lunes, 23 de junio de 2014

Tres periodistas de Al Yazira, condenados a siete años en Egipto

EL CAIRO.- Tres periodistas de Al Yazira fueron condenados este lunes a siete años de prisión por un juez egipcio por ayudar a una "organización terrorista" con la propagación de mentiras, una condena que motivó las críticas de la ONU y de gobiernos occidentales, que afirmaron que el veredicto socava la libertad de expresión.

Los tres, que negaron los cargos de ayudar a los ahora ilegalizados Hermanos Musulmanes, son el australiano Peter Greste, corresponsal de Al Yazira en Kenia, el egipcio-canadiense Mohamed Fahmy, jefe de la oficina de Al Yazira English en El Cairo, y el productor egipcio Baher Mohamed, que recibió una sentencia adicional de tres años por poseer una bala.
A la vista acudieron varios diplomáticos occidentales, algunos de cuyos gobiernos convocaron a sus respectivos embajadores egipcios en protesta.
Los tres llevaban seis meses detenidos en la famosa prisión Tora, en un caso que se ha convertido en un símbolo para las organizaciones de defensa de los derechos humanos en todo el mundo.
Fueron detenidos en diciembre y acusados de ayudar a los Hermanos Musulmanes con la propagación de mentiras que dañaban la seguridad nacional y de facilitar dinero, material e información a un grupo de 17 egipcios.
Los Hermanos Musulmanes fueron ilegalizados y declarados grupo terrorista después de que las Fuerzas Armadas derrocaran al presidente islamista electo Mohamed Mursi hace casi un año después de protestas multitudinarias contra su gobierno. Los Hermanos sostienen que son una organización pacífica.
Al Yazira, cuyos dueños cataríes apoyan a los Hermanos y han estado enfrentados con los nuevos dirigentes egipcios, dijo que la sentencia desafía "la lógica, el sentido y cualquier parecido con la justicia".
La condena llega al día siguiente de que el secretario de Estado de Estados Unidos, John Kerry, se reuniera con el recién elegido presidente egipcio Abdel Fatah al Sisi, en El Cairo y planteara el caso de los periodistas.
El lunes, Kerry dijo que llamó al ministro egipcio de Asuntos Exteriores para mostrarle su "fuerte desagrado" por un "veredicto escalofriante y draconiano".
Por su parte, la jefa de derechos humanos de Naciones Unidas, Navi Pillay, dijo el lunes que las recientes condenas a pena de muerte en Egipto y los juicios masivos son "obscenos y una completa tergiversación de la justicia".
Ese veredicto y las sentencias a pena de muerte confirmadas el sábado para 183 miembros de Hermanos Musulmanes y sus seguidores son el último capítulo de una persecución plagada de "irregularidades procesales y que viola la ley internacional de derechos humanos", añadió.
La sala del juicio cayó en el caos después de leerse la sentencia. Conmocionado y al borde de las lágrimas, el hermano de Greste, Michael, dijo: "Esto es terriblemente devastador. Estoy conmocionado, aturullado, no hay palabras".
Los tres parecían optimistas cuando entraron en la sala esposados, saludando a familiares que habían dicho a los periodistas que esperaban que los acusados fueran absueltos.
Una holandesa y dos británicos fueron condenados en ausencia por los mismos cargos.
Fuentes judiciales dijeron que la condena se apelará ante un tribunal superior y que aún podría haber un perdón.
La semana pasada, el fiscal general de Egipto ordenó la puesta en libertad de otro periodista de la cadena catarí, abdulá al Shamy, por motivos de salud, después de pasar 130 días en huelga de hambre.