lunes, 12 de octubre de 2015

La Policía británica levanta la custodia policial a Assange


LONDRES.- La Policía británica levantó hoy el dispositivo de seguridad en torno a la Embajada de Ecuador en Londres, lugar de refugio desde hace tres años de Julian Assange, tras gastar 12 millones de libras esterlinas, con el fin de tener bajo asedio la sede diplomática noche y día desde 2012.

    Las autoridades policiales decidieron levantar el cerco en torno a la embajada sudamericana por razones de costo y porque, en definitiva, "no cambia nada", sobre la orden de arresto que pese sobre el creador de WikiLeaks.
    La orden de arresto continuará pendiente sobre Assange -precisó una información oficial- solo que a partir de ahora será menos costosa.
    El dispositivo policial en torno a la Embajada de Ecuador desapareció como por arte de magia de un momento a otro y no están destacados en el lugar los agentes uniformados que permanecían de guardia en los cuatro costados de la sede diplomática.
    En la Embajada de Ecuador el fundador de WikiLeaks -perseguido por la justicia sueca por una acusación controversial del acoso sexual- encontró asilo desde junio de 2012. La explicación esgrimida para levantar el cerco es exclusivamente económica, según un comunicado de prensa de Scotland Yard.
    En ese comunicado, se admite que los recursos a disposición de la Policía Metropolitana para la tarea, "se acabaron". El despliegue de patrullas en torno a la sede diplomática ecuatoriana -siempre criticado por periódicos como The Guardian- "ya no es proporcionado" a las necesidades.
    Esto no significa que Assange pueda salir a la calle a escondidas, advirtió Scotland Yard, subrayando que el mandato de arresto está vigente y que la Policía "se ha comprometido a hacer todos los esfuerzos para garantizar su ejecución", si el periodista de origen australiano intenta salir de su refugio.
    La única diferencia es que ahora serán adoptadas medidas de vigilancia más "esenciales y discretas".
    En el comunicado oficial se reconoce que es necesario dirigir los fondos disponibles principalmente para combatir "a los muchos criminales" y numerosas "amenazas" que se ciernen sobre una metrópolis como Londres.
    En tal sentido, se afirma que es preciso "equilibrar los intereses de la justicia" en el caso Assange con aquellos de "la seguridad de los ciudadanos y las investigaciones" sobre delitos de mayor alarma social.
    Solo que la admisión -dice polémicamente The Guardian on line- arriba "12 millones de libras esterlinas después".
    El promotor de WikiLeaks -que teme ser entregado por las autoridades británicas a Suecia y, especialmente, luego ser extraditado de Estocolmo a Estados Unidos, donde es considerado casi un espía enemigo-, de ningún modo se fía de la nueva situación.
    "La decisión de la Policía no cambia nada", afirmó Kristinn Hrafnsson, periodista islandés y portavoz de WikiLeaks, luego de hablar con Assange. "Julian sería arrestado si pone un pie fuera de la Embajada, solo han retirado a los agentes de uniforme", ha remarcado.