miércoles, 5 de febrero de 2014

Occidente denuncia la represión de blogueros y religiones en Vietnam

GINEBRA.- Algunos países occidentales denunciaron el miércoles el encarcelamiento en Vietnam de blogueros y los controles en Internet y pidieron al gobierno comunista que respete las libertades básicas de culto y expresión.

La diplomática británica Ruth Tumer dijo al consejo de Derechos Humanos con sede en Ginebra que su país lamentaba "la reciente tendencia a controlar Internet" y junto a diplomáticos de Francia y Australia pidieron reducir el número de delitos castigables con la pena de muerte y una moratoria en las ejecuciones.
"Vietnam todavía acosa y detiene a aquellos que ejercen sus derechos y libertades universales, como las libertades de expresión y asociación", dijo el embajador interino de EEUU en un debate que formaba parte de un examen de los 47 miembros del foro sobre el historial de todos los estados miembros de la ONU que se hace cada cuatro años.
Estados Unidos también está preocupado con las restricciones a la libertad religiosa y a la formación de sindicatos independientes, el uso de mano de obra infantil y la utilización del gobierno del trabajo obligatorio, dijo el embajador.
Bejamin Ismail de Reporteros Sin Fronteras dijo que al periodista Pham Chi Dung se le había prohibido asistir a las conversaciones de la ONU, cuando se le paró en el aeropuerto de Saigon el sábado y se le quitó su pasaporte.
"Hay una tendencia que empeora, con mucha más violencia y represalias colaterales al ponerse también a las familias de los blogueros en el punto de mira para disuadirlos de debatir sobre determinadas actividades. Actualmente hemos contado 34 blogueros encarcelados", dijo Ismail.
Aún así, dos destacados vietnamitas bajo arresto domiciliario ofrecieron sus testimonios en mensajes de audio grabados en secreto y publicados en un acto patrocinado por grandes grupos de derechos en Ginebra el martes.
Thich Quang Do, el patriarca de la prohibida Iglesia Budista de Vietnam, dijo que permanecía bajo arresto domiciliario en el monasterio Thanh Minh Zen en Saigon y quiso hablar por todos aquellos cuyas opiniones disidentes estaban siendo reprimidas.
"¿Cuál es mi delito? Pedir un Vietnam que respete los derechos de su pueblo y la libertad de expresión, asociación, asamblea pacífica, religión y creencias", dijo.
Le Cong Cau, el líder del movimiento juvenil budista con 300.000 miembros, dijo que había sido parado por la policía en el aeropuerto cerca de Hue, en el centro de Vietnam, el 1 de enero.
"Lanzo este mensaje a las Naciones Unidas hoy como un grito de alarma", dijo. "Esta es quizá mi última oportunidad de hablar, puesto que me han dicho que puede que me arresten en los próximos días".
Alrededor de 160 personas en Vietnam han sido sentenciadas a un total de 1.062 años de prisión en mayo de 2009 y junio de 2013 por "confusas estipulaciones del código penal nacional", dijo el comité de Vietnam para los Derechos Humanos.
El viceministro de asuntos exteriores Ha Kim Ngoc dijo al foro de Ginebra que la política de Vietnam siempre ha sido proteger y promover la libertad, citando el auge del uso de Internet con 30,8 millones de usuarios y tres millones de blogueros.

No hay comentarios: