jueves, 13 de agosto de 2015

Assange queda libre de una de las acusaciones por agresión sexual

ESTOCOLMO.- Cinco años después de que estallara el escándalo WikiLeaks de la mano del periodista Julian Assange, los tres cargos en su contra por abuso sexual en Suecia expirarán en una semana por haber superado el límite legal que rige en el país nórdico para desarrollar una investigación. 

La primera de ellas, lo ha hecho hoy mismo; mañana lo hará la segunda y la última el día 18. Sin embargo, la Fiscalía sueca seguirá investigando el delito más grave que recae sobre Assange, que es el de violación y que no prescribe hasta 2020.
En junio de 2012, tras perder todos sus recursos en Reino Unido, donde había fijado su residencia, el periodista australiano entró en la embajada de Ecuador sin saber que permanecería allí durante cinco años para evitar la orden europea de detención emitida por Suecia. El país sudamericano le concedió el asilo político dos meses más tarde y, desde entonces, el australiano ha intentado en vano obtener un salvo conducto para ser trasladado a Quito.
Assange siempre ha eludido las citaciones de la fiscal encargada del caso, Marianne Ny y, mientras el Ministerio Público se obstinaba en pedir su comparecencia en Suecia, el fundador de Wikileaks proponía a los magistrados una audición por videoconferencia o en Londres. 
Ny aceptó finalmente esta solución en marzo de 2015, pero dicha audición todavía no se ha celebrado a causa de problemas administrativos y, sin ella, el caso parece demasiado débil como para poder presentar cargos, por lo que la primera de las demandantes suecas ve cómo su denuncia se esfuma.
"Es un sentimiento dividido. Siempre ha estado dispuesta a defender sus acusaciones y a llevar el caso ante los tribunales pero, al mismo tiempo, se libera de un peso. Hace cinco años que esto dura y quiere retomar su vida normal", afirma su abogado, Claes Borgström, al diario 'Dagens Nyheter'.
Suecia y Ecuador han acordado finalmente la redacción de una convención de cooperación judicial entre ambos países, pero las negociaciones de los términos de ese texto, válidas para futuros casos, no parece que vayan a servir en esta ocasión, ya que el proceso llevará su tiempo.