miércoles, 5 de noviembre de 2014

La mayor editorial de Alemania se rinde ante Google en pleito sobre derechos

FRÁNCFORT.- La mayor editorial de noticias de Alemania, Axel Springer, ha desistido de su intento de impedir a Google utilizar extractos de sus periódicos, diciendo que el experimento ha hundido el tráfico en sus sitios web.

Springer afirmó que la prueba, de dos semanas de duración, de restringir el acceso de Google a sus titulares de noticias ha hundido las visitas a sus publicaciones, llevándole a recular y permitir de nuevo a Google mostrar fragmentos de las notas de Springer en sus resultados de búsqueda.
El consejero delegado Mathias Doepfner dijo el miércoles que su compañía se habría "sacado a sí misma del mercado" si hubiera continuado con sus exigencias de pago de derechos de autor a la firma estadounidense.
Springer, que publica uno de los diarios más vendidos de Europa, Bild, dijo que el influjo de Google sobre las audiencias online es demasiado grande para resistirse a él, un halago de doble filo con el que reanudaba las críticas de su compañía a lo que ha llamado los poderes monopolísticos de Google.
Algunas editoriales de Alemania, Francia y España han presionado a los gobiernos de sus países para aprobar nuevas leyes nacionales de copyright que forzarían a Google y otros agregadores web a pagar derechos de autor - la llamada "Google tax", o tasa google - cuando extraen fragmentos de sus publicaciones junto a los enlaces.
Bajo la legislación alemana, en vigor desde el año pasado, las editoriales pueden prohibir a los motores de búsqueda y servicios similares que usen sus artículos más allá del titular. La semana pasada, el Congreso de los Diputados aprobó en España una ley similar dando a los editores el poder "inalienable" de cobrar esas tasas a Google.
Buscando capitalizar la nueva norma, hace dos semanas VG Media, un consorcio que agrupa a cerca de 200 editoriales alemanas entre las que está SPringer, impidió a Google que utilizara partes de texto e imágenes de sus publicaciones. Aquellos editores que quieran seguir apareciendo en el buscador deberán dar su permiso explícito.
Springer notificó que el tráfico en sus sitios desde los resultados de Google había caído un 40 por ciento, y el tráfico mediante el servicio Google News se desplomó hasta un 80 por ciento en las últimas dos semanas.
Doepfner dijo que este descenso dramático en el tráfico demostraba el enorme poder de Google en el mercado de búsquedas. Añadió que esperaba que los parlamentarios, jueces y reguladores de la competencia tomasen cartas en el asunto para limitarlos.
Un portavoz de la compañía estadounidense alabó la decisión de Springer.
"La decisión demuestra que Google está haciendo una gran contribución al éxito económico de los editores de noticias", dijo.
Agregó que Google supone más de 500 millones de clics a los sitios web alemanes cada mes. La compañía ha pagado más de mil millones en publicidad online a los editores alemanes en los últimos tres años, según el portavoz.
"Google quiere trabajar en el futuro con los editores en un nuevo modelo para promocionar sus webs y aplicaciones, para aumentar el tráfico y apoyar las publicaciones digitales", dijo.
Google se encuentra en el punto de mira de las instituciones europeas antimonopolísticas. La firma americana acumula más del 80 por ciento del mercado de búsquedas online en Europa, y más del 90 por ciento en Alemania.