miércoles, 17 de octubre de 2012

Huelga de periodistas en Túnez contra las supuestas presiones del gobierno

TÚNEZ.- Los periodistas tunecinos han ido este miércoles a la huelga para denunciar que el Gobierno, de carácter islamista, restringe la libertad de prensa, en un hecho inédito en la historia de un país acostumbrado --hasta la caída de Zine al Abidine Ben Alí-- únicamente a la prensa pro régimen.

   El sindicato de periodistas, que representa a unos 1.200 trabajadores, había convocado una huelga extensible también a los empleados de las televisiones estatales y de la agencia de noticias TAP. El objetivo del paro es "defender la libertad de prensa" tras "agotar todos los canales de diálogo con el Gobierno", al que el sindicato ha acusado en un comunicado de injerir en la labor de la prensa.
   Para este miércoles por la tarde, los huelguistas están llamados a manifestarse en la capital tunecina, en el marco de unas acciones que el jueves también tendrán su reflejo en los quioscos, ya que se espera que los periódicos no se publiquen.
   Los trabajadores de los medios de comunicación ya se manifestaron el año pasado junto a las oficinas del primer ministro para pedir el fin de las restricciones tras la designación de varios cargos afines al Gobierno en medios de comunicación.
   El Ejecutivo ha negado las acusaciones y los programas de radio informaban este miércoles de la huelga, si bien limitaban la noticia a la simple lectura del titular.
   "Es una vergüenza que los periodistas sigan sufriendo interferencias en su trabajo tras la revolución", ha lamentado el representante sindical Ziad Hani en declaraciones a Reuters. "El Gobierno está intentando crear un clima de miedo entre los periodistas mediante palizas o la cárcel", ha añadido.
   Hani ha advertido de que no permitirán "una vuelta a la era anterior al 14 de enero" de 2011, fecha de la dimisión de Ben Alí.
   Sami Fehri, propietario del canal de televisión privado Tounissia, fue encarcelado en agosto por cargos de corrupción. Sin embargo, otros periodistas y miembros de la oposición política han señalado que en realidad el encierro de Fehri se debió a las mofas aparecidas en un programa satírico de su cadena.
   Asimismo, tres reporteros del periódico más antiguo de Túnez, Assabah, iniciaron hace tres semanas una huelga de hambre para protestar contra la designación de un director que, según denuncian, es afín a Ennahda, el partido que controla el Ejecutivo.

No hay comentarios: