lunes, 23 de julio de 2012

Una mujer, un obispo y un cardenal, posibles cómplices del exmayordomo del Papa

CIUDAD DEL VATICANO.- El exmayordomo del Papa, Paolo Gabriele, podría tener tres cómplices relacionados con la revelación de documentos confidenciales de la Santa Sede, que serían una mujer, un obispo y un cardenal, según informa el diario italiano 'La Repubblica'.

   Así, el rotativo señala que hay otras tres personas sospechosas de complicidad con el exmayordomo del Papa, Paolo Gabriele, arrestado el 23 de mayo pasado por la posesión de documentos confidenciales del Pontífice y que ha regresado a su casa el pasado sábado, donde permanece en arresto domiciliario.
   La noticia ha sido recogida por otros diarios italianos, como 'Il Giornale', citanto a 'La Republica'. En sus informaciones, que citan una fuente interna del Vaticano, señalan que los tres cómplices ya habrían sido "alejados de sus cargos" y recuerdan que hace pocas semanas el cardenal español Julián Herranz Casado, que preside la comisión cardenalicia que investiga la fuga de documentos confidenciales del Pontífice, había declarado que "pronto habría alguna sorpresa".
 Por su parte, la Oficina de la Prensa de la Santa Sede ha preferido por el momento no hacer ninguna declaración.

Mentís

La Secretaría de Estado del Vaticano ha calificado de "tesis infundadas y falsas" las informaciones que aparecen en la prensa alemana e italiana sobre el caso de revelación de documentos confidenciales de la Santa Sede y que hacían referencia a que el exmayordomo del Papa tendría tres cómplices, que serían una mujer, un obispo y un cardenal.
   En un comunicado, expresa su condena a este tipo de informaciones y advierte de que los artículos "insinúan graves sospechas de complicidad por parte de algunas personas cercanas al Santo Padre".
   "La Secretaria de Estado expresa su condena más firme y total a tales publicaciones porque no están fundadas en argumentos objetivos y perjudican gravemente el honor de las personas mencionadas, que desde hace muchos años están al servicio fiel del Santo Padre", añade.
   Además, el comunicado añade que "el hecho de que aún no se han revelado los resultados de las investigaciones por parte de la autoridades debidamente delegadas, no legitima en modo alguno la difusión de interpretaciones y tesis infundadas y falsas" y asegura que este no es el tipo de información a la que el público tiene derecho".
   Asimismo, el director de la oficina de Prensa, el padre Federico Lombardi ha puntualizado que ha repetido muchas veces que "el hecho de haber sido escuchados por una comisión en el curso de una investigación no significa, de ninguna manera, estar bajo sospecha".
   Lombardi también ha asegurado que es obvio que las tres personas indicadas en el artículo han podido ser escuchadas, pero que esto no lleva aparejado que sean sospechosas de 'corresponsabilidad' y 'complicidad'".
   Las personas acusadas han sido el ama de llaves alemana del Papa, Ingrid Stampa, el obispo alemán y exsecretario personal durante 19 años así como actual secretario del Pontificio Consejo de los Laicos, Josef Clemens, y el cardenal italiano que ayudaba al Papa con sus discursos y exvicecamerlengo, Paolo Sardi.
   En relación a un supuesto alejamiento de sus cargos, Lombardi ha explicado que el cardenal Sardi terminó su tarea en la Secretaría de Estado cuando ya había cumplido 75 años; que la señora Stampa sigue trabajando en la Secretaría de Estado; y que el arzobispo Clemens es secretario del Pontificio Consejo para los Laicos desde hace años.
   Por último, el portavoz vaticano asegura que es "falso que hayan recibido del Papa una carta como la que se describe en el artículo de 'Die Welt', carta a la que el diario italiano 'La Repubblica' se refiere solo indirectamente".

No hay comentarios: