domingo, 1 de febrero de 2015

El Estado Islámico ejecuta al periodista japonés Kenji Goto

TOKIO/AMMAN.- El grupo yihadista Estado Islámico (EI) cumplió finalmente su amenaza de asesinar al periodista japonés Kenji Goto, pero no aclaró el paradero del piloto jordano de la coalición internacional, Muaz Kasasbeh, a quien también mantiene como rehén. El ministro de Defensa japonés, Gen Nakatani, ha señalado que la ejecución de Goto parece "auténtico".

Tras once días de incertidumbre y tensas negociaciones entre el grupo radical y los gobiernos de Japón y Jordania, el EI ha optado por decapitar a Goto.
En un vídeo de un minuto de duración, dirigido al Gobierno del primer ministro japonés, Shinzo Abe, aparece Goto arrodillado, esposado y vestido con un mono naranja a imitación de los uniformes de los presos de la cárcel estadounidense de Guantánamo.
En un paisaje rocoso, junto a él aparece su verdugo, aparentemente el mismo que ha degollado a varios rehenes occidentales. El asesino, zurdo, se dirige en inglés a la cámara en un discurso en el que critica a Japón por participar en la coalición contra el EI y en el que dice que a partir de ahora comienza "la pesadilla para Japón".
Hace 11 días, coincidiendo con un viaje de Abe a Oriente Próximo, el EI envió un primer vídeo en el que demandó a Tokio que pagara 200 millones de dólares a cambio de no asesinar a Goto, capturado en octubre, y a otro ciudadano japonés, Haruna Yukawa, que fue ejecutado el pasado sábado.
Tras el asesinato de Yukawa, el EI declaró que ya no quería el dinero, pero exigió a cambio la liberación de la terrorista Sayida al Rishawi, condenada a muerte en Jordania, para liberar a Goto.
El pasado jueves, los yihadistas amenazaron con matar a Kasasbeh si no le entregaban antes de "la puesta de sol (de ese día), hora de Mosul (Irak)" a Al Rishawi.
El EI exigió la apuesta en libertad de la terrorista de origen iraquí como contrapartida por mantener con vida al piloto jordano y por la liberación de Goto.
Ammán accedió a intercambiar a Al Rishawi por los dos rehenes, pero el canje de prisioneros quedó aparentemente bloqueado debido a que Jordania exigía al EI una prueba de vida del piloto jordano para cumplir su exigencia de liberar a la terrorista, condenada a muerte en 2005.
Sin embargo, las negociaciones fracasaron y en el vídeo, filmado a pleno día, el verdugo decapita a Goto justo después de declarar: "Dejemos que la pesadilla para Japón comience".
En el mensaje lanzado hoy por los terroristas, el verdugo del EI no hizo ninguna mención al piloto de la coalición internacional, cuya suerte se desconoce.
Además de a Kenji, el EI ha asesinado en Siria a los periodistas estadounidenses James Foley y Steven Sotloff. Las imágenes de la decapitación del primero fueron hechas públicas el 19 de agosto de 2014, poco tiempo después de una fallida operación de rescate en una localización no concretada.
Asimismo, el grupo también ha acabado con la vida de tres trabajadores sociales, los británicos David Haines y Alan Henning y el estadounidense Peter Kassig, además del ciudadano japonés Haruna Yukawa.
En su poder queda todavía el reportero británico John Cantlie, al que también amenazó con asesinar y que ha utilizado en varias ocasiones para difundir mensajes propagandísticos de la agrupación.
El grupo Estado Islámico, dirigido por Abu Bakr al Bagdadi, sorprendió al mundo con una ofensiva relámpago lanzada el pasado verano en la que logró hacerse con amplias zonas de territorio en Siria y en Irak, en especial con Mosul, la segunda ciudad iraquí.
Desde entonces ha intentado ampliar su zona de influencia en ambos países en los que impone su fanática y retrógrada visión de la ley islámica.
Condena de Abe
El primer ministro japonés, Shinzo Abe, ha condenado la "despreciable" ejecución de Kenji Goto a manos del Estado Islámico.
"Siento una fuerte indignación ante este acto de terrorismo inhumano y despreciable", ha afirmado Abe en declaraciones a la prensa con gesto visiblemente afectado. "Nunca voy a perdonar a estos terroristas", ha añadido.
"Japón va a trabajar con la comunidad internacional para que los responsables de este crimen sean llevados ante la justicia", ha indicado Abe, quien ha insistido en que Japón no se va a "rendir" ante el terrorismo.