lunes, 12 de noviembre de 2012

FeSP y SPA llaman a los periodistas andaluces a secundar la huelga general del 14N

SEVILLA.- El Sindicato de Periodistas de Andalucía y la Federación de Sindicatos de Periodistas (FeSP) a la que pertenece, apoyan la huelga general convocada el 14 de noviembre contra los recortes y las medidas aprobadas por el Gobierno, que han facilitado el despido de más de 8.000 periodistas y otros trabajadores de las empresas de medios de comunicación, lo que ha colocado al sector en el segundo lugar, después de la construcción, en cuanto al número de puestos de trabajo destruidos.

La comunicación de la FeSP y SPA dice:

Los periodistas tenemos razones más que sobradas para secundar este paro, entre ellas la reducción de salarios y disminución drástica de las remuneraciones a los free lance y periodistas a la pieza, la pérdida de derechos sociales ganados durante muchos años de lucha y la aún mayor precarización de un sector que mantiene a más del 40% de sus profesionales con condiciones de trabajo miserables. Todo eso repercute muy negativamente en la calidad de la información, lo que supone un claro ataque al derecho a recibir información veraz y plural por parte de la ciudadanía que el gobierno quiere consolidar con la privatización de radios y televisiones públicas y el control político de RTVE.

Los trabajadores de los medios, en general, y los periodistas, en particular, estamos obligados a defender ese derecho de la ciudadanía porque somos los encargados de que se cumpla. Por eso, el 14 de noviembre tenemos que mostrar nuestro rotundo rechazo a los despidos en el sector, a los recortes salariales y en servicios sociales, a la privatización de los medios públicos y, en definitiva, a la política que está aplicando el Gobierno, muy negativa para los trabajadores a pesar de que no hemos provocado la crisis económica.

El 14-N también hay convocada huelga general en Portugal y otros países europeos y habrá distintas acciones de protesta en toda Europa, dentro de la jornada de acción que ha convocado la Confederación Europea de Sindicatos (CES).

Recomendaciones

Serán muchas las empresas periodísticas –públicas y privadas- que recrudecerán la presión sobre sus trabajadores para reprimir su derecho a la huelga, poner trabas a su seguimiento o tratar de imponerles medidas para las cuales no existe ninguna razón legal. Para evitar que los trabajadores caigan en la confusión o el engaño la Federación de Sindicatos de Periodistas (FeSP), a la que pertenece el SPA, reitera sus recomendaciones para el seguimiento del paro en los medios de comunicación:

- El paro está convocado para todos los medios el mismo día 14.

- Servicios mínimos: NO son aplicables a los medios privados. Estos solo son exigibles a los servicios informativos de los medios públicos, para satisfacer el derecho ciudadano a la información. Los trabajadores del resto de la programación NO tienen que aceptarlos.

- Los servicios mínimos en los servicios informativos públicos deben ser negociados con la empresa por el Comité de Huelga o los representantes de los trabajadores; para impedir que estas impongan su criterio.

Dos propuestas posibles:

-Pactar la concurrencia de un mínimo de la plantilla de informativos (en torno al 15%); incluyendo en esto tanto a periodistas como personal técnico.

- Reducir los informativos a solo dos servicios diarios (mediodía y noche) con una reducción del espacio no menor al 50%; exigir que se informe de manera objetiva de la huelga y que se indique en antena o mediante texto que esa reducción del servicio se debe al seguimiento de la huelga.

- Los piquetes informativos a la entrada de las empresas son legítimos y no son coactivos si se limitan a informar o distribuir material informativo sin obstaculizar el tránsito por esa vía.

- No hay obligación de comunicar a la empresa si se va a hacer huelga; por lo cual no corresponde responder a las encuestas que pretenden hacer en días previos algunas empresas. La huelga es un derecho reconocido, quien no concurre a trabajar respondiendo a su convocatoria está cumpliendo con la legalidad.

- Si la empresa apela a subterfugios de cualquier naturaleza para disimular o minimizar ese seguimiento, está atentando contra el derecho de huelga y es denunciable; para lo cual es imprescindible documentar esa actuación.

No hay comentarios: