miércoles, 22 de octubre de 2014

Fallece Benjamin Bradlee, el editor del 'Watergate'

WASHINGTON.- El ex editor del Washington Post Benjamin 'Ben' Bradlee, que supervisó la cobertura del escándalo del 'Watergate' --que derivó en la renuncia del entonces presidente de Estados Unidos Richard Nixon--, ha fallecido este martes a los 93 años en su casa de Washington por causas naturales. El periodista sufría alzheimer desde hace varios años.

Así lo ha confirmado el periódico en el que trabajó durante 26 años, presidiendo la sala de redacción y "dirigiendo la transformación del 'Washington Post' en uno de los principales periódicos del mundo". Como editor ejecutivo desde 1968 a 1991, Bradlee se convirtió en una de las figuras más importantes en Washington, así como en la historia del periodismo.
La del 'Watergate' es también la historia del periodismo de investigación. Con la Casa Blanca entrometiéndose en las investigaciones, fueron los periodistas Carl Bernstein y Bob Woodward, trabajadores del 'Washington Post' -bajo la supervisión de Bradlee-, quienes terminaron con la vida política de Nixon, que se convirtió en el primer mandatario norteamericano en abandonar el cargo.
Bernstein y Woodward utilizaron múltiples fuentes del entorno de la Administración, pero fue la conocida como 'Garganta Profunda' quien les dio los hilos de los que seguir tirando. La identidad de este informador fue una incógnita durante 33 años. En 2005, su familia reveló que se trataba de W. Mark Felt, el 'número dos' del FBI durante la Administración de Nixon.