domingo, 8 de marzo de 2015

Arabia Saudí rechaza las críticas por DDHH después de flagelar a un bloguero

RIAD.- Arabia Saudí defendió la situación de Derechos Humanos que vive su país  como reacción a las críticas vertidas desde todo el mundo por la sentencia que impuso al bloguero liberal Raif Badawi 1.000 latigazos de castigo y 10 años de prisión por "insultar al islam".

Los primeros 50 latigazos de Badawi se llevaron a cabo en enero, provocando fuertes críticas sobre la situación de derechos humanos del reino por parte de los países occidentales, entre ellas las dirigidas a sus leyes sobre expresión religiosa y política, y hacia el estatus de las mujeres saudíes.
"Arabia Saudí expresa su intensa sorpresa y consternación ante lo que está siendo publicado por algunos medios sobre el caso del ciudadano Raif Badawi y su sentencia", según se podía leer en un comunicado publicado por los medios estatales y atribuido a un "alto cargo del Ministerio de Asuntos Exteriores" anónimo.
En el comunicado se dijo que los tribunales saudíes son independientes y que la constitución del reino asegura la protección de los derechos humanos, ya que está basada en la ley islámica, conocida como 'sharía'.
"Arabia Saudí, al mismo tiempo, enfatiza en que no acepta injerencias de ninguna forma en sus asuntos internos", dijo el comunicado.
Un juzgado de la ciudad saudí de Jeddah impuso la sentencia después de que el bloguero criticara a un clérigo saudí y pidiera cambios en el modo en que se practica la religión en el reino.
Arabia Saudí, el principal aliado árabe de Estados Unidos y lugar donde nació el islam, sigue la estricta rama musulmana suní wahabí, y cede el control sobre el sistema judicial a su clero.
Asimismo, no permite la práctica en público de otras religiones, y tampoco que existan otros lugares de culto en el país. En una nueva ley aprobada el año pasado, se incluyó el ateísmo como un delito de terrorismo.
El país recurre a la pena de muerte por delitos como la blasfemia, la apostasía o la brujería. El reino ha decapitado a 40 personas en lo que va de año, según los datos que el organismo en defensa de los derechos humanos Amnistía Internacional publicó esta semana.
Los disidentes políticos también han recibido largas sentencias de prisión a lo largo del año pasado después de que levantar cuestiones sobre los derechos humanos en los medios internacionales y después de pedir a la monarquía absoluta que introduzca las elecciones en el reino.
Arabia Saudí es el único país en el que las mujeres tienen prohibido conducir. Las mujeres saudíes también necesitan el permiso de un hombre, su 'guardián', que normalmente es un familiar muy cercano --o su marido-- para determinados aspectos, entre ellos, para viajar al extranjero.