domingo, 29 de julio de 2012

¿Qúe, recuperamos al periodista humano o nos vamos al carajo?

Un periodismo para intentar mejorar el mundo, lleno de periodistas indignados y sorprendidos con la realidad que se encuentran dentro de cada noticia y suceso; que por ello, más alla de las fuentes contrastadas verifica por sí mismo el suceso para dar inmediatamente cuenta de ello, según su visión, a los que le leen y escuchan que a su vez procuran contrastar esa información. Ciudadanos comprometidos con el poner en duda cualquier información para contrastarla por ellos mismos.

Periodistas dispuestos a equivocarse y a ser cuestionados, por error o por la tendencia del que lo lee; periodistas humanos con su propia percepción de la realidad, como todos nosotros.

Periodistas que, al estar al pie del cañon, como manda su profesión, no propician tantos debates de “expertos” analistas en los medios en base a noticias no vividas por los periodistas sino manejadas por intereses ajenos a la profesión. Contertulios en sillones o mesas de esos medios llenos de opiniones, argumentos que “maravillan” a la opinión pública pero que olvidan y hacen olvidar que la inmensa mayoría de esas noticias las proporcionan agencias, grupos mediáticos, grupos de presión y de poder no sujetos precisamente a esa opinión pública.

Periodistas que nunca aceptarán el soborno, el chantaje y la manipulación de su trabajo.

No hay comentarios: