lunes, 9 de septiembre de 2013

Lo bueno y lo malo de emplear la agregaduría de contenidos como práctica periodística

NUEVA YORK.- La agregaduría de contenidos no es una mala práctica si se hace con corrección y ética. Es un tema realmente apasionante, polémico y que plantea varias alternativas como las descritas a fondo en Curator’s Code, un grupo que apareció en 2012 con la finalidad de  establecer estándares para la agregaduría de contenidos. La propuesta está en línea y vale la pena darle una mirada.

En esta web y en las clases universitarias y talleres que brindo, la agregaduría es un asunto que discutimos. Los estudiantes que ya están en medios como los talleristas me comentan que en sus organizaciones les piden que citen lo MÁS DISCRETAMENTE la fuente. Esto es una constante entre los que trabajan en organizaciones tradicionales y grandes. Los que se encuentran en medios nuevos tienen directivas de CITAR, ENLAZAR y DESTACAR A LA FUENTE ORIGINAL. Pero no vamos a generalizar. Hay buenas prácticas en los medios grandes que han dejado de ser tradicionales para entender el lenguaje de la red. Y hay pésimas prácticas en los llamados nuevos medios.

LO MALO
1. Camuflar a la fuente original con algo como “según medios locales” o “algunas webs señalan”, “en Twitter indican”. No existe link a la fuente original ni mención al medio o a los medios que ayudaron a crear esta historia”.
2. “Visto aquí” o “Tomado de aquí” (algo que se usa en Clases de Periodismo) puede ser realmente malo cuando no se lleva al LINK ORIGINAL. Linkear la web de manera general es no propiciar una correcta agregaduría. Como norma en esta web tenemos la directiva de citar varias veces al medio o web que ha generado la nota. Sin embargo, hemos cometido errores y por ello la discusión es amplia al respecto.
3. No aportar nada al contenido tomado de otra fuente. Si bien los medios latinoamericanos encontramos en sitios en inglés una variedad de información útil, lo correcto es aportar contexto y valor a esa información.
4. Cuando se citan consejos, sugerencias o herramientas de otra fuente, lo que corresponde a un medio o web que toma el contenido es profundizar en la información, contrastar y no tomar como cierto / óptimo / ideal lo que se encuentra en determinado sitio. Por ejemplo, en Clases de Periodismo tenemos el reto de probar cada herramienta que compartimos. Pero hemos cometido errores y justamente este post busca enfatizar algunas pautas.
5. El copy paste es la peor práctica sin duda. Es plagio puro y sin adornos. Colocar negritas a un sitio o cursivas para no linkearlo como fuente original es una trampa. Hay que citar bien. Los medios grandes deben de dejar de ignorar a los blogs como fuentes.

LO BUENO
1. Citar la fuente (que vaya al link original del artículo) de manera destacada las veces que sea necesaria. Puede ser en el comienzo y el final del artículo.
2. Citar incluso al autor del artículo y sus credenciales. De igual manera, podemos linkear el perfil del autor. Ejemplo: “El periodista (@elperiodista), especializado en …. del medio …. )”.
3- Agregar valor a la información original. The Huffington Post es un buen ejemplo, aunque para muchos sea cuestionable que consiga más impacto que The New York Times. Bueno, resulta que los titulares del primero son más impactantes y no siempre efectistas. Aprender a titular es una tarea diaria.
4. Utilizar comillas para citar buena parte de un texto. Por ejemplo, leía el excelente artículo de Mindy McAdams sobre el tema y si bien puedo usar comillas también me gustaría citar este fragmente de esta manera: 

No hay comentarios: