miércoles, 25 de julio de 2012

Rebekah Brooks y Andy Coulson, imputados por el caso de las escuchas ilegales

LONDRES.- Andy Coulson, ex jefe de prensa del primer ministro David Cameron, y Rebekah Brooks, ex responsable de los diarios de Rupert Murdoch en Reino Unido, serán juzgados por la trama de las escuchas ilegales.

La Fiscalía así lo ha anunciado este martes, cargos que afectan a ocho personas pero entre las que destacan éstas dos figuras relevantes de los medios y la política del Reino Unido. Coulson estuvo al mando de las comunicaciones de Cameron desde 2007 hasta 2011, mientras que Brooks ocupaba el cargo de consejera delegada de News International.
La periodista era la mano derecha de Rupert Murdoch en el Reino Unido hasta que en julio de 2011 dimitió como responsable de News Internacional, rama británica del conglomerado mediático News Corporation, a causa de las escuchas ilegales practicadas durante años por el 'News of the World' a teléfonos. El estallido del caso llevó a ese tabloide británico al cierre.
Los ocho imputados son antiguos empleados de News International. Todos ellos recibirán cargos penales y deberán comparecer ante un tribunal en una fecha aún por determinar, por lo que podrían ser condenados a penas de cárcel.
Serán acusados de conspirar para interceptar comunicaciones entre el 13 de octubre de 2001 y el 9 de agosto de 2006, lo que afectó a un total de 600 personas, entre ellas famosos como Paul McCartney, Angelina Jolie, Brad Pitt o Jude Law, según ha explicado en rueda de prensa Alison Levitt, de la Fiscalía.
En el caso de Coulson y Brooks, dirigieron en distintas etapas el tabloide 'News of the World', en el centro del escándalo por los pinchazos ilegales que durante años le permitió publicar jugosas exclusivas periodísticas que inflaban sus ventas.
Rebekah Brooks, que además de mano derecha de Murdoch en el Reino Unido fue directora del sensacionalista 'The Sun', ya ha sido procesada en una investigación paralela por este escándalo, al igual que su marido Charlie Brooks, por obstrucción a la justicia.
Según ha decidido la Fiscalía, la poderosa periodista será además acusada de otros dos cargos, entre ellos uno relacionado con los pinchazos al teléfono de una niña asesinada, Milly Dowler, cuyo descubrimiento en julio pasado destapó este escándalo y llevó al cierre del 'News of the World'.
En el caso de Coulson, quien fue un cercano asesor de Cameron, también se le imputará ese mismo cargo. El resto de los imputados por la Fiscalía británica son el detective Glenn Mulcaire, considerado el responsable material de los pinchazos; Stuart Kuttner, exdirector gerente del 'NoW'; los exdirectores adjuntos de ese tabloide Greg Miskiw, Ian Edmondson y James Weatherup, y Neville Thurlbeck, exreportero jefe del 'News of the World', que ya ha sido detenido en varias ocasiones.

Imputada lo niega

  La exdirectora del extinto tabloide sensacionalista 'News of the World' Rebekah Brooks ha negado este martes cualquier implicación en las escuchas telefónicas realizadas por la publicación y ha dejado claro que se defenderá "con rotundidad" de los cargos que la Fiscalía tiene previsto presentar en su contra.
   "No soy culpable de esos cargos (...) No autoricé ni tuve constancia de escuchas telefónicas bajo mi dirección", ha asegurado en un comunicado la exconsejera de News International, la filial del conglomerado internacional News Corporation que controla los diarios publicados en Reino Unido.
   "La imputación concerniente a Milly Dowler es particularmente perturbadora, no sólo porque es falsa sino también porque durante toda mi carrera periodística he hecho campaña por las víctimas de crímenes. Me defenderé con rotundidad de estas acusaciones", ha puntualizado.
   La Fiscalía británica ha anunciado este martes que Brooks y Andy Coulson, antiguo jefe de prensa del primer ministro británico, David Cameron, forman parte de las ocho personas que serán acusadas formalmente de los cargos de conspiración para interceptar comunicaciones telefónicas privadas.
   La Policía Metropolitana de Londres inició una investigación en 2011, después de que saliera a la luz que varios periodistas del mencionado tabloide habían pinchado los teléfonos móviles de personajes famosos, familiares de personas fallecidas y miembros de la familia real británica.
   Los presuntos delitos fueron cometidos entre 2000 y 2006, cuando Brooks y Coulson, quien fue director de Comunicación de Cameron hasta 2011, trabajaban como directores del periódico sensacionalista, una publicación con 168 años de historia que Murdoch se vio obligado a cerrar hace un año, en medio de la indignación pública por el escándalo de las escuchas.
   Brooks y Coulson también están acusados de intervenir el teléfono de Dowler, una estudiante desaparecida que fue encontrada muerta en 2002 y a cuyos mensajes de teléfono móvil accedió el dominical ilegalmente.
   El descubrimiento de que los periodistas de 'News of the World' habían pinchado el teléfono de la niña desencadenó el escándalo que salpicó a News International. La pena máxima por los cargos de escuchas telefónicas es de dos años de prisión y/o una multa.
   Coulson, por su parte, ha sido acusado de intervenir los teléfonos de David Blunkett y Charles Clarke, dos exministros del Interior del ahora opositor Partido Laborista.
   Brooks, su esposo y su equipo personal ya fueron acusados de intentar pervertir el curso de la justicia en este caso, mientras que Coulson fue acusado de perjurio en Escocia después de que, en un proceso judicial distinto, negara haber tenido constancia sobre la comisión de escuchas telefónicas.
   News International negó durante años que las escuchas telefónicas fueran una práctica común después de que un antiguo reportero del tabloide y detective privado estuviera encarcelado en 2007 por ese crimen.
   Coulson dimitió como consecuencia del escándalo y asumió la Dirección de Comunicación del Partido Conservador de Cameron, desde la que le ayudó a diseñar su campaña para convertirse en primer ministro.
   Algunos señalan que Cameron lo nombró en el cargo con el fin de asegurar el respaldo de Murdoch, lo que consideran como evidencia de una lamentable falta de juicio.
   La asesora legal de la Fiscalía General del Estado, Alison Levitt, ha dicho que hay pruebas suficientes para acusar a los ocho sospechosos de 19 delitos por el acceso ilegal a correos de voz en teléfonos móviles pertenecientes a políticos, celebridades y figuras deportivas.
   Entre las presuntas víctimas de las escuchas están también el exentrenador Sven Goran Eriksson, las estrellas de Hollywood Angelina Jolie y Brad Pitt, el exbeatle Paul McCartney y un miembro menor de la familia real.
   La implicación de Coulson y Brooks, amiga del primer ministro, en el caso de las escuchas derivó en un escándalo político nacional que ha puesto de manifiesto la estrecha relación existente entre políticos, la Policía y los medios de comunicación.

No hay comentarios: