viernes, 3 de febrero de 2017

Medios de EEUU reciben el impulso del efecto Trump, pese a sus ataques

NUEVA YORK.- La audiencia de la cadena CNN se duplicó y el diario The New York Times sumó centenares de miles de nuevos suscriptores, los grandes medios estadounidenses se han beneficiado del efecto Donald Trump, pese a los ataques del presidente, que busca desacreditarlos.

La prensa escrita, la radio o la televisión, todos experimentaron una fase de aceleración en la campaña presidencial, la volvieron a sentir durante las elecciones y acaban de tener un tercer empujón en los primeros días de la presidencia.
En la semana de la investidura, la audiencia promedio de la cadena de noticias CNN casi se duplicó (+94%) unos días después de que Trump acusara al medio de difundir "informaciones falsas".
Regularmente criticado por el presidente desde el inicio de su campaña, el cotidiano The New York Times obtuvo casi 300.000 nuevos abonados entre finales de septiembre y finales de diciembre, lo que representa un aumento de 19% en solo tres meses. El diario no ofrece cifras sobre la evolución de ventas de su edición impresa.
En tanto en la radio pública NPR, la audiencia de su programa informativo "All Things Considered" repuntó un 20% en noviembre, según cifras recientes.
Y este incremento de audiencia llega a todos los medios estadounidenses, incluidos los conservadores. Fox News es actualmente la primera cadena por cable, ubicándose por primera vez adelante del imperio ESPN (excluyendo canales adicionales pagados, como HBO).
Los picos de audiencia van y vienen a la merced de la actualidad en la televisión y la radio, pero en el caso de los portales de información pagos, este aumento de abonados es mayor para un modelo que aún está en desarrollo.
Gordon Borrell, de la firma especializada en la industria de los medios Borrell Associates, hace un paralelo con el asesinato de John F. Kennedy en noviembre de 1963. "En ese momento, la televisión y las noticias televisadas se volvieron importantes", cuenta.
"La elección de Donald Trump es un punto culminante para los suscriptores en línea. La gente quiere comprar información que les ofrezca una perspectiva", afirma.
La situación, sin embargo, no se replica con los diarios impresos, cuyo declive continúa.
"¿Qué decreto firmó hoy Donald Trump?, ¿Qué significa? ¿Qué dice la gente sobre ello? No quiero esperar a que el diario (impreso) me lo diga mañana", expresa Borrell.
Aunque son menos asociados a la actualidad nacional, los diarios locales y regionales también parecen beneficiarse de este impulso.
El diario The Seattle Times indicó haber registrado un alza en el tráfico en línea de su portal y del número de abonados.
"Estamos contentos de ver una ola de respaldo al periodismo independiente, cuando la prensa está bajo el fuego", comenta un portavoz del Seattles Times.
Lo mismo ocurre con el diario Minneapolis Star-Tribune que, además de registrar un incremento de sus suscriptores en línea y del tráfico en su página web, ha experimentado un alza en sus ventas de la edición impresa.
"Vemos que hay un gran deseo de la gente de llegar a los hechos y saber la verdad y mirar hacia lo que saben que son buenas referencias y fuentes veraces", explica Dan Schaub, director de desarrollo de audiencias en el grupo de prensa McClatchy.
El experto también dice haber constatado una aceleración en el conjunto de publicaciones del grupo, que incluyen decenas de diarios como el Charlotte Observer o el Miami Herald.
Ninguno de los que se han beneficiado de esta tendencia indicó la edad de su nueva audiencia. Aunque para la prensa, las jóvenes generaciones siguen siendo un desafío.
Estudiantes entrevistados en el Hunter College de Nueva York dan señales de tener un mayor interés por las noticias con la campaña presidencial y la elección, pero no al punto de optar por pagar por una suscripción.
"Por ahora, soy estudiante por eso no estoy interesado en pagar", dijo Jason Tannen, un gran aficionado de la radio pública.
Como este joven, muchos dicen que prefieren los medios nacionales en los que encuentran fuentes fiables, pero que tengan contenidos gratuitos, y citan a CNN o NPR.
Sea cual sea la edad de estas audiencias, Gordon Borrell estima que esta ola de nuevos suscriptores continuará en las próximas semanas o meses.
"Probablemente habrá un pequeño retroceso, pero en su gran mayoría, la gente se resiste a desconectarse de sus fuentes de información después de una oleada o de que algo de gran interés termine".

No hay comentarios: