miércoles, 18 de junio de 2014

Julian Assange sigue en la embajada ecuatoriana de Londres, dos años después

LONDRES.- Hace dos años que Julian Assange se refugió en la embajada ecuatoriana de Londres y su vida transcurre con destellos de normalidad, como ver los partidos del Mundial, pero con muy pocas esperanzas de salir pronto.

El creador de Wikileaks, el portal de difusión de documentos oficiales secretos, entró en la delegación diplomática un 19 de junio de 2012 pidiendo asilo -que le fue concedido dos meses después- por miedo a que la causa judicial por la que Suecia quiere interrogarlo -dos casos de presuntos abusos sexuales- no sea más que un señuelo para enviarlo a EEUU.
Si la causa sueca desapareciese, tampoco tendría claro el salir de la embajada, situada en el hermoso barrio londinense de Knightsbridge y fuertemente custodiada día y noche.
"Si tuviéramos éxito consiguiendo la anulación de la orden de extradición sin cargos emitida (por Suecia) hace cuatro años, todavía tendría el problema mayor de EEUU y su acusación pendiente, y quizás la orden de extradición", explicó en conferencia de prensa telefónica. "De todos modos", aseguró, "la eliminación del caso sueco acabaría con una maniobra político de distracción que ha desviado la atención de la mayor investigación criminal de un medio de comunicación hecha por el departamento de Justicia" de EEUU.
"Políticamente, me permitiría una confrontación más directa con el departamento de Justicia de EEUU y con cualquier apoyo del gobierno británico a mi extradición".
El Reino Unido pretende extraditar a Assange, de 42 años, para que sea interrogado en Suecia, cuya justicia no ha emitido cargos contra él porque su caso se encuentre en una fase de "investigación preliminar".
Aunque Ecuador esté dispuesto a darle refugio en su territorio, Londres le niega el salvoconducto para emprender viaje.
Por su parte, EsEUU no ha confirmado que quiera juzgar a Assange. Sin embargo, el principal 'topo' de Wikileaks, Chelsea Manning, exanalista militar de inteligencia en Irak, fue condenado a 35 años de cárcel por la entrega de 700.000 documentos confidenciales. "Hay gente en peor situación que yo", dijo Assange, aludiendo a Manning, cuando se le preguntó si el encierro le resulta difícil.
Assange denunció que el Reino Unido "canceló unilateralmente" un grupo de trabajo que había acordado con Ecuador, atribuyéndolo a su implicación en la búsqueda de asilo en Rusia para Edward Snowden.
Este estadounidense expuso los pormenores de la red mundial de espionaje de la Agencia Nacional de Seguridad (NSA) estadounidense y de otros servicios asociados.
El presidente ecuatoriano, Rafael Correa, dijo el martes que Assange puede permanecer el tiempo que quiera en la embajada. "El señor Assange mientras él quiera está bajo la protección del Estado ecuatoriano y puede permanecer en la embajada el tiempo que requiera. Toda la solución está en manos de Europa, particularmente Gran Bretaña y Suecia", manifestó Correa.
Assange dice que trabaja en la embajada y está siguiendo el gran acontecimiento del momento, el Mundial de fútbol de Brasil, apoyando, como no, a Ecuador, y no a su país, Australia.
"He estado mirando el Mundial, aunque la recepción en este edificio es bastante difícil, quizás eso dificulte que los micrófonos transmitan a través de estas paredes". "Por supuesto, Ecuador merece sin duda ganar el Mundial, tiene un equipo muy decente. Pero creo que hay tanto prestigio en juego para Brasil que ellos serán los probables vencedores", agregó Assange, que acusa al gobierno australiano de no haberle brindado asistencia legal. "No han ayudado en nada", lamentó.
"La situación en la embajada tiene sus dificultades. Por otro lado, al revés que les pasa a otros reporteros de temas de seguridad nacional, estoy en una jurisdicción en la que no puedo ser citado por la justicia, y en la que la policía no va a venir a golpear mi puerta, ni de noche ni de día".