sábado, 14 de julio de 2012

HRW insta a Irán a poner fin al maltrato de dos periodistas encarcelados

WASHINGTON.- La organización Human Rights Watch (HRW) ha exigido este sábado a las autoridades iraníes que pongan fin al maltrato que están sufriendo dos destacados periodistas en prisión y les ofrezcan la atención médica que necesitan, además de pedir una vez más su liberación.

   Mohamad Sadigh Kaboudvand, un conocido defensor de los derechos de los kurdos, está cumpliendo una condena de diez años y medio de cárcel que le fue impuesta por motivos políticos, según HRW, mientras que Bahman Ahmadi-Amoui, que ha participado en numerosas publicaciones reformistas, está cumpliendo una condena de cinco años de prisión.
   Kaboudvand comenzó una huelga de hambre en la prisión de Evin, en Teherán, el pasado 26 de mayo para protestar porque le han negado en reiteradas ocasiones el permiso para visitar a su hijo Pejman, que padece una enfermedad grave.
   Ahmadi-Amoui estaba en la misma cárcel que él, pero el 12 de junio fue trasladado a un centro de la ciudad de Karaj, posiblemente como castigo por recordar el primer aniversario de la muerte de otro preso que hizo una huelga de hambre, según una fuente consultada por la organización.
   La directora de HRW para Oriente Próximo, Sarah Leah Whitson, ha afirmado en un comunicado que Kaboudvand "ha sufrido cinco años de abusos, malos tratos y abandono simplemente porque decidió denunciar las injusticias".
 "Negarle incluso el permiso para visitar a su hijo gravemente enfermo es un acto cruel e innecesario por parte de las autoridades iraníes", ha añadido.
   Kaboudvand también tiene problemas de salud. Su esposa ha explicado a HRW que su estado ha empeorado drásticamente como consecuencia de la huelga de hambre. Desde que ingresó en prisión, en 2007, ha sufrido dos infartos, tiene la presión arterial alta, padece problemas neurológicos y tiene problemas de próstata, pero las autoridades se niegan a permitir que reciba atención médica fuera de la cárcel.
   Mientras, la familia de Ahmadi-Amoui ha sido informada de que los responsables de la prisión lo mantienen en régimen de incomunicación como castigo. Sus familiares no lo ven desde que fue trasladado a Karaj y les preocupa su salud física y mental.
   Ahmadi-Amoui y Kaboudvand fueron galardonados en 2009 y 2011, respectivamente, con el premio Hellmann-Hammett, que Human Rights Watch concede a escritores y periodistas comprometidos con la libertad de expresión y que muestran su valentía frente a la persecución política.
   Kaboudvand fue condenado en 2007 por "actuar contra la seguridad nacional" al fundar la Organización de Derechos Humanos de Kurdistán y por "hacer propaganda contra el sistema mediante la difusión de noticias, oponerse a las leyes penales islámicas al informar sobre castigos como lapidaciones y ejecuciones y defender a presos políticos".
   Ahmadi-Amoui fue detenido en junio de 2009, tras las polémicas elecciones presidenciales iraníes, y sentenciado por "hacer propaganda contra el Estado, insultar al presidente y actuar contra la seguridad nacional", cargos relacionados con unos artículos en los que criticaba al Gobierno de Mahmud Ahmadineyad.
   Whitson ha dicho que le cuesta comprender cómo las autoridades iraníes pueden encarcelar a un periodista "por el supuesto delito de oponerse a crímenes brutales como la lapidación y por defender a presos políticos".
    Whitson considera que Kaboudvand y Ahmadi-Amoui no deberían ser "encarcelados y maltratados por tener el valor de defender sus principios", sino que su labor "debería ser elogiada", ya que "han hecho un gran sacrificio por insistir en el derecho de todos los iraníes a expresarse libremente".
   Tras exponer estos dos casos, HRW ha subrayado que las leyes iraníes e internacionales establecen que los presos deben recibir una atención médica adecuada --si es necesario, fuera de la cárcel--, tener sus necesidades básicas cubiertas y ser tratados con dignidad y respeto.
   Además, la organización ha recordado que, al criticar en 2004 el uso del régimen de aislamiento en las cárceles iraníes, el Grupo de Trabajo de Naciones Unidas sobre Detenciones Arbitrarias advirtió de que si un preso está sometido a ese régimen durante un largo periodo de tiempo, se puede considerar que ha sufrido un "trato inhumano".

No hay comentarios: