pueblos americanos, sentando las bases para una homogenización de toda la “aldea global”. Pero es recién ahora, con el final de la Guerra Fría, que el sistema capitalista puede sentirse abiertamente triunfador y dueño de toda la escena mundial. Ahora es cuando puede decirse que la globalización triunfó.

Esa globalización que se vive actualmente (económica, política y cultural) es el caldo de cultivo donde las nuevas tecnologías de la información y la comunicación son el sistema circulatorio que la sostiene, haciendo parte vital de la nueva economía global centrada básicamente en la comunicación virtual, en la inteligencia artificial y en el conocimiento como principal recurso, todo lo cual permite el nuevo capitalismo financiero, hiper concentrado en poquísimas manos, superando a los Estado-nación modernos.

Las nuevas tecnologías digitales, más allá de la explosión con que han entrado en escena y su consumo masivo siempre creciente, no benefician por igual a todos los sectores. “En América Latina la presencia o el desarrollo de una SIC [sociedad de la información y la comunicación] está más ligada a la consolidación de grandes consorcios multinacionales del audiovisual que a la incorporación de la convergencia a los procesos productivos. Esto último se ha polarizado en un sector capaz de desmaterializar la economía, en tanto que sobrevive otro gran sector que permanece al margen de los cambios tecnológicos y continúa trabajando dentro de un esquema de producción clásico, ayudado de herramientas que también podríamos definir como clásicas. En nuestros países sólo un sector de la población (muy probablemente el que acumula el consumo tecnológico de distintas generaciones), es la que se ha incorporado efectivamente al proceso de producción ligado a la información y el conocimiento” [6] .

La repetida insistencia en relación a las maravillas de las nuevas tecnologías digitales de la información y la comunicación, en realidad puede tener mucho de espejismo manipulado desde los grandes centros de poder que se benefician de ellas, de su comercialización y de su uso como mecanismo de control a escala planetaria. El hecho de que en cierta forma la utilización de las tecnologías de la información y la comunicación pueda facilitar las cosas en ciertos aspectos para las grandes mayorías, no es efectivo si no se terminan con los problemas estructurales, con las brechas sociales enormes que siguen siendo el paisaje cotidiano: el hambre, la exclusión crónica, el analfabetismo, las enfermedades curables, el racismo. Pese a este portento de las tecnologías de la inteligencia artificial, el hambre sigue siendo uno de los principales problemas del mundo. ¡Siglo de la hiper tecnología… y nos seguimos muriendo a causa del hambre! Simplemente bochornoso.

No está demostrado que por el hecho de utilizar alguna de las nuevas tecnologías digitales se elimine automáticamente la exclusión social o se termine con la pobreza crónica. De todos modos, sabiendo que estas herramientas encierran un enorme potencial, es válido pensar que no disponer de ellas propicia la exclusión, o la puede profundizar. Visto que la red de redes, el internet, es la suma más enorme nunca antes vista de información que pone al servicio de la humanidad toda una potente herramienta de comunicación, no acceder a él crea desde ya una desventaja comparativa con quien sí puede acceder. De todos modos, el desarrollo propiamente dicho, el aprovechamiento efectivo de las potencialidades que abren las nuevas tecnologías comunicacionales, no se da por el sólo hecho de disponer de una computadora, de hacer uso de las redes sociales o de un teléfono celular de última generación, o de una consola de videojuegos, tan a la moda hoy día. Los videojuegos, valga agregar, que cada vez comienzan a ser jugados desde las más tempranas edades (2 o 3 años), bastante poco amigables para los adultos –los que no han crecido en esta cultura cibernética– funcionan como “verdaderas propedéuticas informales para el acercamiento amistoso y lúdico a los aparatos electrónicos. […] Ese tiempo invertido los acerca sin reparos mayores a la manipulación de aparatos de tecnología digital” [7]

Después de varios años de “acostumbramiento”, ya desde niños, los jóvenes encuentran como algo absolutamente natural, y más aún: imprescindible, el mundo de las tecnologías de la información y la comunicación. El consumismo está ya puesto en marcha, y la obsolescencia programada hará que cada cierto tiempo haya que reemplazar el equipo en cuestión. Obviamente todos estos aparatos podrán ser “bonitos”, pero no dejan de ser instrumentos, útiles, herramientas. La diferencia fundamental no la hacen los instrumentos, sino los sujetos que los utilizan.

Lo que sí hace la diferencia es la capacidad que una población pueda tener para aprovechar creativamente estas nuevas formas culturales. Si el internet “ha transformado la vida”, como tan insistentemente dice cierto pensamiento dominante (desde una perspectiva más mercadológica que crítica, terminando por constituirse en “mito”, en manipulación mediática), ello permite descubrir el porqué de esa tenaz repetición: está claro que alimenta muy generosamente a quienes lucran con su comercialización.

En realidad, con el comercio expandido por todo el orbe nació la globalización. Hoy asistimos a su entronización cultural, basada en muy buena medida en tecnologías que unen el mundo a velocidades vertiginosas, pero como se dijo en alguna ocasión: la globalización comenzó la madrugada del 12 de octubre de 1492, cuando Rodrigo de Triana pronunció su grito de ¡tierra!

Entre los íconos de esta globalización se inscribe también el mercado como punto máximo del desarrollo y “la democracia” como expresión superior de la organización política. Los medios masivos de comunicación, cada vez más globalizados y concentrados, juegan un papel clave en la expansión de este fenómeno y de sus mitos. Hoy día, la ciudadanía (ciudadanía global, ciertamente) es moldeada cada vez más por ellos.

Ese proceso de homogenización político-cultural y el papel que en él pueden jugar los medios masivos de comunicación, se perfilaba ya algunas décadas atrás; así, por ejemplo, el Informe McBride de UNESCO del año 1980 lo expresaba explícitamente: “La industria de la comunicación está dominada por un número relativamente pequeño de empresas que engloban todos los aspectos de la producción y la distribución, las cuales están situadas en los principales países desarrollados y cuyas actividades son transnacionales. (…) Se deben adoptar medidas encaminadas a ampliar las fuentes de información que necesitan los ciudadanos en su vida cotidiana. Procede emprender un examen minucioso de las leyes y reglamentos vigentes para reducir las limitaciones, las cláusulas secretas y las restricciones de diversos tipos en las prácticas de información. (…) Con harta frecuencia se trata a los lectores, oyentes y los espectadores como si fueran receptores pasivos de información” [8].

Sin dudas, el rol de los medios abre interrogantes sobre su aporte a la consolidación de la democracia genuina. Como dice Marcial Murciano: “El papel de árbitro que siempre ha mantenido el Estado en la moderna democracia se reduce y el mercado, ordenado ahora por los nuevos líderes empresariales, no asegura ninguno de los principios redistributivos que la democracia contemporánea debe asegurar al ciudadano que ahora debe situarse en un plano local y mundial al mismo tiempo. Probablemente más que en ningún otro período de nuestra historia reciente se hace necesario abrir un nuevo debate político-cultural sobre la posición de dominio y control de los actores económicos sobre el sistema de los medios, en el nuevo contexto de la democracia participativa y la globalización. Sin dudas son tiempos de nuevas exigencias para las políticas de comunicación democrática” [9].

Más allá de todo el despliegue científico-técnico con que nos movemos como sociedad globalizada que entró en la modernidad –todos tenemos teléfono celular, el internet es un hecho, todos directa o indirectamente consumimos petróleo… ¿es eso el progreso?– en el ámbito ideológico-político seguimos apegados a mitos, a frases hechas, a estereotipos: ¿qué diferencia la creencia de cualquier mito popular (fantasmas, hadas mágicas, personajes mitológicos, etc.) de los mitos en torno a la democracia? Y los medios masivos de comunicación, en vez de ser críticos al respecto, los alimentan generosamente.

La ética del comunicador

Un comunicador social dispone de un acceso y poder de convocatoria sobre la población como no lo tienen otros profesionales. Quiera que no, es un formador de opinión, de ciudadanía. Hoy, con la importancia definitoria de los medios de comunicación en nuestras sociedades masificadas, es un agente vital en la reproducción de pautas socio-culturales. O, también, un agente fenomenal para el cambio de esas pautas.

Si bien es cierto que la actual cibercultura abre la posibilidad de una cierta liviandad, de un pensamiento icónico muchas veces nada reflexivo, también da la posibilidad de acceder a un cúmulo de información y a nuevas formas de procesar la misma como nunca antes se había dado, por lo que estamos allí ante un fabuloso reto.

La cultura digital que ha llegado con una fuerza avasalladora, sin precedentes, presenta un gran desafío: obviamente, en tanto tecnología, no es ni “buena” ni “mala”. Plantearlo en esos términos es sumamente reduccionista. Pero no se puede dejar de considerar cómo funciona, quién la maneja, qué papel juega para los grandes poderes globales como negocio y como mecanismo de control social. O también como contra-mensaje, como contra-poder. La posibilidad de construir ahí un espacio alternativo está servida. Se trata de ver cómo hacerlo.

No debe dejarse de tener en cuenta que se han abierto ciertos canales para una relativa democratización de la información. En cierto sentido, todos podemos dejar nuestra marca en la red de redes, decir, transmitir, denunciar, hacer evidentes ciertas cosas. Pero hay que cuidarse de no caer en la ilusión de creer que los cambios sociales son sólo cuestiones de modernización tecnológica. La tecnología, si no está al servicio de la causa del Ser Humano como especie, sigue siendo un mecanismo de dominación. La comunicación social y todo su creciente arsenal tecnológico deben servir para fomentar desarrollo genuino, para afianzar la democracia de base, para buscar el bienestar para todos, y no estar al servicio de ninguna opresión. Si no es así, se termina convirtiendo en cómplice (¡o en actora principal!) de la explotación. Es por eso que decíamos que los comunicadores ya no son el “cuarto poder”: constituyen uno de los principalísimos poderes dominantes del mundo.

Ahora bien: el comunicador social no es neutro; de hecho, desempeña un papel muy importante en la conformación de ciudadanía, y siempre está tomando partido, tiene una posición, está ubicado con los pies sobre la tierra. Es imposible pedir “objetividad” como generalidad, como un bien en sí mismo. “La objetividad no existe en ningún aspecto de la vida, ni del periodismo de ningún lugar del mundo. En tantos seres sociales formados por una historia, un contexto y una mirada del mundo particular, única e irrepetible, resulta imposible creer que puede haber una mirada objetiva sobre un hecho, acontecimiento o relato”, afirma Natalia Locco [10] . En todo caso, siguiendo a Victoria Camps: “lo que el buen informador debe proponerse, no es tanto ser objetivo cuanto creíble” [11].

Ahí estriba el asunto crucial de su misión profesional: ser serio, ético, tener sentido crítico, saberse agente formador de las grandes multitudes a quien se dirige. El conocimiento técnico, por más excelente que sea, no es ninguna garantía de una buena práctica, de un buen ejercicio profesional. Para ello es imprescindible contar con un proyecto humano, social, político en su sentido más amplio.

En relación a lo anterior Ignacio Ramonet expresa: “En estos tiempos de globalización neoliberal, la información se ha convertido en uno de los problemas principales de la democracia (…) Se puede hacer un paralelismo con lo sucedido con la alimentación. Había escasez de alimentos –y sigue habiendo en algunos países–, luego la revolución agraria permitió producir en abundancia. Hoy sabemos que muchos de los alimentos son tóxicos, pueden envenenarnos (el caso de la "vaca loca" por ejemplo). Lo mismo sucede con la información; está contaminada. Hay que crear una ecología de la información para limpiarla, para que se respete la verdad, para mejorar la calidad informativa y así mejorar la calidad de la democracia” [12].

Debe quedar claro que nadie tiene el poder absoluto para cambiar todo un entramado social o para impedir sus cambios en forma terminante. Las transformaciones, las mejoras en la calidad de vida, las mutaciones son procesos complejos, largos, muy arduos. Cada quien aporta su grano de arena al respecto. Quienes abrazan la profesión de comunicar tienen, sin duda, un privilegio especial: su accionar influye de un modo más profundo que otros en ese proceso. Por eso hay que tener muy claro los principios éticos con los que deben manejarse. Más allá de la imperiosa necesidad de trabajar para asegurar la propia subsistencia, la disyuntiva que se plantea es: ¿se trabaja para continuar con este sistema o para proponer otro?

(*) Psicólogo y filósofo

Bibliografía

Annan, K. (2003). “Discurso inaugural de la primera fase de la Cumbre
Mundial sobre la Sociedad de la Información, Ginebra.

AUSJAL. (2011) “La cultura juvenil en la universidades de AUSJAL”.
Caracas. AUSJAL.

Brzezinsky, Z. (1968). “The Technetronic Society”, en Encounter, Vol.
XXX, No. 1.

Centro Knight para el Periodismo en las Américas. (2009) “El impacto
de las tecnologías digitales en el periodismo y la democracia en
América Latina y el Caribe”. Austin, Texas Centro Knight.

Crovi, D. (2002). “ Sociedad de la información y el conocimiento.
Entre el optimismo y la desesperanza”, en Revista mexicana de Ciencias
Políticas y Sociales. México. Año XLV, N°. 185, mayo-agosto de 2002,
Facultad de Ciencias Políticas y Sociales, UNAM.

Del Pino, Julio; Duaso, A. y Martínez, R. (2001) “Prácticas de ocio,
cambio cultural y nuevas tecnologías en la juventud española de fin de
siglo”. Madrid. Opiniones y Actitudes N°. 37.

Eco, U. (1968) “Para una guerrilla semiológica”. Artículo reproducido
en el libro de Eco, La estrategia de la ilusión, Lumen/de la Flor,
1987. Barcelona.

Fernández Collado, C. y Galguera García, L. (2008) “La comunicación
humana en el mundo contemporáneo”. México. Ed. McGraw-Hill.

Galbraith, J. “La sociedad opulenta”. (2008). Barcelona: Editorial Ariel.

García Canclini, N. (1995) “Consumidores y ciudadanos. Conflictos
multiculturales de la globalización”. México. Ed. Grijalbo.

Habermas, J. (1999) “Teoría de la acción comunicativa”. Barcelona. Ed. Taurus.

Majfud, J. (2011). “La muerte del individuo. El individuo virtual y
sus identidades”. Disponible en
http://majfud.org/2011/01/24/la-muerte-del-individuo/

Murillo García, J.L. (2008) “ Sociedad digital y educación: Mitos
sobre las Nuevas Tecnologías y mercantilización del aula”. Disponible
en http://edicionessimbioticas.info/Sociedad-digital-y-educacion-mitos

Naciones Unidas (2005). “World Youth Report 2005. Young People today,
and in 2015”.

Reguillo, R. (2000) “Emergencia de culturas juveniles. Estrategias del
desencanto”. Buenos Aires: Edit. Norma.

Ramonet, I. “Una reflexión sobre los medios y la democracia”. Versión
digital disponible en: http://www.rebelion.org/noticia.php?id=118309

Roszak, Th. (2005). “El culto a la información. Un tratado sobre alta
tecnología, inteligencia artificial y el verdadero arte de pensar”.
Barcelona. Ed. Gedisa.

Sartori, G. (1997) “Homo videns. La sociedad teledirigida”. Barcelona.
Ed. Taurus

Touraine, A. (1998) “La transformación de las metrópolis”. Disponible
en http://www.carlosmanzano.net/articulos/Touraine02.htm

Urresti, M. (2008) “Ciberculturas juveniles”. Buenos Aires. La Crujía Ediciones.

Wolton, D. (2000) “¿Internet, y después? Una Teoría Crítica Sobre los
Nuevos 'Media'”. Barcelona. Ed. Gedisa.

Notas

[1] Touraine, A. La transformación de las metrópolis. Versión digital
disponible en: http://www.carlosmanzano.net/articulos/Touraine02.htm

[2] Galbraith, J. La sociedad opulenta. (2008). Barcelona: Editorial Ariel.

[3] Zbigniew Brzezinsky, The Technetronic Society, en Encounter, Vol.
XXX, No. 1 (enero de 1968).

[4] Eco, U. (1968) Para una guerrilla semiológica. Artículo
reproducido en el libro de Eco, La estrategia de la ilusión, Lumen/de
la Flor, 1987. Barcelona.

[5] Goebbels, J. En un artículo publicado el 30 de abril de 1928 en
“Der Angriff”, órgano de prensa del Nacional Socialismo.

[6] Crovi, Diana. “ Sociedad de la información y el conocimiento.
Entre el optimismo y la desesperanza”. UNAM. México, 2002.

[7] Urresti, M. “Ciberculturas juveniles”. La Crujía Ediciones. Buenos
Aires, 2008.

[8] UNESCO. “Un solo mundo, voces múltiples. Comunicación e
información en nuestro tiempo”. Fondo de Cultura Económica. México,
1993

[9] Murciano M. (2005) Nuevos conglomerados mediáticos y libertad de
expresión: grupos de comunicación, democracia y política de
comunicación. En CICom: Comunicación, democracia y ciudadanía. Centro
de Investigación en Comunicación, Escuela de Comunicación, Universidad
de Puerto Rico. Puerto Rico.

[10] Locco, N. En Sabina Finck: El dilema de la objetividad. Versión
digital en: http://catedragauna.com.ar/el-dilema-de-la-objetividad/

[11] Camps, V. En Rodríguez, B.: Una información libre es tan
necesaria como el agua o el aire para los seres vivos. Versión digital
en: http://www.barahonainformativo.com/2012/01/una-informacion-libre-es-tan-necesaria.html

[12] Ramonet, I. Una reflexión sobre los medios y la democracia.
Versión digital disponible en:
http://www.rebelion.org/noticia.php?id=118309


http://www.rebelion.org/noticia.php?id=188827&titular=los-medios-de-comunicaci%C3%B3n-ya-no-son-el-%E2%80%9Ccuarto-poder%E2%80%9D-