jueves, 4 de septiembre de 2014

Los editores europeos de prensa rechazan el acuerdo que Google propone a Bruselas

BRUSELAS.- Los editores europeos de prensa no están satisfechos del modo en que se está desarrollando la negociación entre Bruselas y Google. Sospechan que la Comisión Europea, que investiga al buscador por abuso de posición dominante y violación de las normas de competencia, está cerca de aceptar las propuestas del gigante tecnológico para poner fin al proceso abierto contra él, que podría saldarse con una multa de hasta 5.000 millones de euros. 

En su última oferta, Google se comprometió a dar más relevancia en sus resultados de búsqueda especializada a compañías rivales, eliminar cláusulas de exclusividad en publicidad online y permitir que las webs veten a Google para utilizar sus contenidos sin que eso las penalice en los resultados de búsqueda.
Pero los editores de periódicos y revistas europeos rechazan por completo estas medidas, que consideran «absolutamente insuficientes para restablecer la competencia, la innovación y la capacidad de elección de los consumidores en el mercado digital», y exigen a la Comisión Europea que haga lo mismo. Se muestran «seriamente preocupados» por «la aparente voluntad» de Bruselas de llegar a un acuerdo con el buscador, «a pesar de que todas las advertencias de los consumidores y empresarios europeos demuestran que el acuerdo propuesto no resuelve los comportamientos de Google identificados por la comisión como anticompetitivos».
«Los compromisos ofrecidos por Google no pondrán fin a la promoción de sus propios productos y servicios en condiciones ventajosas respecto a las disponibles para terceros», insisten los editores. «Si la Comisión Europea aprueba las propuestas realizadas por Google, le habrá dado carta blanca en el abuso de su monopolio digital», esgrime el presidente de la Asociación Alemana de Revistas, Hubert Burda.
En el mismo sentido se expresa el presidente de la Asociación de Editores de Diarios Españoles (AEDE), Luis Enríquez. A su juicio, «la resolución de este caso determinará la evolución futura del mercado digital en Europa». «Confío en que la Comisión Europea obligará a Google a tratar en igualdad de condiciones las búsquedas y visibilidad de todas las páginas web y pondrá fin al mismo tiempo al uso indebido de los contenidos generados por los editores».
Los denunciantes españoles y alemanes, con el apoyo de la amplia mayoría de los editores europeos, critican la ausencia de soluciones creíbles. «La existencia de una competencia justa en el mercado digital resulta esencial para el mantenimiento de una prensa libre e independiente que contribuya al debate democrático en Europa. Los compromisos propuestos por Google tendrán justamente el efecto contrario y supondrán la legalización de los abusos de Google para favorecer sus propios productos y servicios», explica el presidente de la Federación de Periódicos Alemanes, Helmut Heinen. 
Heinen recuerda que «la Comisión Europea es una autoridad de competencia respetada, que debe actuar ahora de forma decisiva y rechazar los compromisos planteados». «Ha llegado el momento de aplicar el derecho de la competencia europeo y de poner fin a las conductas anticompetitivas de Google que están lastrando el mercado digital europeo en detrimento de los consumidores de sus empresas», asevera.
Por su parte, el ministro español de Educación y Cultura, José Ignacio Wert, cree que la solución propuesta en España por la nueva Ley de Propiedad Intelectual, impulsada por su departamento, que aboga porque los buscadores y agregadores compensen a los editores y a los autores por sus contenidos, supone «un punto de equilibrio razonable entre la retribución que puede esperar quien agrega y la retribución que puede esperar quien produce». 
«Tengo la impresión de que se llegará a un acuerdo entre los agregadores principales y los medios», explica Wert en una entrevista en la revista 'Jot Down'.