miércoles, 8 de octubre de 2014

El candidato del PP para presidir RTVE rechaza las críticas de manipulación

MADRID.- El candidato del PP para presidir RTVE, José Antonio Sánchez, ha dicho hoy en el Congreso, al ser preguntado si va a ejecutar un expediente de regulación de empleo en la corporación, que "todos" han hecho "eres" porque son una necesidad consecuencia de la mayor crisis económica" de España.

De esta forma se ha pronunciado Sánchez ante la Comisión Consultiva de Nombramientos de la Cámara, que ha declarado la "idoneidad" de Sánchez, así como la del candidato de UPyD, Francisco Javier Montemayor.
"Quienes hicieron un ERE fueron ustedes", ha respondido Sánchez al portavoz socialista en la Comisión, Juan Luis Gordo, al que le ha recordado que en su anterior época como director general de RTVE (2002-2004) nunca despidió a nadie y que fue cuando "llegó el PSOE" al Gobierno cuando "despidieron a casi 5.000 personas".
"EREs hemos hecho todos. Creo que es una necesidad como consecuencia de la mayor crisis económica que vive España", ha aseverado Sánchez, actual director general de Radio Televisión Madrid (RTVM), que ha citado como ejemplo los eres realizados por UGT, CCOO o el propio PSOE.
Ha insistido en que el ERE de Telemadrid "era una necesidad presupuestaria" y en relación con las críticas que han hecho de su gestión en el ente madrileño todos los grupos parlamentarios, excepto el PP, Sánchez ha subrayado que este año la deuda de RTVM "será de 18 millones de euros y para el año que viene será cero".
"Esa es la gestión desastrosa de este director en Telemadrid", ha dicho Sánchez, que ha señalado que hoy en día es una empresa "muy viable y modélica".
El periodista ha manifestado que su proyecto para RTVE "es un modelo donde se habla de pluralidad y objetividad" y ha rechazado todas las críticas de manipulación de las que le ha acusado la oposición en su anterior etapa como director general de RTVE.
"El resultado de aquella desastrosa manipulación es que fuimos la televisión que más audiencia tenía en España, jamás perdí el liderazgo ni un solo mes", ha indicado Sánchez, antes de recordarle a Gordo que al responsable de informativos de esa época "el PSOE lo fichó como director de TVE".
Según ha manifestado el diputado socialista, en su anterior etapa al frente de RTVE, Sánchez "fue fiel al gobierno de Aznar" y ahora "Rajoy se saca de la manga la propuesta de su nombramiento como un cheque en blanco para que haga lo que quiera sin preguntar y sin ver".
Tanto Gordo como los portavoces de la Izquierda Plural y UPyD, Ricardo Sixto e Irene Lozano, respectivamente, han preguntado a Sánchez por su supuesta aparición en los "papeles de Bárcenas", a lo que el periodista ha respondido que "no tiene ni idea de eso" pero ha reconocido que hace 20 años, cuando trabajaba en el diario ABC, esta "empresa privada" le autorizó hacer trabajos para el PP.
Todos los portavoces han lamentado la falta de acuerdo y de negociación en la designación de Sánchez.
Para Gordo, Sánchez "nace sin futuro" y "es una vuelta al pasado" y para Lozano su perfil no es de gestor, "sino de liquidador", mientras que Joseba Agirretxea (PNV) cree que su propuesta "sin siquiera consultar" a los grupos es "un ejemplo más del rodillo del PP" y Montserrat Surroca (CiU) se ha mostrado preocupada porque en RTVE e mantenga la pluralidad informativa.
Desde el PP, Ramón Moreno ha defendido la idoneidad y la acreditada solvencia de Sánchez "para pilotar el futuro" de RTVE ya que, a su juicio, reúne los requisitos objetivos para que la corporación "siga siendo rentable e imprescindible socialmente".
"Queremos que RTVE tenga el mejor presente y el mejor porvenir, que siga siendo un instrumento útil y vertebrador para la sociedad, que siga ofreciendo la información más objetiva y de mayor calidad y que siga manteniendo una oferta plural de cadenas y accesos sin rendir otra cuenta que la del cumplimiento de sus mandatos públicos", ha dicho.
Ante las críticas de su designación, Moreno ha advertido a Sánchez de que "cualquier candidato que hubiera presentado el PP hubiera escuchado el mismo discurso" y ha valorado la "agilidad" para nombrar presidente tan solo "trece días después de la dimisión de Echenique".