viernes, 11 de febrero de 2011

La televisión afronta los cambios con el reto de llegar a la generación de internet

VALLADOLID.- La televisión se encuentra digiriendo los cambios que se han producido en el último año y medio, con el reto de llegar a la generación de internet y de los dispositivos móviles, esa que ya está acostumbrada a estos nuevos soporte, a los que ahora habrá que adaptar contenidos y medición de audiencias. 

Estas son algunas de las conclusiones del Seminario de Televisión de Aedemo, cita anual de expertos en televisión, publicidad y audiencias, que ha concluido hoy en Valladolid con una mesa redonda sobre el futuro que le espera a este medio, con el sugerente título de si ese viaje será circular o espiral.
El director general de Radiotelevisión Castilla y León, televisión anfitriona del seminario, Óscar Campillo, ha explicado que "nadie tiene muy claro que va a ocurrir, lo que si parece, según los debates de estas jornadas, es que se van multiplicar los formatos".
"La televisión -ha proseguido- tiene un problema con la gente más joven, que ya no ve la televisión en la televisión, sino que utiliza móviles, ordenadores y otros dispositivos, y el reto va a ser llegar a esas personas que tienen ahora 18 o 25 años y que dentro de diez años van a ser el objetivo de cualquier cadena".
"No se tiene muy claro que va a ocurrir, salvo que hay que modernizarse, invertir y llegar a ellos por los medios que utilizan", ha resumido Campillo.
En el mismo sentido, otro de los participantes en la mesa redonda, el director general de Europroducciones TV, Carlo Boserman, ha ironizado, en declaraciones a Efe, sobre ese futuro circular, espiral o de "en busca del arca perdida", ya que no se sabe "todavía" hacia donde va.
"La realidad es que estamos viviendo un cambio desde hace año y medio que no hemos digerido, que estamos en fase de digestión, porque hay muchos cambios, cambios estructurales, de método, en la audiencia, muchísimos cambios, que si se suman a que hay una gran crisis eso se vuelve exponencial", ha planteado.
"Si es circular o espiral no lo se, lo que si se es que la televisión no va a ser como la que hacíamos antes" ya que va a tener distintas "formas de hablar", aunque "como se haga eso, ese el gran cambio" pendiente.
Para el productor de El Gran Prix, "habrá multiplaforma o multisoporte, seguramente, faltarán unos años, pero seguramente, ya que hay una entrada muy fuerte de internet y de las nuevas tecnologías, que va a hacer que los contenidos pasen ahí, pero el contenido se tendrá que adaptar a eso, pero eso no es tan sencillo como se dice".
Asimismo, convivirán con estos nuevos televidentes ese "gran publico que quiere ver la televisión en su sofá", aunque a la par estarán esas nuevas generaciones que ya están acostumbradas a internet y sólo verán la televisión en internet.
Otro debate ha sido el de la publicidad, que también vive un "momento de incertidumbre", según Campillo, ya que los anunciantes siguen acudiendo en masa, además algunas cadenas han aumentado el precio de la misma y hay una fragmentación de audiencias.
Esto, según se ha debatido en el seminario, "lleva a pensar si hay publicidad para cuarenta canales, cuando antes eran siete y ocho. Evidentemente no", ha resumido el responsable de esta televisión regional.
La respuesta a este panorama ya se está viendo, con "fusiones, pautas únicas, alianzas que bordean o rozan la legislación", en resumen, "nos tenemos que buscar la vida", ya que no se van a poder mantener todas las televisiones con el mismo nivel de gasto e inversión, ya que "no es realista pensar que la publicidad va a seguir creciendo a ese ritmo".
El debate es que la televisión "tiene un futuro muy comprometido a medio plazo, se tiene que reinventar, tiente que seguir al público por los formatos o caminos que el público frecuenta y no sabemos muy bien como hacerlo", ha reconocido Campillo.
Más optimista se ha mostrado otro de los ponentes de la mesa redonda, el responsable de Programación de TV3, Oscar Nogueira, que lucha por abrir más contenidos y canales temáticos, el último el de deportes, un reto que ve con ilusión.