miércoles, 7 de mayo de 2014

Las televisiones piden en España seguridad jurídica y estabilidad para la TDT

MADRID.- Cuatro horas por persona al día. Es el tiempo que pasamos los españoles, de media, viendo la televisión. La pequeña pantalla es uno de las principales actividades de ocio de los españoles. Un entretenimiento sobre el que ahora planea la incertidumbre tras el cierre esta pasada noche de nueve canales y la amenaza de apagón que hay sobre otros ocho. 

Por esta razón, los operadores nacionales de televisión (Atresmedia, Mediaset, Veo y Net), agrupados en Uteca, piden al Gobierno "seguridad jurídica" y "estabilidad" para la TDT.
España es un país televisivo. Los datos lo certifican. El 93% de los españoles prefiere la televisión para ver contenidos en directo, según un reciente estudio internacional de la consultora Ipsos. Junto a los franceses (93%) somos la población que más contenidos ve desde su televisor de todo el mundo, por delante de alemanes (92%), turcos (90%), argentinos (89%), suecos (89%), italianos (89%) o británicos (83%).
Y, claro, la televisión en España es sinónimo de TDT. Su consumo es el mayoritario. En el mes de abril, su cuota se situó en el 83,1%, frente al 12,3% del cable o el 4,5% del satélite, según datos de la consultora de audiencias Barlovento Comunicación. La importancia de la TDT en España la certifican las casi 140.000 personas que han firmado una iniciativa popular en contra del cierre de canales.
En la noche de ayer, los espectadores vieron que canales como Xplora, Nitro, La Sexta3, La Siete o Nueve se apagaban. Dejaban de emitir. Lo hacían por orden del Ministerio de Industria, en aplicación de una sentencia del Tribunal Supremo debido a un "error formal" del Ejecutivo de José Luis Rodríguez Zapatero.
 "Una situación sin precedentes en un país desarrollado", reflexionan desde Uteca, que planteó al Gobierno una solución mediante un real decreto-ley. Pero éste decidió aplicar la sentencia. En consecuencia, la TDT ha pasado de 24 canales nacionales a 15, una reducción de la oferta del 37,5%. Y sobre la mesa está otra demanda, sobre la que también se tiene que pronunciar el Alto Tribunal, con la amenaza de cierre de otros ocho canales.
"Es necesario resolver el problema y dotar de seguridad jurídica y de estabilidad al sector", explican fuentes de Uteca. Esa inseguridad ha provocado que canales como MTV o AXN abandonen la TDT. "El camino debe ser el diálogo y el consenso con todos los agentes implicados en el sector. La situación actual, incluida la próxima mudanza de frecuencia de los canales por el dividendo digital, debe ser aprovechada para prever el siguiente dividendo digital, dentro de cinco años", desgranan desde las cadenas privadas.
En las próximas semanas, el Gobierno aprobará en Consejo de Ministros el plan técnico del dividendo digital, donde se detallará el espectro radioeléctrico que se concede a los operadores privados y la ubicación de cada canal. El Ejecutivo y las televisiones mantienen conversaciones para intentar lograr una solución de consenso. Existen varias alternativas. "Es importante blindar jurídicamente la oferta actual de 15 canales nacionales de la TDT para que este problema no se dé cada cierto tiempo», consideran desde Uteca. «Es importante garantizar la pluralidad de la oferta y posibles inversiones". De la solución que se conceda a la TDT dependerá el desarrollo de tecnologías como la alta definición. "Necesitamos una solución flexible, que permita a los operadores gestionar ancho de banda y que se conceda el mayor espectro radioeléctrico posible".
Cabe recordar que la televisión en España genera más del 1% del PIB y que la industria audiovisual española, de la que la televisión es el principal motor, supone un volumen de negocio cercano a los 10.300 millones de euros y da empleo, de forma directa e indirecta, a más de 77.000 personas.
De momento, y una vez que se han apagado estos nueve canales, las televisiones estudian la cuantía de la indemnización económica que pedirán al Gobierno por el perjuicio causado. Asimismo, Atresmedia, Mediaset, Veo y Net han pedido amparo al Tribunal Constitucional.

No hay comentarios: