viernes, 5 de febrero de 2016

Assange insta al Reino Unido y Suecia a acatar el fallo de panel de la ONU

LONDRES.- El fundador de Wikileaks Julian Assange instó hoy a Reino Unido y Suecia a acatar la decisión de un panel de Naciones Unidas que consideró arbitrario el estado de detención a que está sometido el periodista e informático australiano.

En una videoconferencia, Assange estimó que el fallo del Grupo de Trabajo de ONU sobre Detenciones Arbitrarias constituye una victoria significativa para su caso y ahora corresponde a ambas naciones implementar el veredicto.

Según el fallo del comité, el programador lleva más de cinco años bajo detención arbitraria de Suecia y Reino Unido, como resultado de acciones ilegales de esos gobiernos, por lo que el afectado debería recibir una compensación.

Por otro lado, el australiano calificó de insultante la reacción del ministro de Asuntos Exteriores británico, Philip Hammond, quien opinó que las conclusiones del panel eran ridículas.

De acuerdo con Hammond, Londres mantiene su postura de considerar a Assange un fugitivo de la justicia que debe responder ante las autoridades de Estocolmo.

"Rechazo la decisión de este grupo de trabajo", sostuvo el titular, y agregó que se trata de "un dictamen ridículo".

Assange lleva más de tres años asilado en la embajada de Ecuador en Londres, pues si pone un pie fuera, las autoridades británicas lo detendrían de inmediato a raíz de la orden de arresto emitida por Suecia, donde lo acusan de supuestos delitos sexuales.

El periodista niega los cargos y afirma que el caso en su contra es una estratagema para conseguir su extradición a Estocolmo, donde las autoridades luego lo entregarían a Estados Unidos.

Washington persigue al periodista a raíz de la publicación en Wikileaks de miles de documentos secretos que ponen en evidencia las violaciones cometidas por el gobierno norteamericano en cuestiones como las guerras de Iraq y Afganistán.

Ecuador le otorgó asilo tras considerar que la persecución en su contra tiene un trasfondo político, pero no ha podido viajar a la nación suramericana, pues las autoridades británicas le niegan el salvoconducto.

Desde el inicio del caso, el periodista mostró su disposición de colaborar con la justicia sueca para resolver el conflicto, pero Estocolmo se negó a tomarle declaraciones en Reino Unido y ello paralizó el proceso durante años.

Solo ahora Suecia está dando pasos para llegar a un arreglo con las autoridades de Quito dirigido a realizar el interrogatorio.

En estos años, Assange ha permanecido encerrado en un pequeño apartamento, alejado de sus familiares y amigos, en un estado de detención que ha perjudicado su salud, entre otras afectaciones.