sábado, 11 de junio de 2016

Ecuador mantiene sus preocupaciones sobre los derechos de Julian Assange

QUITO.- El canciller Guillaume Long comentó hoy que Ecuador mantiene las mismas preocupaciones de hace cuatro años sobre los derechos humanos de Julian Asannge, a horas de cumplir ese tiempo dentro de la embajada ecuatoriana en Londres. 

Según el ministro de Relaciones Exteriores del país suramericano, en 2012 su gobierno planteó la posibilidad de que se interrogara al fundador de Wikileaks en la sede diplomática donde se encuentra asilado, sin recibir contestación.

Suecia mostró interés y la parte ecuatoriana analiza el pedido de interrogatorio para, según Long, enviar una respuesta en los próximos días.

En declaraciones a la agencia local de noticias Andes, el jefe de la diplomacia ecuatoriana aseguró que el mayor avance obtenido en el caso de Assange ha sido la resolución del Grupo de Trabajo de las Naciones Unidas pues certificó como arbitraria la detención del programador australiano de 44 años de edad.

¿Cuántas veces los gobiernos sueco y británico han llamado a respetar las decisiones, los dictámenes de los grupo de trabajo?. Es el momento de que ellos también acaten esta resolución del Grupo de Trabajo sobre Detenciones Arbitrarias de las Naciones Unidas, subrayó.

Long confirmó que Ecuador otorgó asilo a Assange por preocupaciones legítimas sobre la violación de sus derechos humanos y la posibilidad de persecución política.

Assange, quien años atrás puso en aprietos al gobierno de Estados Unidos al divulgar en su portal Wikileaks miles de documentos secretos de la diplomacia norteamericana, se asiló el 19 de junio de 2012 en la embajada ecuatoriana en Londres, Gran Bretaña, y allí permanece desde entonces.

De ese modo, evitó ser extraditado a Suecia, donde está acusado de presuntos delitos sexuales, que él niega, y teme ser entregado por las autoridades del país europeo a Estados Unidos, donde podrían condenarlo incluso a la pena de muerte por divulgar información clasificada.

No hemos recibido garantías de que no se lo podría extraditar a otro país, que es la gran preocupación del señor Assange y del Ecuador, ratificó el canciller.

A criterio de Long, cuatro años después no ha cambiado nada en ese sentido, por eso Ecuador mantiene las mismas preocupaciones, y seguirá dándole asilo al ciberactivista.

Cuando las autoridades suecas enviaron la petición de interrogatorio, el presidente de Ecuador, Rafael Correa, afirmó en conversatorio con medios de comunicación que le habían negado justicia a Assange al demorar por más de tres años esta solicitud.