domingo, 29 de diciembre de 2013

Molhem Barakat, el fotógrafo adolescente de Reuters asesinado en Siria

 
MADRID. Molhem Barakat murió haciendo lo que más le gustaba. A pesar de su juventud, entre 17 y 19 años según las diversas fuentes, este adolescente sirio ya se manejaba en el frente de la batalla como un auténtico veterano, armado únicamente con su cámara de fotos, siempre a la caza de imágenes que ilustrasen el infierno que vive su país.

Y es que Siria lleva inmersa en una terrorífica guerra civil desde 2011, con los rebeldes y el régimen de Al Assad luchando por cada casa, cada porción de tierra, cada barrio en una lucha fratricida con miles de muertos, de desaparecidos y de desplazados.

Barakat trabajaba desde mayo como fotógrafo freelance para la agencia británica Reuters. Además de cubrir el conflicto, solía tomar imágenes de la vida cotidiana de los sirios en Alepo, ciudad dividida sin que ninguno de los dos bandos logre hacerse con el control definitivo. Precisamente la lucha por un hospital fue la que acabó con la vida del joven.

El colaborador de Reuters estaba documentando la batalla por el centro sanitario junto a su hermano, un rebelde sirio, dentro de una fábrica de alfombras cerca del recinto.

En los enfrentamientos murieron 42 militares de Al Assad, la mitad de ellos a manos de milicias islamistas y la otra mitad en un atentado con coche bomba, según el Observatorio Sirio de Derechos Humanos. Los dos hermanos también se convirtieron en víctimas de estos sangrientos enfrentamientos, aunque de momento se desconoce la causa exacta de sus fallecimientos.

Las críticas a Reuters sobre el suceso no se han hecho esperar y varios periodistas en Reino Unido, como por ejemplo Corey Pein, se preguntan cómo un adolescente sin experiencia pudo llegar a trabajar para la mayor agencia de noticias en la zona de conflicto.

Incluso un periodista de la BBC preguntó a Reuters si Barakat había recibido el entrenamiento adecuado para trabajar en una guerra y cómo le pagaban.Desgraciadamente la muerte del joven es la última, pero no la única de un periodista en Siria. Desde que empezó el conflicto hace casi tres años, han sido asesinados 52 y al menos 30 han sido secuestrados, entre ellos los españoles Javier Espinosa, Marc Marginedas y Ricardo García.

No hay comentarios: