miércoles, 25 de febrero de 2015

Pedro J. presenta su digital / Joaquín Abad *

Mientras la atención política miraba al palacio de la Carrera de San Jerónimo, donde el bipartidismo daba sus últimos coletazos, la atención periodística estaba al otro lado del Paseo del Prado, concretamente en los salones del hotel Ritz donde Pedro J. presentaba en sociedad el digital El Español. Lo hizo por la puerta grande del Foro Nueva Economía
 
Y fue arropado por centenares de nombres relevantes de la política, la prensa y la empresa. Aparte de los datos de nuevas incorporaciones y del éxito de captación de capital mediante el llamado crowdfunding, que no es otra cosa que la pre compra de acciones de la mercantil Nohacefaltapapel, S.L. que se transformará en Anónima tras el proceso que ha sido todo un éxito. 

Sobre lo que manifestó durante su intervención ya han dado cumplida cuenta casi todos los medios, muchos reproduciendo el mismo despacho de agencia. Una pena. Que a estas alturas del siglo XXI puedas leer exactamente el mismo texto en centenares de periódicos es un síntoma. En el papel, ya lo esperábamos porque, como el bipartidismo, está muerto. Es un cadáver que sigue andando por inercia, en unos casos, y por apoyo del bipartidismo en los grandes, en los dinosaurios que ya caminan enfermos y desmotivados. La sentencia de muerte del papel impreso, en diarios, en revistas, en libros, se dio el 27 de marzo del 2010, cuando Steve Jobs presentó el iPad, aunque desde 1995, con la invención de la www, ya se preveía por donde nos informaríamos en el futuro.

Pedro J. que tiene toda la pinta de ser el Rey Midas del periodismo, tiene muy fácil convertir en un éxito, en un referente, su nuevo proyecto elespanol.com. Y lo tiene fácil, muy fácil, porque en esta Torre de Babel de digitales él va a hacer lo que sabe. Y va a seguir siendo lo que es. Un periodista independiente que no tiene miedo al poder y con suficientes espolones para arrodillar al más pintado. 
 
Ha demostrado en Diario16, en El Mundo, y ahora lo hará en el digital, que la misión de la prensa es ser el contrapoder. Y que si se ejerce con vocación, con libertad, el medio tiene el éxito asegurado. Porque da igual como vista a la novia, Google, por ejemplo, es lo que más se lee en internet y de diseño más bien poco. Por eso, da igual el diseño de El Español, da lo mismo su aspecto siempre que sea de fácil lectura, que sea accesible y sin inventos que distraigan lo principal, que serán sus exclusivas y sus críticas a todo Dios.  
 
(*) Periodista y editor de www.muyconfidencial.com