lunes, 9 de noviembre de 2015

Rohani al contraataque sobre libertad de prensa en Irán

TEHERÁN.- Sin estridencias pero de manera muy clara, el presidente de Irán, Hassan Rohani, decidió contraatacar en el tema de la libertad de prensa en el país, después de que del Consejo de ministros se filtró la noticia sobre los arrestos en los últimos días de por lo menos cinco periodistas.

    Durante la inauguración del 21/o Salón de los medios de prensa, el presidente Rohani rechazó el cierre de diarios y la detención de periodistas. Además criticó a quienes al atacar a su Gobierno utilizan instrumentos como la calumnia en lugar de impulsar una crítica leal y constructiva.
    "Las palabras 'cierre' o 'suspensión' deberían ser las últimas en ser pronunciadas para un medio de prensa", destacó Rohani, al recordar que algunos medios de comunicación "emiten sentencias y juegan con la libertad de prensa", o sea "hablan de algo y al día siguiente" ocurre que "un diario cierra o alguien es arrestado, o difamado".
    Rohani se refirió de esta manera a los medios ultra-conservadores y a su dura batalla contra el Gobierno, algunos de los cuales, los más prestigiosos, prefirieron no participar en el Salón de los medios, que se cerrará el 13 de julio y en el que participan unos 600 diarios, agencias de prensa y sitios de información nacionales. Al referirse a los servicios de inteligencia de las Guardias Revolucionarias y a los arrestos de los últimos días, el presidente precisó que "tanto organismos como personas vinculados a la seguridad no pueden fijar los criterios para los media y la prensa".
    No puede en otras palabras ocurrir que algunos medios que piden "castigos y cierres cuenten con una permanente inmunidad" y actúen "como una policía secreta".
    En los días pasados fueron arrestados por lo menos cinco periodistas, entre los cuales el reformista Isa Saharkhiz, responsable para la prensa del Gobierno de Mohammad Khatami, Ehsan Mazandarani, director del diario Farhikhtegan, Afarin Chitsaz del diario Iran y Saman Safarzaei, del mensual Andisheh Pouya.
    Según medios opositores, cerca de 20 periodistas habrían sido convocados por los servicios de inteligencia de los Pasradan, que habrían también detectado a una red de infiltrados operada por gobiernos hostiles, con el objetivo de reclutar operadores de la información local a fin de favorecer la penetración cultural estadounidense. Estos nuevos arrestos se añaden a la de muchos otros periodistas que están en la cárcel y al caso del corresponsal del Washington Post, Jason Rezaian, quien fue condenado por espionaje a favor de Estados Unidos.
    El Guía supremo Alí Khamenei advirtió por otra parte sobre el riesgo de "penetraciones" culturales por parte de Washington.
    Lo que Rohani destacó a su vez fue en otras palabras su oposición a la utilización de los medios como armas de lucha política interna. El presidente está en cambio a favor de un sistema de información "transparente" y de normas claras sobre los medios de prensa y para las sanciones. Rohani aprueba el ejercicio de la crítica como "un derecho" de los medios, ejercicio que no debe sin embargo convertirse en "calumnias".
    En el "Salón de los medios" participan alrededor de media docena de medios extranjeros, algunos de lo cuales fueron elegidos para presentar su trabajo en encuentros públicos, entre los cuales AFP, AP y ANSA, único media italiano que desde hace 36 años tiene de manera permanente una oficina en Teherán.