domingo, 7 de diciembre de 2014

Leñador y periodista, peores trabajos del mundo

NUEVA YORK.- Leñador es el peor oficio de 2014, según el tradicional sondeo del sitio de reclutamiento laboral norteamericano CareerCast, seguido por los periodistas de la prensa escrita, que ejercen una profesión en declive.

    Los leñadores son los que están en peor situación porque la actividad ofrece un salario anual particularmente bajo, con un promedio de 24.340 dólares por año, pocas perspectivas de futuro y un ambiente de trabajo difícil y peligroso.
    Los periodistas, sin embargo, no están mucho mejor: de aquí a 2022 sus perspectivas de empleo deberían caer un 13 por ciento, según el sondeo de CareerCast, que toma en cuenta el marco laboral, el salario, el estrés y las perspectivas de contratación.
    Por el contrario, según este barómetro el trabajo más envidiable es el de matemático. Con un salario promedio de 101.360 dólares al año, la profesión es diversa y gratificante, y ofrece igualmente numerosas perspectivas de evolución.
    Después de los matemáticos, siguen a la cabeza de la clasificación los profesores de universidad y los expertos en estadística.
    Eric Johnson, editor de la revista Northern Logger en Nueva York, tiene un curioso récord: después de graduarse en periodismo, trabajó como leñador en la granja de su familia en Wisconsin, mientras buscaba trabajo en su profesión.
    "Las dos industrias cambiaron dramáticamente desde que empecé", contó el hombre, que tiene una inigualable experiencia de los vaivenes del mercado laboral. Al fin y al cabo, si periodista fue el peor trabajo del mundo en 2013, y leñador el segundo, ahora se invirtieron los puestos pero siguen encabezando la lista de 200 peores oficios.
    Para 2022, la oficina de Estadísticas Laborales de Estados Unidos estima una caída del 13 por ciento en las contrataciones, y de un 9 por ciento para los leñadores.
    En el fondo -indicó Johnson, citado por Career.com- hay relación entre ambos: hay menos prensa escrita, y por lo tanto hace falta menos papel para imprimirla. Y si hace falta menos papel, hace falta derribar menos árboles.
    Y si la industria periodística se está moviendo hacia el modelo digital, también en el trabajo de los leñadores la tecnología tiene un papel cada vez mayor. La mecanización mejoró la seguridad, pero también eliminó trabajos.
    Entretanto, los bomberos tienen el trabajo civil más estresante, el último clasificado por su ambiente, en tanto los militares alistados también están entre los peores por ambiente y por nivel de estrés.