jueves, 15 de noviembre de 2012

La huelga de los que informan de la huelga

MADRID.- La huelga general ha alterado la parrilla de las cadenas de televisión, pero no tanto la de las privadas. Los espectadores de TVE no pudieron ver 'La mañana de La 1' ni '+Gente', que fueron reemplazados por reposiciones de otros espacios como 'Destino España', 'Españoles por el mundo', 'Comando actualidad' y 'Repor'. La corporación pública cifró en un 40% el seguimiento de la huelga en sus cadenas de televisión y radio. Los sindicatos, en cambio, decían que la respaldó un 80% de los trabajadores.

El partido amistoso Panamá-España ha mantenido su emisión, pese a que los sindicatos no garantizaban que se viera en los hogares españoles, al entender que no entraba dentro de los servicios mínimos pactados con la directiva de la cadena pública.
La programación de las autonómicas se vio modificada. La catalana TV3 se rirvió de reposiciones, como la andaluza Canal Sur, que además advertía en un rótulo que la programación se había visto alterada por la huelga. En Telemadrid, un rótulo similar, sin siquiera reposiciones, reinó en parrilla. Los sindicatos dieron estos datos de seguimiento: un 83% en la catalana, un 78% en la radiotelevisión madrileña y un 85% en Canal Sur.
En las cadenas privadas, la huelga se notó menos que en las públicas. Imperó la normalidad, aunque las obligaciones de servicio público eran distintas a las de convocatorias anteriores. Por primera vez y a raíz de la entrada en vigor de la Ley audiovisual de 2010, el Ministerio de Industria no ha fijado servicios mínimos para las cadenas comerciales en la jornada del 14 de noviembre. Los espectadores pudieron seguir los informativos, así como 'magazines' matutinos como 'Espejo público' (Antena 3) y 'El programa de Ana Rosa' (Telecinco). Ambos espacios, no obstante, sufrieron el boicot en sus conexiones en directo cuando sus reporteros cubrían el seguimiento de la huelga.
Entre los programas que tuvieron que renunciar al directo y mostrar contenidos grabados, se contaron 'El hormiguero' (Antena 3), 'El intermedio' (La Sexta) y 'Sálvame diario' y 'La voz' (Telecinco). La división de televisión del Grupo Antena 3 cifró en un 12,7% el seguimiento de la huelga en sus redacciones. Mediaset España (Telecinco y Cuatro) señalaron que el 10,1% de sus trabajadores se sumaron a la huelga.
Algunos rodajes de series también se vieron afectados. Así, la Coordinadora de Trabajadores del Espectáculo (CTE) advirtió de que no se grabaron en la jornada de huelga las series 'Cuéntame cómo pasó', de TVE; 'Con el culo al aire', 'El secreto de Puente Viejo' y el 'spin off' de 'Amar en tiempos revueltos', de Antena 3, y 'Aída', de Telecinco.
Las emisoras comerciales españolas mantuvieron por lo general su programación habitual. Fuentes de las cadenas de Prisa, como Ser y 40 principales, explicaron que un 14% de sus equipos respaldaron los parones. En Onda Cero, los responsables contabilizaban un seguimiento por debajo del 3%.
Por primera vez, la jornada de huelga general coincidió con la de la prensa, que tradicionalmente la desarrolla el día anterior. El sindicato de periodistas y las federaciones autonómicas CCOO-FSC y UGT-FeS convocaron la huelga de este sector el mismo día de la huelga general, con el objetivo de coordinar los parones con la paralización de los medios digitales, que se deja notar cuando se realiza el mismo día de la huelga, como en el caso de las televisiones y las radios.
La huelga trastocó la llegada de la prensa a los quioscos. Primero, en los centros de impresión; a continuación, en la red de distribución de ejemplares; por último, en los puntos de venta. El martes, los grandes diarios trataron por lo general de adelantar sus cierres para enviar antes la edición a sus respectivas rotativas.
Aun así, la salida de los diarios no fue fácil. Por ejemplo, los antidisturbios tuvieron que proteger a los repartidores que salían del centro madrileño de Meco. En Castellbisbal (Barcelona), varias furgonetas fueron detenidas, una con clavos en la carretera que sirvieron para que el piquete pudieran quemar los ejemplares.
La red de repartidores de la capital secundó la huelga, por lo que los editores tuvieron que recurrir a vehículos alternativos. La mayor parte de los quioscos abrió, si bien el reparto de prensa fue inferior al 50%, según explicó la Confederación de Vendedores de Prensa en España (Covepres). Juan Viciosa, presidente del gremio, aseguró que los trabajadores que suplieron las ausencias de repartidores "no conocen las calles" y no fueron capaces de cubrir el reparto a todos los quioscos.

No hay comentarios: