martes, 21 de julio de 2009

Gustavo Azócar Alcalá: “A crear el periodismo clandestino en Venezuela”

CARACAS.- Gustavo Azócar Alcalá puede dar ejemplo de la persecución política y el ataque al periodismo de investigación. Alza su voz cuando desde el Gobierno nacional arrecia la campaña de descrédito a los comunicadores críticos en Venezuela.

Ahora es redoblada la cruzada para controlar la actuación de los medios de comunicación, este periodista y ex candidato a la Asamblea Nacional y a la Gobernación del Táchira, alza la voz para dar frente a las pretensiones del gobierno del presidente Hugo Chávez.

La semana pasada estuvo en Maracaibo para participar en el foro Democracia, descentralización y desarrollo organizado por la Universidad del Zulia. En exclusiva habló con La Verdad y fijó posición ante la situación de la empresa informativa venezolana.

Imputado desde hace más de nueve años por presuntamente cometer delitos de estafa, lucro ilegal y falsificación de documentos, Azócar enfrenta de nuevo su proceso legal, que espera tenga fin antes que termine este mes. En mayo de este año el juzgado Primero de Juicio del estado Táchira liberó una boleta de notificación para iniciar el juicio en su contra.

A Gustavo Azócar se le abrió una investigación en el año 2006 por supuestamente estar involucrado en unos contratos de publicidad de la empresa Nuevo Perfil Comunicación Integral con la Lotería del Táchira. La propietaria de la empresa señaló en varias oportunidades, ante los tribunales, que Azócar no tiene relación con los contratos que se firmaron entre ambas compañías.

“Ya estoy cansado, agotado, fundido de tener nueve años soportando esta persecución, este acoso”, expresó el comunicador al tiempo que aseguró estar “tranquilo” con los resultados que hasta ahora ha arrojado el juicio: “No han logrado probar nada y estoy seguro que no van a probar absolutamente nada, porque la verdad está de nuestro lado y lo vamos a demostrar”.

Pero, sobre sus hombros admite cargar el pesar de casos como el del ex alcalde de Maracaibo, Manuel Rosales, los comisarios de la Policía Metropolitana y el general Raúl Baduel. “Esto más que un juicio jurídico es un juicio político. El temor que tenemos es que a la hora de tomar decisiones, los jueces no se vayan por lo jurídico sino que se vayan por lo político”.

Aseguró que el Poder Judicial en el estado Táchira está bajo presiones del Partido Socialista Unido de Venezuela (PSUV). “La señora Iris Varela y Ronald Blanco La Cruz intentan torcer el rumbo de la decisión”, señaló.

Ante el escenario comunicacional que atraviesa Venezuela, Azócar calificó de “zarpazo a la libertad de expresión”, las medidas que recientemente se han aprobado desde el Ejecutivo. “Que un ministro anuncie que de un solo porrazo va a acabar con 285 emisoras de radio es un golpe a la Constitución, a la propiedad privada, al derecho a la información y a la libertad de expresión”.

Fustigó la decisión del titular de Diosdado Cabello, Ministerio de Obras Públicas y Vivienda, a quien le exigió que rinda cuentas sobre el destino de las emisoras de radio sancionadas. “¿Se las va a entregar al PSUV o a los empresarios testaferros que tienen? ¿Van a empezar a funcionar como funciona el canal 8, que muestra solo la realidad de Alicia en el País de las Maravillas?”.

De un periodismo necesario no para el Presidente sino para la sociedad, es de lo que habló Azócar, para quien es preciso romper con la hegemonía comunicacional que mantiene el Gobierno, retomando prácticas ya olvidadas: “Tenemos que empezar a crear un periodismo clandestino (…) es el periodismo que va a sustituir y va a ayudar a combatir la dictadura de Hugo Chávez”.