lunes, 25 de agosto de 2014

Muere en Lima Enrique Zileri, ex director de la revista 'Caretas'


LIMA.- El ex director de la revista peruana "Caretas", Enrique Zileri, falleció hoy a los 83 años. Hace unos meses, a Zileri le detectaron un tumor en la garganta. Luego de someterse a 30 sesiones de radioterapia, lo venció el cáncer.

El periodista Raúl Vargas señaló en la emisora RPP Noticias que sufría desde hace tiempo de una enfermedad "que lo debilitaba".
El velatorio del periodista, que en 2007 dejó la dirección de la revista a su hijo Marco Zileri, se celebrará en privado, según informó su familia.    
Zileri, figura emblemática del periodismo peruano, dirigió la revista y se enfrentó a dictaduras militares, que presionaron para acallar al semanario y sus denuncias políticas.
    Hijo de la cofundadora de la revista, su madre, Doris Gibson, fue distinguido el 2010 como Doctor Honoris Causa por la Pontificia Universidad Católica del Perú.
    Zileri fue presidente del Instituto Internacional de la Prensa (1988-1990) y presidente del Consejo de la Prensa Peruana, y 1998 recibió el Knight International Press Fellowship Award, premio que el Centro Internacional de Periodistas de Washington concede por excelencia en la profesión.

El escritor peruano Mario Vargas Llosa destacó que el periodista Enrique Zileri luchó durante toda su vida "de manera indesmayable por la libertad y la democracia en el Perú".
"Me apena mucho la muerte de mi amigo Enrique Zileri. Fue un destacado periodista que a lo largo de toda su vida profesional luchó de manera indesmayable por la libertad y la democracia en el Perú", afirmó Vargas Llosa en un comunicado difundido en Lima.
El nobel de Literatura de 2010 resaltó el papel de la revista 'Caretas', semanario más importante de Perú, que Zileri dirigió durante muchos años, ante las dictaduras, y su oposición "a la corrupción y los atropellos a la libertad de prensa".
"Por su identificación con estos ideales fue perseguido muchas veces y 'Caretas' experimentó prohibiciones y secuestros. Pero nunca pudo ser intimidada ni sobornada", remarcó.
Vargas Llosa también dijo que Zileri "fue siempre un amigo generoso, tolerante, siempre dispuesto a echar una mano a los colegas y un defensor militante de los derechos humanos".