martes, 12 de abril de 2016

La prensa oficial china defiende la censura a las revistas 'Time' y 'The Economist'

PEKÍN.- Las webs de la revista estadounidense Time y la británica The Economist han sido censuradas en China este mes a raíz de sendos artículos en portada críticos con el presidente Xi Jinping, una medida que hoy defendió la prensa oficial china por considerar que Pekín debe frenar la ideología occidental en la red.

El diario Global Times, ligado al gobernante Partido Comunista de China, hizo esta defensa en un artículo de opinión que, con el nada ambiguo título de "¿Por qué los medios occidentales odian tanto la Gran Muralla de Internet China?" argumenta que el país debe mantener su estricto control de los contenidos en las redes.
"Internet heredó naturalmente elementos occidentales, como sus leyes y su orden, y la Gran Muralla de Internet -término con el que se conoce a la censura china en la red- redujo los intentos de penetrar en China ideológicamente", señala el artículo del periódico, publicado por el grupo mediático del Diario del Pueblo.
La columna asegura que la censura china en internet, que también afecta a páginas como Google, YouTube, Facebook o Twitter, podría no ser necesaria en el futuro a medida que la influencia de China avance en el mundo e internet se desprenda de su sesgo occidental.
"No hará falta cuando China y Occidente estén en pie de igualdad en términos de poder blando" señala el diario, quien apunta a cierta hipocresía en países como EEUU que se quejan de la falta de acceso de sus grandes empresas de internet al territorio chino pero a la vez vetan en su país la entrada de firmas como Huawei.
La web de The Economist es inaccesible en China -salvo con servidores de red privada virtual VPN- desde el 2 de abril, poco después de que una imagen del presidente chino retratado como el Mao de la Revolución Cultural apareciera en su portada, bajo el título "Cuidado con el culto a Xi".
Su aplicación para móvil tampoco puede usarse desde entonces en China, y varias cuentas ligadas a la veterana revista en Wechat, popular red social para móviles, también están bloqueadas.
Time publicó en la misma semana una portada similar, en la que una imagen de Xi parece despegarse de una pared imaginaria mostrando a Mao detrás, y desde entonces al intentar acceder a la web de la revista estadounidense desde China sólo aparecen mensajes de error.
Según Global Times, la censura de internet ha alcanzado en el país el necesario nivel de sofisticación para permitir que la información "dañina" contra China no llegue al país pero sin desconectar con ello a éste del exterior, por lo que la considera un éxito tecnológico.
"China puede comunicarse con el resto del mundo pero a la vez las opiniones occidentales no pueden entrar tan fácilmente como herramientas ideológicas", argumenta el diario, frecuente vehículo para expresar opiniones políticamente incorrectas en el seno del régimen.