jueves, 17 de marzo de 2016

Tokio analiza un vídeo del periodista nipón secuestrado en Siria

TOKIO.- El Gobierno de Japón está analizando un supuesto vídeo del periodista japonés Jumpei Yasuda, retenido en Siria por un grupo armado desde el pasado julio, reveló hoy el ministro de Exteriores, Fumio Kishida.

El vídeo fue compartido el miércoles en el perfil de la red social Facebook de Tariq Abdul Hak, un activista de la oposición siria, quien aseguró en declaraciones a la cadena nipona NHK que el periodista está retenido por el Frente Al Nusrah, un grupo vinculado a Al Qaeda, y que obtuvo las imágenes de una persona que está mediando para su liberación.
"Sé que se han publicado unas imágenes. Estamos analizándolas", dijo a primera hora de hoy Kishida al ser preguntado sobre el vídeo por los medios.
"Como Gobierno, la protección de los ciudadanos japoneses es una de nuestras responsabilidades más importantes", indicó Kishida, quien aseguró que el Ejecutivo, siguiendo instrucciones del primer ministro Shinzo Abe, está usando "todos los canales a su disposición para recabar información".
Por su parte, el ministro portavoz del Ejecutivo, Yoshihide Suga, confirmó más tarde en una rueda de prensa que el hombre de las imágenes parece ser realmente Yasuda.
Suga declaró que el Gobierno no está al corriente de ningún rescate, aunque el activista sirio que ha publicado el vídeo aseguró a los medios nipones que el grupo armado habría pedido un pago a cambio de la liberación del periodista.
En el vídeo, un hombre con cabellos y barba desaliñados vestido con un jersey negro con rombos blancos y una bufanda a cuadros en los mismos colores se presenta como Jumpei Yasuda.
"Hoy es mi cumpleaños, 16 de marzo", comienza el hombre en inglés, para continuar exponiendo que "ellos" le han permitido enviar un mensaje para que se publique "libremente".
Durante la secuencia de poco más de un minuto de duración, Yasuda comienza enviando un mensaje a su esposa, sus padres y su hermano, en quieres asegura pensar siempre.
"Quiero abrazaros, hablar con vosotros, pero ya no puedo", dice el periodista, de 42 años, quien pide a sus familiares que se cuiden.
Finalmente, el hombre añade que tiene algo que decir a su país.
"Cuando estás sentado, donde quiera que estés, en una habitación a oscuras, sufriendo de dolor, aun así no hay nadie. Nadie contesta. Nadie reacciona. Eres invisible. No existes. Nadie se preocupa por ti", concluye el mensaje que lee de un papel que se encuentra sobre la mesa delante de él.
En una rueda de prensa, la madre de Yasuda reveló que se quedó "temblando" cuando vio las imágenes, y que su deseo es que su hijo "vuelva a casa", un regreso que esperarán "con calma".
Yasuda fue secuestrado el pasado mes de julio por un grupo armado en un área controlada por el Frente Al Nusrah, horas después de entrar en el territorio sirio desde Turquía.
El reportero freelance cruzó a Siria con el objetivo de cubrir varias informaciones, como el asesinato del periodista nipón Kenji Goto a manos del grupo yihadista Estado Islámico (EI).
De los 54 periodistas secuestrados en todo el mundo hasta diciembre, 26 lo están en Siria, según datos de la ONG Reporteros Sin Fronteras (RSF).