viernes, 12 de junio de 2009

El diario catalán 'La Vanguardia' aprovecha la crisis para aligerar una plantilla envejecida

BARCELONA.- La dirección de la empresa La Vanguardia Ediciones SL, perteneciente al Grupo Godó, ha presentado un Expediente de Regulación de Empleo (ERE) para extinguir 90 contratos de trabajo del área de Administración y Gestión. Se abre ahora un periodo de un mes, según marca la ley, para negociar las condiciones de este ERE con la mediación de la autoridad laboral.

Según cuenta e-Notícies, el Comité de Empresa, y los trabajadores del diario informan en un comunicado que "nos oponemos frontalmente a este ERE porque tenemos el convencimiento jurídico de que es ilegal ya que no se dan en la empresa ninguna de las tres circunstancias, económica, organizativa y productiva, para justificar esa decisión".

"Un solo año de leves pérdidas económicas, tras quince consecutivos de ganancias y con un Grupo Godó que sigue con beneficios, no justifica que se quiera despedir al 70% de la plantilla de administración (casi el 33% de todo el diario). ¿Se imaginan que todas las empresas del país actuaran como La Vanguardia? El nivel de paro sería inasumible" añaden.

También consideran que "el ERE es además innecesario y perjudicial para el diario. En unos momentos de crisis en que la competitividad con otras empresas es muy elevada y es más necesaria que nunca la colaboración de todos, el Grupo Godó se lanza a una aventura que no hará más que dañar la imagen de la cabecera".

A los trabajadores no se nos deja otro camino más que explicar ese burdo intento de vaciar La Vanguardia para trasladar el trabajo a otras empresas con sueldos y condiciones laborales muy inferiores.

No nos queda más remedio que explicar las trampas financieras que justifican los beneficios del Grupo Godó en detrimento de La Vanguardia. O recordar que durante un año ya se han prejubilado voluntariamente más de cien trabajadores (periodistas y administrativos), pero ahora se pretende hacerlo en condiciones mucho peores y de forma obligada".

También explican que "según la propuesta presentada hoy, la empresa establece dos tipos de bajas definitivas: Prejubilaciones, a las que tendrían acceso los trabajadores que hubieran cumplido los 56 años a 31 de julio de 2009. El plan garantiza el 50% del último salario neto hasta que el trabajador llega a la prejubilación (en general a los 61 años) y durante este tiempo la empresa financiaría el convenio especial de la Seguridad Social".

Las otras baja serían las indemnizadas, en las que la oferta inicial es una indemnización de 30 días de salario por cada año de servicio con un límite máximo de 15 mensualidades". "Además la dirección se compromete a contratar una empresa de recolocación para facilitar contratos en terceras empresas".

Ante un ERE inmoral, los trabajadores tenemos el deber de explicar a la sociedad en general y al resto de medios de comunicación la actitud prepotente y oportunista de la dirección de La Vanguardia y el Grupo Godó que aprovecha la crisis para liquidar su capital humano.