martes, 13 de noviembre de 2012

Arranca el Foro Eurolatinoamericano de Comunicación con un análisis sobre instituciones y constituciones

CÁDIZ.-   Los expresidentes de los gobiernos de España y de Colombia, Felipe González y Ernesto Samper, respectivamente, han participado, junto con secretario general Iberoamericano, Enrique Iglesias, en la primera de las sesiones del XVIII Foro Eurolatinoamericano de Comunicación, que se celebra desde este martes en Cádiz en el marco de la conmemoración del Bicentenario de la Constitución de 1812. Moderados por el periodista Carlos Herrera, han hablado 'De instituciones y constituciones: vigencia o descrédito del liberalismo democrático". 

   Durante su intervención, González ha argumentado que "en el mundo existe una crisis de gobernanza de las democracias representativas". Esto se debe, entre otros factores, a que se han ido acomodando elementos "absolutamente nuevos difíciles de gestionar para hacer gobernables los países". Entre ellos, ha destacado la "revolución tecnológica" que ha supuesto Internet y las redes sociales, con "noticias incontrolables que se producen a la velocidad de la luz y conectadas a tiempo real mundialmente". Esto genera "confusión", entre otras cuestiones porque "no se distingue la verdad de la mentira" y produce una "distorsión de la realidad".  
   El expresidente del Gobierno también ha aludido a una crisis del Estado nación que "combina una crisis de supranacionalidad con una de intracionalidad". Asevera que "toda nuestra institucionalidad está en situación de crisis, incluso la propia estructura del Estado".
   En este contexto, y unido a la crisis económica, ve necesario hacer una reflexión de las instituciones. En su opinión "no es posible que mantengamos cuatro escalones administrativos: el municipio; la provincia, que tenía sentido antes de la Constitución y como previsión de que el desarrollo autonómico no abarcara todo el territorio; la región autónoma y el Gobierno central". Asegura que "de esas cuatro, sobra una, o no lograremos eficiencia". Además, todo ello hay que analizarlo dentro de un proceso europeo.
   En relación a Europa, ha abogado porque se dé "un paso decisivo para que la unión monetaria vaya acompañada de una unión económica", ya que de otro modo se seguiría "arrastrando en el barro y haciendo como que hace, pero sin hacer", retrasando, en consecuencia, la salida de la crisis económica.
   Por su parte, el expresidente Samper ha defendido la necesidad de hacer en Latinoamérica "un tránsito a unas formas de gobierno semiparlamentario", ya que, en su opinión, se quedaron con el sistema presidencialista norteamericano "sin los contrapesos" de éste y también sin las ventajas del sistema parlamentario. Esto permitiría, entre otras cuestiones, recomponer los "completamente desacreditados" partidos.
   Además de la agenda política, considera que América Latina tiene otras tres agendas "pendientes", que son "la de inclusión, la de competitividad y la de seguridad hemisférica". En esta línea, ha argumentado que el principal problema al que se enfrenta la región es la desigualdad, que sólo puede superarse con la segunda agenda, la de competitividad. Pese a encontrarse en una situación de crecimiento económico, ha hecho referencia en este apartado a la necesidad de crear un "empleo de calidad" y de invertir en el propio territorio para su desarrollo.
   Samper aboga por "no seguir aceptando la división Pacífico y Atlántico, o vamos a acabar reventando la región". Considera que se debe "aprender a vivir con dos paradigmas o concepciones de desarrollo" y anima a "encontrar escenarios donde podamos discutir nuestras diferencias", ya que "son dos modelos y una sola región".
   En cuanto a la agenda de seguridad, ha señalado que hay problemas "internos" que afectan a todos los países Latinoamericanos que propone que se aborden de una manera conjunta. Entre esos problemas, ha citado principalmente la cuestión del narcotráfico o el aumento armamentístico. De igual modo, propone un frente común para afrontar otros problemas que son globales, entre los que sitúa los efectos el calentamiento global que "golpean especialmente a México, Colombia y Ecuador".  
   Finalmente, el expresidente colombiano ha terminado su intervención en clave positiva, afirmando que la actual crisis global "va a servir para redimensionar el papel de América Latina en Europa, y particularmente en España". En esta línea, anima a aprovechar el "contraflujo" existente para lograr una nueva relación iberoamericana.
   El XVIII Foro Eulatinoamericano de Comunicación, cuyo lema es 'Las instituciones en el fortalecimiento de la democracia', se desarrollará hasta el jueves con el objetivo de promover contactos entre periodistas, políticos y directivos de los medios de América y de la UE e impulsar una reflexión sobre las responsabilidades que se vislumbran en el continente americano y en sus relaciones con Europa.
   En las restantes sesiones, está prevista la participación del exministro de economía Carlos Solchaga; el periodista Joaquín Estefanía; el presidente de la agencia EFE, José Antonio Vera; el periodista Iñaki Gabilondo; o el ministro de Asuntos Exteriores y Cooperación, José Manuel García-Margallo, entre otros.
   El Foro Eurolatinoamericano de Comunicación está organizado por la Asociación de Periodistas Europeos, la Fundación Nuevo Periodismo Iberoamericano y CAF-Banco de desarrollo de América Latina, y se celebrará del 13 al 15 de noviembre en Cádiz en vísperas de la XII Cumbre Iberoamericana que se celebrará en la capital gaditana del 16 al 17 del mismo mes. Esta nueva edición da continuidad a la serie que se inició en 1995 en Buenos Aires, y cuenta con el patrocinio del Banco Santander, Telefónica, Iberia, RENFE, FCC, Gas Natural FENOSA, Iberdrola y la Fundación ICO.

No hay comentarios: