jueves, 24 de julio de 2014

El juez Pedraz pide ayuda a la Unión Europea para detener a los tres militares de EE UU procesados por la muerte de Couso

MADRID.- El juez de la Audiencia Nacional Santiago Pedraz ha pedido ayuda al organismo Genocide Network, creado en 2002 por la Unión Europea, para detener a los tres militares de Estados Unidos que fueron procesados por la muerte del cámara José Couso, que se produjo el 8 de abril de 2003 cuando las tropas norteamericanas entraban en la ciudad de Bagdad (Irak). 

En un auto dictado este jueves, el magistrado se dirige a la red europea de puntos de contacto en relación con el genocidio y los crímenes de guerra y contra la humanidad, creada por los estados miembros de la UE en el seno de Eurojust, para que pongan en marcha "los mecanismos oportunos para hacer comparecer a los procesados ante la justicia".
En octubre de 2011 el juez procesó por tercera vez al teniente coronel Philip de Camp, el capitán Philip Wolford y el sargento Thomas Gibson por un delito contra la comunidad internacional en concurso con otro de homicidio.
En su auto, en el que denuncia la "clara impunidad" que está existiendo en relación con estos hechos, Pedraz señala que, "pese al tiempo transcurrido y las múltiples diligencias practicadas", ha sido "imposible" hacer comparecer a los tres militares ante la justicia, "ni aún siquiera solicitando la oportuna asistencia judicial a las autoridades norteamericanas, dada la negativa de las mismas".
El magistrado apunta que los delitos imputados son perseguibles de acuerdo a la IV Convención de Ginebra, a pesar de lo cual "ni siquiera se han podido insertar" las órdenes internacionales de busca y captura en Interpol porque Estados Unidos ha clasificado los hechos como "un asunto militar".
La Justicia norteamericana se limitó a seguir un "expediente militar" que, a jucio de Pedraz, no reúne "los cánones mínimamente exigibles en un Estado de Derecho" ni satisface desde la perspectiva constitucional "las exigencias derivadas de la aplicación del derecho a la tutela judicial efectiva por una justicia independiente e imparcial".
"A ello se une que ni siquiera se han podido insertar las órdenes de busca y captura internacional en Interpol, de forma que otros estados puedan en su caso aprehender a los procesados para luego ser entregados y enjuiciados en el debido proceso", señala el juez.
En este contexto, recuerda que los tres militares estadounidenses están acusados de "una grave violación del derecho internacional humanitario" por lo que considera "un ataque indiscriminado a poblacion civil (periodistas) en concurso con homicidio".
Couso murió en el hotel Palestina de Bagdad (Irak) el 8 de abril de 2003 al ser disparado mientras grababa la entrada de las tropas norteamericanas en la ciudad.