sábado, 29 de diciembre de 2012

Fallece en Madrid el periodista gallego y franquista, Antonio D. Olano

MADRID.- El periodista y escritor gallego y franquista Antonio Domínguez Olano, más conocido como Antonio D. Olano pues así firmaba siempre, y quien trabajara para numerosos medios españoles como la Cadena Ser, TVE o el extinto diario 'Pueblo', ha fallecido al alba este sábado en Madrid, a los 74 años de edad, según informa en su web el diario 'El Imparcial', donde colaboró hasta 2011.

Comenzó su carrera profesional colaborando en los principales periódicos de Galicia, como La Noche y El Correo Gallego, antes de trasladarse a Madrid a las órdenes de Víctor de la Serna. De sólida formación universitaria compostelana, acumuló fama como reportero internacional por medio mundo. Olano conocía y dominaba los medios de información pero su talento no se agotaba en las tareas de los mejores periódicos españoles. En efecto, el teatro, la comedia y la novela constituyen otros tantos géneros literarios que Olano cultivó desde su juventud, con creciente éxito, hasta el punto de quedar finalista en varios premios literarios. Como autor teatral estrenó treinta obras. Guionista de cine y radio, poeta y biógrafo de Pablo Picasso y Salvador Dalí, era comentarista taurino y cronista de Madrid

Desde las 13:00 horas de este sábado, su cuerpo se encuentra en la sala 15 del Tanatorio de la M-30, en Madrid, y está previsto que sea incinerado mañana domingo a las 12:00 horas en el Crematorio del cementerio de La Almudena.

Natural de Villalba (Lugo), Olano fue uno de los grandes especialistas en la figura del pintor Pablo Picasso, de quien fue amigo personal y publicó una docena de libros.

Trabajó en 'El Alcázar', 'Abc', 'Pueblo', y en los semanarios 'Gaceta Ilustrada', 'Sábado Gráfico', 'La Codorníz', 'El Ruedo' y 'Dígame'. Y en las emisoras Radio Intercontinental, Radio Nacional de España y Radio Barcelona.
Era uno de los íntimos amigos de la familia del ex dictador Francisco Franco y su última aparición pública, en silla de ruedas, tuvo lugar el pasado agosto en un programa de televisión precisamente para defender la imagen pública del ex-jefe del Estado.
Corresponsal de guerra en varios países, Olano recorrió el mundo, de África a Cuba, donde acompañó a Fidel Castro en su bajada desde Sierra Maestra a La Habana, y recibió años después al Che en Madrid, recuerda la Cadena SER.
Cuando llegó a Madrid era un jovenzuelo con tantas ganas de aventura como de escribir. Las dos cosas le dio la vida justo cuando se quitó el Domínguez, su primer apellido, y se dejó una enigmática D. entre Antonio y Olano.
Trabajó en los diarios 'El Alcázar' y 'Pueblo' cuando nació en ellos una cantera de reporteros - Yale, Manolo Alcalá, Tico Medina, él mismo- que escribían y vivían en mitad de la farándula de la época. Olano llegó a la SER entonces y fue productor y guionista de uno de sus programas más populares: 'El Consejo del Doctor', cuya voz principal era ni más ni menos que la del yerno de Franco, el marqués de Villaverde.
Pero junto al perfil periodístico de este gallego que hoy nos dejó, habrá que hablar de su otra faceta: autor teatral de éxito, especialmente en aquellos café-teatro donde se representaban textos que mezclaban desparpajo político y destape cuando la censura todavía mandaba mucho. Sus obras 'Madrid, pecado mortal', 'Cara al sol con la chaqueta nueva' o 'Las divinas' tuvieron un gran éxito en esas salas, hoy casi desaparecidas.
Escribió, junto a su maestro Borobó, la versión teatral de La bella Otero
Olano escribió novelas, biografías, guías de viajes, miles de artículos sobre toros, su gran afición, y otros tantas miles de críticas teatrales. Vivió una vida de noche, fue amigo de golfos, de toreros y de artistas. Prestó sus servicios al Atlético de Madrid, en la era Jesús Gil y Gil, y fue siempre un incondicional del político Manuel Fraga, su paisano de Villalba.
Olano recibió en tres ocasiones el premio Ondas, uno individual en 1959 como "mejor labor periodística", cuando trabajaba en la Cadena Ser, y dos más como parte fundamental del programa "El consejo del doctor", del que fue guionista y codirector.
Son muchos los medios en los que dejó su huella; en Televisión Española, donde también desarrolló una larga trayectoria, presentó los espacios "Kilómetro Cero" y "Teatro".
Con Juan Pardo hizo comedias musicales y colaboró en Galicia miña nai dos dous mares con poemas de Cabanillas, Curros, Rosalía y del propio Antonio D. Olano. Fue galardonado con el premio Antonio Machado de cuentos por Trenes y posee la Medalla de la Xunta de Galicia.
Y cuando ya había pasado la época de la máquina de escribir y el humo de cigarro en las redacciones, siguió acudiendo por la SER cuarenta años después a hablar en 'Hoy por hoy Madrid' de lo divino y lo humano. Porque hasta el final fue un entusiasta de la vida, del buen comer y del mejor charlar. De todos era conocida su condición de “gourmet” acreditado, porque su afición a la gastronomía en el más puro y sensual sentido, le llevo a ser un maestro de la buena mesa. “ Luculo”, como firmaba, sabia también y mucho del arte de comer, para deleite del paladar y del espíritu.
Seguía teniendo la misma vitalidad de siempre pese a sus piernas, ya cansadas, y una memoria formidable, que admiraba a cualquiera. ¿A quién no había entrevistado Antonio D. Olano en sus largos años de vida profesional?

No hay comentarios: