miércoles, 4 de noviembre de 2015

El nacimiento de medios en España, un reflejo de la nueva era política

MADRID.- En su carrera, Pedro J. Ramírez ha dado tantos giros como la política española moderna. El que fuera joven director del periódico pro libertades civiles Diario 16 en los años 70, fundó después el conservador El Mundo, que se convirtió en portavoz de la élite política que gobernó España en su despertar tras 40 años de dictadura.

Ahora acaba de lanzar El Español, uno entre los muchos nuevos medios que, como la joven generación de políticos que están surgiendo en el país, retan al poder establecido que afirman se ha convertido en sinónimo de amiguismo y corrupción.
"Queremos influir en la política a través de la sociedad, que no creamos que la corrupción es algo que cae sobre nosotros" afirma Ramírez, de 63 años, en unas bulliciosas oficinas en las que 72 periodistas apuestan por periodismo de investigación.
La crisis más dura de la economía española desde 1975 ha allanado el camino para el que algunos ven como un cambio en la sociedad que podría reflejarse en el resultado de las elecciones generales del 20 de diciembre.
La crisis y el aumento de la pobreza han puesto el foco en un amiguismo de muchos años en los círculos políticos y de negocios, subrayando las deficiencias de un lento sistema judicial.
Además, los escándalos de corrupción han erosionado la confianza en el gobernante Partido Popular (PP) y en los socialistas, con los que durante años se han alternado en el poder, lo que ha ayudado a la emergencia de partidos como Ciudadanos -afín a los mercados- o Podemos, de postulados de izquierda.
Aunque el PP debería beneficiarse en teoría de los primeros brotes de recuperación económica, las elecciones de este año por primera vez tendrán cuatro contendientes y probablemente deriven en alianzas para gobernar.
Las encuestas muestran que los medios "tradicionales" han sufrido una pérdida de confianza similar durante la crisis, cuando han resurgido preocupaciones sobre el exceso de politización de Radio Televisión Española o sobre la excesiva influencia de los grandes anunciantes, incluido el Gobierno, en los endeudados periódicos.
"Hay una segunda transición política, social, económica y también tienen que estar los medios", dijo Braulio Calleja, cofundador de bez.es, una web que quiere publicar seis reportajes en profundidad al día sobre temas como corrupción a reforma constitucional.
Pero páginas web como El Español o bez.es no están sólo intentando mostrar sus credenciales para un periodismo independiente. Algunos están haciendo campaña a favor de las profundas reformas que defienden algunos de los partidos que están ganando terreno.
Ramírez tiene incluso un manifiesto que incluye transitar hacia un sistema de voto más proporcional, similar al alemán; dar a los jueces más independencia e incluso cambiar la jornada laboral, más larga que en otros países pero menos productiva y con una larga pausa para comer.
El veterano director es en muchos aspectos un exponente cuestionable de esta nueva tendencia en España, sobre todo porque ha estado muy estrechamente relacionado con la vieja guardia de los medios de comunicación y la política.
Es un personaje que provoca división, que ha sacudido a muchos líderes con sus exclusivas pero que también ha provocado controversia con la investigación de El Mundo sobre si ETA estaba detrás de los atentados de 2004 en Madrid, al igual que defendían algunos teóricos de la conspiración próximos al PP incluso después de que las investigaciones judiciales condenasen a los miembros de una célula islamista.
Incluso Ramírez admitió que no había planeado estar en la primera línea de un cambio en medios, ya que nunca imaginó que sería despedido de El Mundo.
Amigo de expresidente del PP José María Aznar, al que su periódico defendió, Ramírez cayó en desgracia ante sus aliados del PP en los últimos años y culpa a sus dirigentes actuales de su despido en 2015 después de que el periódico investigase un escándalo de financiación del partido, algo que el PP rechaza.
Ahora, con su mujer, la diseñadora Agatha Ruiz de la Prada, fue visto en un abarrotado acto en el que el líder de Ciudadanos, Albert Rivera, de 35 años, presentaba su programa económico.
La otra cuestión es si las nuevas empresas tienen un modelo de negocio para sobrevivir en un sector en el que una cuarta parte de los puestos de periodistas fueron arrasados durante la crisis, y cuando muchos españoles aún controlan mucho los gastos.
Las versiones online gratuitas de El País y El Mundo, los dos diarios generalistas de mayor tirada nacional, aún siguen recibiendo el mayor número de visitantes mensuales, según Comscore.
La web eldiario.es, con un perfil de izquierda, ha logrado beneficios desde su lanzamiento en 2012, según su director, Ignacio Escolar, y una tercera parte de sus ingresos procede de sus 12.000 suscriptores, ganados centrándose en desenmascarar casos de corrupción.
El Español tiene más de 10.000 suscriptores tras ser lanzado en septiembre, aunque la publicidad representará el 80 por ciento de sus ingresos en el primer año. Espera conseguir entre 40.000 y 50.000 suscripciones en los próximos dos o tres años.
El sitio también ha llevado a cabo una campaña de microfinanciación, consiguiendo 3,6 millones de euros de pequeñas donaciones, sumándolos a su capital inicial de 18 millones de euros en total.
"Medios con poca historia de unos tres o cuatro años han alcanzado rápidamente una parte significativa de la audiencia, lo cual les esta permitiendo consolidarse en la oferta informativa", dijo Ramón Salaverría, profesor de periodismo en la Universidad de Navarra.
"En los últimos años, es evidente que hay partidos emergentes que han restado parte del electorado a los partidos tradicionales, y en el caso de los medios de comunicación, es evidente también, tenemos datos que lo confirman", añadió.