martes, 10 de febrero de 2015

Suspenden seis meses al periodista de la NBC que falseó su historia en Irak

SEATTLE.- Brian Williams, el popular presentador estadounidense del noticiero nocturno de la NBC que falseó una de sus vivencias en la guerra de Irak, fue suspendido durante seis meses de empleo y sueldo, informó hoy la cadena, que mantendrá a su actual sustituto al frente del informativo.

En un comunicado enviado a toda la plantilla de los servicios informativos de la cadena estadounidense, la presidenta de NBC News, Deborah Turness, anunció la decisión, que tiene carácter inmediato.
"Se lo comunicamos a Brian hoy mismo. Lester Holt (quien le sustituye desde el lunes) seguirá sustituyéndole como presentador de 'NBC Nightly News' (el informativo nocturno de NBC)", indicó Turness.
Williams anunció el sábado que renunciaba temporalmente a su puesto como presentador del noticiero líder en audiencia de Estados Unidos, tan sólo unos días después de admitir que, en contra de lo que sostuvo en varias ocasiones, el helicóptero en el que viajaba en Irak en el 2003 no había sido alcanzado por lanzagranadas, sino que seguía a una aeronave que sí resultó impactada.
La confesión, a la que se vio forzado después de que un ingeniero que viajaba en el helicóptero atacado cuestionase en Facebook su testimonio, provocó un meticuloso escrutinio de su carrera.
"Brian tergiversó los eventos que ocurrieron cuando él cubría la guerra de Irak en 2003. Luego quedó claro que en otras ocasiones Brian había hecho lo mismo al contar esa historia en otros sitios. Esto estuvo mal y es del todo inadecuado para alguien en su posición", indicó la presidenta de NBC News.
Por su parte, el consejero delegado de NBC, Steve Burke, calificó la actuación de Williams de "inexcusable" y le culpó de haber puesto en jaque "la confianza que se había ganado con los televidentes" durante una década al frente de los informativos.
NBC está investigando tanto la historia de Williams en Irak como su premiada cobertura del huracán Katrina en 2005.
Williams aseguró durante su trabajo desde Nueva Orleans haber visto cuerpos sin vida flotando en la ciudad inundada y haber presenciado el suicidio de un hombre en un estadio en el que se refugió la población, dos afirmaciones que han sido puestas en duda.