sábado, 8 de febrero de 2014

Permanecen en prisión un documentalista egipcio y un periodista yemení

EL CAIRO.- Un documentalista egipcio y un periodista yemení permanecen en prisión, acusados en dos casos diferentes por haber difundido "noticias falsas" que amenazan la seguridad nacional del país, informaron hoy activistas.

Ahmed el Sandabasy, abogado del egipcio Hosam Meneai, señaló que el documentalista no pudo comparecer hoy ante el tribunal que lo juzga "por problemas de seguridad", tras haber sido trasladado de una comisaría de El Cairo a una prisión en la carretera que une la capital con la provincia de Suez (noreste).
Meneai continúa así en la cárcel después de haber sido detenido el pasado 22 de enero junto a su amigo y traductor estadounidense Jeremy Hodge, liberado cuatro días más tarde y actualmente en Estados Unidos.
Hodge denunció que estuvieron varios días incomunicados y que Meneai ha sido torturado por la policía durante su arresto y que comparte una celda con delincuentes comunes en la comisaría del distrito de Dokki.
"Meneai no está involucrado en ninguna actividad política", aseguró el traductor, que negó las acusaciones de que este hubiera grabado vídeos de protestas islamistas y destacó que se encontraba realizando un documental sobre San Marcos, que se considera que expandió el cristianismo en Egipto.
Para Hodge, la detención de su compañero podría estar relacionada con el hecho de que este es originario de la península del Sinaí.
Los ataques contra las fuerzas del orden se han intensificado en el Sinaí desde el derrocamiento militar de Mohamed Mursi en julio pasado, por lo que las autoridades han llevado a cabo una intensa campaña para perseguir a los supuestos terroristas en el país.
Mientras, medios locales informaron hoy de que un tribunal cairota rechazó el recurso presentado por el periodista yemení Firas Shamshan para quedar en libertad, después de que fuera detenido hace unos días por difundir "noticias falsas y rumores que podrían alterar la paz pública".
Shamshan, que tiene un blog de cultura, estaba cubriendo la Feria Internacional del Libro de la capital egipcia cuando entrevistó a un comerciante, que se refirió al ministro de Defensa, Abdel Fatah al Sisi, de forma crítica.
Ese comentario no gustó a uno de los visitantes, que llevó al periodista hasta la policía para que lo arrestara, según la Asociación de Libertad de Pensamiento y Expresión, que sigue el caso.
El Comité para la Protección de los Periodistas y otras organizaciones de derechos humanos han denunciado las recientes detenciones y ataques sufridos por numerosos periodistas, egipcios y extranjeros.
El pasado 29 de enero, la Fiscalía egipcia ordenó enjuiciar a veinte periodistas vinculados al canal catarí Al Yazira, acusados de difundir noticias "falsas" sobre el país y colaborar con un grupo terrorista, en alusión a los Hermanos Musulmanes.

No hay comentarios: