miércoles, 23 de julio de 2014

RSF muestra su preocupación por la detención del periodista saharaui en El Aaiún

RABAT.- Reporteros Sin Fronteras (RSF) expresó hoy su preocupación por el arresto y detención a principios del mes de julio del periodista y militante saharaui Mahmud Haisan, a quien se le acusa de "participar en una aglomeración armada".

En un comunicado, RSF apunta que Haisan, corresponsal de la cadena del Frente Polisario, RASD TV, en El Aaiún (capital administrativa del Sáhara Occidental), compareció ante el juez el pasado 21 de julio y en los próximos días se debería conocer si se le mantienen los cargos.
RSF explica que el pasado 4 de julio varios coches de policía rodearon el domicilio del periodista en el centro de la ciudad y lo llevaron a un lugar desconocido y, tras 48 horas sin información sobre él, las asociaciones locales defensoras de los derechos humanos anunciaron que había sido trasladado a la cárcel de Lakhal.
A Haisan además también se le acusa de "obstrucción de la vía pública", "agresión a funcionarios en el desempeño de sus funciones" y "degradación de bienes públicos".
RSF cita a Laarbi Massoud, secretario general del Colectivo de defensores saharauis de los derechos humanos (CODESA), quien asegura que la detención de Haisan ha sido a causa de la cobertura realizada durante una manifestación pacífica organizada en El Aaiún por unos saharauis durante el partido entre Argelia y Alemania, en el marco del mundial de fútbol.
Según el comunicado, en aquella protesta, los participantes enarbolaron eslóganes políticos a favor de la independencia del Sáhara Occidental, y fueron dispersados de forma violenta por las fuerzas del orden.
El miembro de CODESA destaca que el reportaje de Haisan en el que se mostraba el "exceso de violencia" empleada por las fuerzas del orden contra los manifestantes fue retransmitido en la cadena RASD TV.
"Reporteros sin fronteras recuerda que la detención de un periodista por sus actividades profesionales constituye una violación de los compromisos internacionales de Marruecos en materia de libertad de información", subraya en el comunicado Virginie Dangles, adjunta a la dirección de RSF.
RSF, que intentó sin éxito ponerse en contacto con el Ministerio de Comunicación marroquí, insta a las autoridades marroquíes a abrir una investigación sobre "los malos tratos" que Haisan está sufriendo en detención y que ya han sido denunciados por su abogado.
Instalada en el campo de refugiados saharaui de Esmara, cerca de la ciudad de Tinduf (Argelia), la cadena RASD TV fue lanzada en 2009 por el Frente Polisario, que lucha por la independencia del Sáhara Occidental, controlado por Marruecos desde 1975.
Cuando Haisan fue detenido, fuentes de la Wilaya (gobierno civil marroquí) de El Aaiún dijeron que no se trata de un periodista porque "no dispone de ninguna acreditación de prensa expedida por las autoridades", y añadieron que su detención se produjo "por participar en disturbios y causar perturbación en la vía pública", y no por otras razones.