martes, 19 de agosto de 2014

Rusia y China buscan independencia en Internet

MOSCÚ.- El ministro ruso de Comunicaciones, Nikolai Nikíforov, confirmó hoy que Moscú y Pekín incrementarán el comercio en telecomunicaciones y alta tecnología para depender menos de accesorios estadounidenses predominantes en las redes estatales de ambos países. 

Al comentar en Twitter los resultados de una reunión sostenida la víspera con el titular chino de Industria y Tecnologías Informáticas, Miao Wei, Nikíforov afirmó que las partes acordaron ampliar los suministros en ambas direcciones.

China exportará a Moscú más servidores y sistemas de almacenamiento e incrementará la importación de programas informáticos creados en la Federación euroasiática, según se informó.

Destacó el ministro ruso que él y su colega chino abogan por la transparencia y la multilateralidad en la administración de componentes vulnerables en la infraestructura de Internet.

Recientemente, China decidió dejar de comprar servidores de alta productividad del consorcio norteamericano IBM, según la agencia informativa Bloomberg.

Tras el escándalo de espionaje masivo y global destapado por el exempleado de la Agencia Nacional de Seguridad (NSA) de Estados Unidos Edward Snowden, el sector de las tecnologías de la información de ese país perdió credibilidad.

Pekín de manera explícita admitió sospechar que, sobre la base de esos sistemas, Washington espía la industria del gigante asiático, y a principios de 2014 la corporación china Lenovo reveló la decisión de comprar a IBM por dos mil 300 millones de dólares su subdivisión de servidores basados en la arquitectura de procesadores x86.

En Rusia, las empresas estadounidenses IBM y Hewlett-Packard lideran el segmento de servidores de alta productividad, sin que hasta el momento se conozca una oferta alternativa china, según el experto Serguei Eskin, de la empresa Depo Computers.

Sin embargo, en junio último una de las tres principales operadoras de telefonía rusa, Megafon, rubricó un contrato multimillonario para colaborar durante un septenio con la corporación china Huawei y adquirir el equipamiento necesario para las redes 2G, 3G y LTE.

Esa misma empresa asiática fue la seleccionada por la operadora estatal Rostelekom para tender conjuntamente un cable submarino de fibra óptica entre la isla de Sajalin, el puerto de Magadán y la península de Kamchatka en el Extremo Oriente de Rusia.

La colaboración ruso-china a nivel estatal puede favorecer a la industria de los programas informáticos de Moscú, en la que sobresale el Laboratorio Kaspersky, reconocido en todo el mundo.

Para bloquear el espionaje y el robo de datos, China vetó recientemente la adquisición de productos informáticos extranjeros y solo tolera los de procedencia nacional.

No obstante, emitió una dispensa y autorizó a la compañía Venustech a beneficiarse con la plataforma antivirus de Kaspersky. Tras la ronda de negociaciones concluida la víspera, los programadores rusos confían en que habrá más excepciones.