lunes, 2 de septiembre de 2013

Aumentan los secuestros de periodistas en Siria

LIMA.- Informar se ha vuelto un oficio letal. Eso está quedando demostrado con las muertes de periodistas que vienen cubriendo los acontecimientos de violencia en Siria. Ahora que Estados Unidos está a un paso de intervenir en este país, la situación podría empeorar, según www.clasesdeperiodismo.com

El último reporte de la corresponsal Emma Beals para Vice ha dejado en claro que sus colegas son un objetivo principal para los rebeldes del Estado Islámico de Irak y al- Sham (ISIS, por sus siglas en inglés), grupo terrorista vinculado a Al Qaeda. Cada paso en busca de recabar información puede ser el último.
Reporteros Sin Fronteras, ofreció un dato preocupante: desde marzo de 2011–el inicio del conflicto sirio– han fallecido 25 periodistas. El Comité para la Protección de Periodistas (CPJ, por sus siglas en inglés) informó que 15 periodistas ha desaparecido en este territorio. Uno de ellos, el fotógrafo Mateo Schrier, logró escapar de las garras de estos agentes del terror.
“En las últimas semanas ha visto un aumento apreciable de los secuestros reportados en el norte de Siria , en particular de los activistas locales y periodistas de oposición”, dijo Charles Lister , analista en el Centro Jane de Insurgencia y Terrorismo, en una entrevista a Beals. Esta afirmación coincide con la presencia creciente del ISIS en esa parte del país, en la ciudad de Aleppo, en el límite con Turquía.
Ya se registran secuestros de periodistas por más de un año. Ese es el caso de Austin Tice, corresponsal estadounidense, quien desapareció en agosto del año pasado y de quien se desconoce su paradero. Otro colega estadounidense identificado es James Foley, quien fue capturado noviembre de 2012.
El fotógrafo Jonathan Alpeyrie retornó a Francia, luego de haber estado detenido en Siria desde abril, gracias a las gestiones que hizo el gobierno francés. Alpeyrie prefirió no hacer declaraciones sobre su liberación. Pero según la periodista de Vice, las autoridades del país europeo tuvieron que pagar por el rescate.
“La idea de que podía ser tomada en cualquier momento se convirtió en los cimientos de una prisión mental aterradora”, manifiesta Emma Beals. Y no es para menos. Los números hablan por sí solos y la realidad también.

No hay comentarios: