viernes, 10 de octubre de 2014

El multimedia argentino Clarín, bajo la lupa

BUENOS AIRES.- Tras ser denunciado de incumplir con la adecuación voluntaria a la Ley de Medios, el expediente del Grupo Clarín pasa hoy viernes a investigación de la Procuraduría de Criminalidad Económica y Lavado de Activos (Procelac). 

La Autoridad Federal de Servicios de Comunicación Audiovisual (Afsca) rechazó el plan de adecuación voluntaria que presentó el consorcio mediático para acatar la norma antimonopolio, y acordó dictar por oficio el ajuste de Clarín a la Ley.

A su vez, el titular de la Afsca, Martín Sabbatella, entrega este viernes el expediente del grupo a la Procelac para que investigue si existe algún delito en el complejo entramado de sociedades y fideicomisos que encontró al analizar su plan.

Luego que la Fiscalía Antilavado concluya su pesquisa, le tocará el turno para investigar a la Administración Federal de Ingresos Públicos, por si ha existido evasión impositiva, y posteriormente a la Comisión Nacional de Valores.

Finalmente, el expediente del Grupo Clarín estará bajo la lupa de la Unidad de Investigación Financiera, responsable de prevenir e impedir el lavado de activos provenientes de una serie de delitos graves.

"Simulan cumplir la ley, y en realidad se burlan de una forma tan burda, que es la Afsca la que tiene la obligación de hacerla cumplir", manifestó Sabbatella, quien denunció en particular dos maniobras con las que el consorcio quería violar la legislación.

La Afsca halló vínculos societarios y comerciales entre los administradores y miembros de las unidades uno y dos, de las seis en las que el Grupo propuso dividirse. De esta manera, los principales socios del grupo mantendrían una gerencia conjunta de esas unidades.

Por un lado, están Lucio Pagliaro y José Aranda, que propusieron quedarse con la unidad uno: Canal 13, Todo Noticias, Radio Mitre, FM la 100, 24 licencias de televisión por cable y otros medios de Córdoba, Bariloche y Mendoza.

Y, por el otro, figuran Héctor Magnetto y Ernestina Herrera, que presentaron quedarse con el grueso de Cablevisión, con 24 licencias de televisión por cable.

"Para que quede claro, se encontraron sociedades en Argentina, Panamá, Estados Unidos y Nueva Zelanda vinculando a los miembros del grupo uno con los del grupo dos, totalmente ficticio", afirmó Néstor Avalle, otro de los cinco integrantes del directorio de la Afsca que votaron a favor del rechazo de la propuesta de Clarín.

La Afsca detectó otras violaciones a la Ley de Medios como una serie de condicionamientos a los supuestos compradores de las cuatro restantes unidades, lo que convertiría la venta en ficticia.