miércoles, 3 de octubre de 2012

La compañera sentimental del presidente francés entona el 'mea culpa'

PARÍS.- La periodista Valérie Trierweiler, compañera sentimental del presidente francés, François Hollande, admitió este miércoles que su tuit de apoyo en las legislativas de junio al competidor de Ségolène Royal, la expareja del mandatario, "fue un error" y renunció a un proyecto de programa en televisión.

"Fue un error y lo lamento", reconoció cuatro meses después la periodista política. "No me había dado cuenta todavía que ya no era una simple ciudadana. No volverá a ocurrir", aseguró en una entrevista al diario regional Ouest-France.
Ese 'mea culpa' coincidió con una reciente encuesta del instituto de sondeo Harris Interactive para el semanario VSD, que indica que ha perdido 20 puntos desde su polémico mensaje en Twitter. Menos de uno de cada tres franceses (29%) tienen una opinión positiva de Trierweiler y cuatro de cada diez estiman que la vida privada del presidente tuvo un impacto negativo sobre su imagen.
El mensaje de apoyo de Trierweiler al candidato socialista disidente Olivier Falorni, opuesto a Ségolène Royal, a través de la red social Twitter provocó un gran revuelo.
En julio, Hollande explicó haber tratado del asunto en privado con su pareja. "En lo que se refiere a lo que François y yo nos hemos dicho, eso forma parte de los 'asuntos privados' y ¡se mantendrá, por lo tanto, en privado!", confirmó este miércoles Trierweiler, quien calificó de "desproporcionado" el trato mediático dado a este caso, que interesó a los medios del mundo entero.
A sus 47 años, justificó su voluntad de seguir ejerciendo como periodista en el semanario Paris-Match, donde escribe ahora crónicas literarias. "Conservar mi independencia financiera me parece también más sano para guardar los pies en la tierra".
Renunció, sin embargo, a presentar un programa en el canal de televisión D8 (del grupo Canal+). "Era un proyecto bonito con vocación humanitaria, pero entiendo que, para algunos, ser la compañera del presidente y trabajar para una televisión pueda provocar interrogantes, incluso una confusión", explicó Trierweiler, quien a mediados de septiembre, se convirtió en embajadora de la Fundación Danielle Mitterrand para los desheredados.

Tendrá su programa en televisión

La ya de por sí controvertida primera dama francesa está en boca de todos por el posible acuerdo al que habría llegado con Canal +. La propia cadena gala ha confirmado "contactos informales" con Valerie Trierweiler.
   Según publica desde Londres el Daily Mail, la pareja de Hollande habría firmado ya con Canal + para presentar un programa que se emitiría cada dos meses. Los medios franceses se han echado las manos a la cabeza por lo que definen como un claro "conflicto de intereses", aunque ella aún no haya dicho nada al respecto.
   Según parece, Valerie conduciría un espacio cultural, pero aún así, sus detractores creen que de ningún modo una primera dama puede tener su propio programa en televisión. Uno de los analistas políticos más afamados de Francia, Bruno Roger-Petit, también ha puesto el grito en el cielo.
   "Por mucho que el programa sea de corte cultural puede incluir fácilmente artistas que hayan apoyado a Hollande politicamente", opina Roger-Petit. El columnista va más allá afirmando que "un programa cultural se puede convertir en algo profundamente político por lo que a lo mejor es el momento de definir un marco legal para el status de primera dama".
   Y es que la polémica acerca de las labores profesionales de Valerie viene de lejos. La primera dama francesa es periodista, por lo que muchos opinan que debería haber abandonado su faceta laboral al menos durante los años que dure el mandato de su marido. Pero no ha sido así.
   Valerie Trierweiler sigue formando parte de la plantilla de la revista Paris Match, y, aún así, ha llegado incluso a demandar a otras publicaciones en los últimos meses. La última de ellas por publicar fotografías suyas en bikini, cuando las mismas imágenes también habían sido publicadas por Paris Match, a quien no demandó.
   A sus controvertidas actividades profesionales se suman también sus a veces polémicas declaraciones. El mejor ejemplo, cuando pidió vía Twitter que votaran al rival de Segolene Royal -ex mujer de Hollande- en vez de a la socialista y madre de los hijos del presidente de la República francesa.

No hay comentarios: