jueves, 18 de octubre de 2012

La Justicia da la razón a Carlos Carnicero en su demanda contra la SER

MADRID.- El Tribunal Superior de Justicia de Madrid ha considerado nula la sentencia del Juzgado de lo Social que en marzo determinó que la relación de Carlos Carnicero con la cadena SER era mercantil y no laboral.

El veterano periodista demandó a la emisora de Prisa por despido improcedente cuando, en julio de 2011, decidió prescindir de este colaborador en tertulias como la de Hora 25. 

Carnicero llevaba 17 años participando en distintos programas de la SER.

La información sobre la nulidad de la sentencia -que obligará al juzgado de lo social a revisar el caso- la adelantan fuentes de la defensa del veterano periodista al medio digital Vozpopuli.

Carlos Carnicero entendía que su relación con la Cadena SER era de índole laboral y no simplemente un mero colaborador, por lo que denunció a la radio por despido improcedente, y así lo ha ratificado el Tribunal Superior de Justicia de Madrid. Esta sentencia anula la del Juzgado nº 32 de Madrid que negaba dicha relación laboral y remitía sus reclamaciones a la jurisdicción mercantil.

Tras el fallo del TSJ de Madrid, Carnicero ha querido hacer varias reflexiones en su blog de "nuestra victoria contra la Cadena SER". Concretamente habla en plural porque "nunca lo hubiera conseguido sin el excelente trabajo de mi abogada, Cruz Sánchez Lara Sorzano, que ha sido capaz de ganar esta batalla legal a los poderosos servicios jurídicos de la Cadena Ser. Excelente abogada y además excelente amiga que se ha dejado la piel en este empeño".

También utiliza el plural porque entiende que "favorecerá a muchos compañeros de todos los medios de comunicación y especialmente a quienes trabajan en situaciones precarias en la Cadena Ser –que son muchos- y a quienes se enfrentan a un ERE cruel como mis compañeros de El País".

Agradece a los compañeros que le trasladaron su solidaridad en el momento del despido, pero especialmente se acuerda de tres nombres: Àngels Barceló, Gemma Nierga y Marta González Novo.

El primero de ellos, Àngels Barceló, por su "actitud indigna" en el momento de su despido, ya que, según él, " se quiso apuntar el tanto de la responsabilidad sobre mi despido y ni siquiera tuvo el coraje de llamarme para comunicármelo personalmente".

Mismas palabras tiene para Gemma Nierga, la hoy presentadora de "Hoy por hoy", ya que "tampoco me llamó para explicarme mi salida de su programa, La Ventana". "Las dos fueron a declarar contra mi al juicio, defendiendo las tesis hoy derrotadas de la empresa contra un compañero y trabajador como ellas", dice.

Pero para la que tiene palabras más duras en esta ocasión es para Marta González Novo. "Me acuerdo de la enorme deslealtad y cobardía de Marta González Novo. Le ayudé dos veranos ante su falta de seguridad en La Ventana del verano estando yo de vacaciones pagadas. Lo hice por solidaridad con ella y sin ninguna gratificación ni obligación. Fue a declarar al juicio y mintió afirmando todo lo contrario: que yo tenía obligación de trabajar en el mes de agosto y que además en vez de participar en mi programa haciendo información sobre Literatura y viajes, que era lo que hice, proseguí con mi actividad de analista político. Probablemente fue coaccionada; se doblegó y mintió", asegura.

Con esta sentencia las posibilidades que se abren en el horizonte son dos: la readmisión como trabajador en la Cadena SER o fijar una indemnización y la liquidación de la seguridad social que no fue pagada durante 17 años. A la vista de cómo se ha resulto el asunto, la segunda opción es la más probable.

Por último se acuerda de otras dos personas con las que trabajó: Carlos Llamas y Carlos Mendo, "algunos de los que están ahora no les llegan ni a la altura de los zapatos", y de los oyentes de la Cadena SER, "muchas gracias por 17 años de complicidad".

No hay comentarios: