martes, 13 de enero de 2015

Ordenan reabrir las diligencias por las presuntas agresiones a periodistas tras la marcha del 29-M

MADRID.- La Audiencia Provincial de Madrid ha ordenado reabrir las diligencias por las presuntas agresiones que sufrieron varios periodistas tras la manifestación del pasado 29 de marzo y que fueron denunciadas por varios reporteros que llegaron a grabar con sus cámaras lo ocurrido.

La sección número 17 de la Audiencia Provincial ha estimado el recurso de apelación interpuesto por los denunciantes contra un auto del pasado 5 de junio del Juzgado de Instrucción nº 46 de Madrid que dictó el sobreseimiento de las actuaciones al entender que no existían "motivos suficientes para atribuir los hechos denunciados a persona determinada".
Sin embargo, la Audiencia, una vez examinado las actuaciones y las alegaciones formuladas con motivo del recurso, entiende "que la decisión de sobreseimiento es precipitada", en primer lugar "porque ni siquiera se ha recibido declaración a los denunciantes para que den razón de los hechos a presencia judicial".
En segundo lugar, en el mismo auto fechado a 7 de enero de 2015, destaca que existe un atestado "en el que se identifica a cuatro agentes que intervinieron en el momento en que, según los denunciantes, se producen las injustificadas agresiones".
Por otra parte, "y con independencia del valor que, en definitiva, pudiera darse a la grabación, existe un soporte videográfico en el que sería posible identificar a alguno de los intervinientes a través del rostro", reza el auto.
Como consecuencia de todo lo anterior, la Audiencia llega a la conclusión "de que es posible y se deben practicar las diligencias pertinentes en orden a que los denunciantes den razón de los hechos" y que la unidad policial a la que pertenecían los agentes "proceda a su identificación".
En vista de lo anterior, y "en su caso", entiende que a los agentes implicados se les debe recibir declaración "en calidad de imputados de existir los indicios aducidos, a fin de oír su versión de los hechos". Al margen de ello, también aboga por todas las que juzgue pertinentes la instructora para "un mejor esclarecimiento de los hechos".