domingo, 14 de octubre de 2012

Elsa González (FAPE): ‘La calidad y la pluralidad de la información comienza a ponerse en entredicho



MADRID.- La presidenta de la Federación de Asociaciones de Periodistas (FAPE), Elsa González, ha calificado 2012 como un año catastrófico para el periodismo. A la sangría de despidos de principios de año hay que sumar los EREs que se han presentado desde que se inició el curso, entre ellos el de El País y el de ocho de las empresas de Unidad Editorial. La presidenta de FAPE considera que este es el peor momento que ha vivido el periodismo y apunta que ‘la calidad y la pluralidad de la información comienza a ponerse en entredicho’. La entrevista PRNoticias.

Las últimas semanas se están convirtiendo en las más duras para la profesión. En pocos días se han cerrado los ERE en Prisa Revistas, Brand Solutions y Cinco Días y se ha presentado un Expediente de Regulación de Empleo en El País que podría afectar a 128 personas y otro en ocho de las empresas de Unidad Editorial –entre 175 y 195 despidos-. Ante este panorama, prnoticias ha hablado con la presidenta de la Federación de Asociación de Periodistas (FAPE) Elsa González.

¿Cómo describes el escenario de los medios de comunicación?
La situación para el mundo del periodismo me parece catastrófica, sobre todo, por el efecto contagio que esto puede generar. En una sociedad democrática el periodista o el medio de comunicación son los garantes de control al poder, pero difícilmente nosotros podemos desarrollar nuestro papel en esta situación de paro e inestabilidad y con un horizonte complicado. Sin duda, este el peor momento que ha vivido el periodismo. Se han presentado EREs en medios de referencia. En el caso de El País, que es un periódico que surgió con la democracia en España, el ERE va a tener una repercusión muy importante. A esto se une además lo de Unidad Editorial, de manera que la calidad y la pluralidad de la información comienza a ponerse en entredicho.

¿La FAPE está preparando acciones para luchar contra esto?
Este fin de semana la directiva de la FAPE adoptó varias medias, entre ellas, trasladar a todas las instituciones la dramática situación que atraviesa el periodismo. Hemos solicitado el respaldo y la defensa de la profesión a todas las instituciones: desde el Parlamento o el Gobierno hasta cada uno de los ayuntamientos. Cada Asociación de la Prensa solicitará en su ámbito este respaldo. El documento se hará público próximamente. Por otro lado, coincidiendo con la celebración del día de la Constitución y haciendo referencia al artículo 20 que defiende la información con rigor y con libertad, el próximo 5 de diciembre pretendemos que todos los periodistas acudan a su lugar de trabajo o a una rueda de prensa con un distintivo con lema: ‘Sin periodismo no hay democracia’. Es una manera de denunciar esta situación, no solo ante las autoridades, sino también ante la sociedad, porque tienen que percibir lo que está en riesgo en estos momentos –refiriéndose a la pérdida de libertades -.

En los últimos meses se compara mucho a España con Grecia. ¿Sería posible hacer un apagón informativo aquí?
De momento pretendemos que estas medidas alerten a la opinión pública como deben hacerlo, pero no descartamos ninguna. De entrada, El País ha anunciado medidas tajantes como la ausencia de firmas o una huelga. De todas maneras, es un momento importante para la reflexión. Tenemos que ver qué papel están ejerciendo los medios de comunicación y qué imagen estamos ofreciendo. Tratamos de proyectar a través de algunos medios el rigor, la humanidad o la libertad, y sin embargo, desde su gestión–refiriéndose a El País y a Juan Luis Cebrián-, se proyecta una imagen completamente distinta. Se antepone ese elevadísimo beneficio personal por encima la libertad de información de un país.

¿Cómo afecta esto al periodismo de calidad?
La calidad se verá gravemente perjudicada. Se está hurtando a las redacciones de la experiencia de sus profesionales, y sobre todo, se está rompiendo la cadena de aprendizaje. Esto es un oficio, y a la generación que se acaba de incorporar se le está quitando la posibilidad de absorber la experiencia de quien lleva años en la profesión con una agenda, con información y con mucho que aportar. Se están haciendo EREs sin aportar un proyecto de futuro. El único objetivo es el recorte y así es difícil llegar a nada.

¿Cómo se plantea el futuro?
Desde luego no podemos negar que el futuro inmediato es malo, pero contamos con internet. La Red ha sido en parte la causa de la restructuración de los medios, pero también puede ser la solución. Ahora estamos inmersos en el proceso de adecuación y el recorrido hasta salir de esta crisis financiara nos llevará un tiempo, pero futuro pasará por el emprendedor, el autoempleo… El acceso a la tecnología nos va a permitir crear aquellos pequeños sitios de marca, pero que aportan credibilidad. A largo-medio plazo no soy pesimista, aunque sí a corto.

¿Cómo definirías este 2012?
Como un año catastrófico para el periodismo, por desgracia. Y desde luego creo que estos tiene que despertar un debate público, no solo de los periodistas.

No hay comentarios: