domingo, 5 de agosto de 2012

Garzón advierte de que un juicio a Assange en EEUU será injusto


MADRID.- El principal defensor de Julián Assange y ex magistrado de la Audiencia Nacional, Baltasar Garzón, ha asegurado que el fundador de la web de filtraciones Wikileaks no tendrá un juicio justo en Estados Unidos y necesita de garantías internacionales para proteger sus derechos y su propia seguridad personal. 

   En una entrevista al diario 'El País', Garzón entiende que Assange se encuentra en una "situación de riesgo para su integridad física y psíquica". El fundador de Wikileaks se encuentra desde hace semanas en la Embajada de Ecuador en Reino Unido pendiente de una extradición a Suecia por cargo de abuso sexual y violación, que podría derivar en otra a Estados Unidos para ser juzgado por su implicación en la difusión de documentos confidenciales.
   "Para mí es evidente que la petición desde Suecia es la excusa para juzgarle en EEUU por revelar informaciones que afectan a las instituciones norteamericanas", explicó Garzón, quien compara el procedimiento judicial que espera a Assange en EEUU con "los que se están produciendo desgraciadamente en el área de terrorismo", donde las libertades de los acusados se ven severamente restringidas.
   Garzón puso como ejemplo el caso del soldado Bradley Manning, responsable de la entrega de los documentos secretos, detenido desde hace meses en una prisión militar. "(Manning) Está en una especie de secuestro legal, en una situación realmente dramática, incomunicado y sometido a un maltrato físico y psíquico evidente", declaró Garzón, quien reconoció que no ha podido ponerse en contacto con el soldado, aunque tiene constancia de que "sus abogados van a presentar una demanda por torturas".
   En cualquier caso, Garzón entiende que el juicio a Assange será "una represalia política" y que la "fiabilidad" del proceso será "nula".
 "Assange no tendría un juicio justo en EE.UU. porque no sería un juicio por hechos delictivos reales, sino una pura represalia política por las informaciones que dio", indicó el ex magistrado.
   "Si no le conceden el asilo, pediremos en los tribunales internacionales que se garanticen sus derechos", aseguró Garzón, quien describió a Assange como "una persona muy firme en sus convicciones, en su defensa de la libertad de prensa, de información, de expresión".  
   Cuando fue preguntado si Assange pudo haber puesto en peligro a personas por publicar miles de cables diplomáticos sin ocultar fuentes, Garzón se limitó a responder que "hubo una contención en esas publicaciones y uno de los problemas que Assange tiene ahora es precisamente que no se publicó toda la información que tiene".
   "Tememos por su seguridad porque se intuye que los que no tienen esa información pueden intentar que no se conozca nunca", añadió Garzón.
   En la misma línea, sobre la revelación de identidades de activistas de derechos humanos en la última tanda de cables publicados, el ex magistrado aseguró que no había hablado con Assange de ese tema. "Se lo preguntaré. Habría que analizar cuál ha sido el riesgo y si se ha producido alguna incidencia", respondió.

No hay comentarios: