viernes, 7 de febrero de 2014

Transmisión de fútbol desata polémica entre Kirchner y un popular conductor de TV

BUENOS AIRES.- La transmisión de los partidos de fútbol en Argentina, en manos del Estado, desató una fuerte polémica entre el gobieno de la presidenta Cristina Kirchner y el popular conductor de televisión Marcelo Tinelli, cuya anunciada participación se frustró este viernes a horas del inicio del Torneo Final-2014.

La participación de Tinelli, con su empresa Ideas del Sur, en sociedad con Torneos y Competencias (TyC), en la producción del programa Fútbol para Todos iba a anunciarse el martes pasado en un acto que se suspendió por duelo nacional pero en medio de versiones sobre supuestas desavenencias del empresario con el gobierno.
"Siamo fuori de la copa jajaja", ironizó Tinelli en la red social Twitter, donde tiene dos millones de seguidores. "¿A quién le mando la carta documento por despido?", agregó en otro mensaje la mañana del viernes.
"Lamento todo esto que ocurrió porque fui convocado para hacer algo que evidentemente no se podía hacer. Me di cuenta tarde", agregó unas horas después al agradecer mensajes de respaldo.
Fútbol para Todos (FPT) fue creado por el gobierno de Cristina Kirchner en 2009 cuando la televisación de partidos dejó de ser paga en Argentina y quedó en manos del Estado, al quitarle los derechos de televisación a las empresas TyC y TSC (Televisión Satelital Codificada) en acuerdo con la Asociación del Fútbol Argentino (AFA).
De este modo, el popular conductor, que hace años lidera los rankings de audiencia de la televisión argentina con su programa Show Match, y es vicepresidente del club San Lorenzo, campeón del Inicial-2013, anunció su salida del proyecto.
El cambio en Fútbol para Todos (FTP) impulsado por el jefe de Gabinete, Jorge Capitanich, y el influyente secretario de Legal y Técnica de Presidencia, Carlos Zannini, buscaba cambiarle la cara a la transmisión deportiva de tono oficialista, según la prensa.
El programa ha sido una herramienta de propaganda oficialista y de campañas gubernamentales y algunos de sus relatores más emblemáticos iban a quedar fuera de la nueva programación.
Según el diario La Nación, los aires de renovación encontraron resistencia en un sector del kirchnerismo, en particular en La Cámpora, la organización juvenil fundada por Máximo Kirchner, el hijo de la presidenta, que en principio había dado el visto bueno al conductor.
"Con el reloj marcando los minutos para comenzar el torneo ayer (jueves) se anunció el desembarco del nuevo staff con Sebastián Vignolo, Diego Latorre, Juan Pablo Varsky y Mariano Closs como cabezas visibles y por la noche todo cambió por decisión presidencial", señaló el matutino.
En medio de versiones cruzadas de los últimos días, la titular de la organización de derechos humanos Madres de Plaza de Mayo, Hebe de Bonafini, una aliada de la jefa de Estado, se había metido sorpresivamente en la polémica.
"Atento Tinelli: el Fútbol para Todos no está para ganar plata, sino para hacer política. Eso dijo (el expresidente) Néstor Kirchner y no nos podemos olvidar", dijo Bonafini el jueves al término de la ronda semanal en la Plaza de Mayo.
El vicegoberandor de la provincia de Buenos Aires, Gabriel Mariotto, desestimó este viernes el conflicto al atribuirlo a "cuestiones de artística que pueden ocurrir en cualquier programación", y sostuvo que "lo más importante es que el fútbol se vea por televisión abierta y gratuita en todo el país".
El mes pasado, el gobierno anunció que el canal estatal a través de FPT transmitirá en directo 32 partidos del Mundial Brasil-2014, y los otros 32 en diferido, todos en forma gratuita.

No hay comentarios: